Publicidad

Lumia 950: lo mejor y peor de un Windows 10 Mobile de 450 euros

Lumia 950: lo mejor y peor de un Windows 10 Mobile de 450 euros
70 comentarios

Publicidad

Publicidad

Los dos grandes terminales con los que Microsoft estrenaba Windows 10 Mobile hace unas semanas eran el Lumia 950 XL que ya analizamos en Xataka, y un gemelo con menor diagonal que perdía el apellido XL. A éste último Lumia 950 lo hemos estado probando de nuevo para contarte en vídeo cómo ha sido la experiencia y resumirte lo mejor y peor del terminal ahora que su precio se ha reducido bastante.

Englobado prácticamente en la gama alta por prestaciones y características técnicas, el Lumia 950 se puede encontrar fácilmente por menos de 450 euros, un precio que lo convierte en una tentación para quien sea usuario de Windows en smartphones y pretenda renovar terminal, o alguien que esté convencido de usar Windows 10 en un smartphone y desee aprovechar una muy buena experiencia con la cámara, pantalla o incluso batería.

Gran valor en el diseño pese a su discreto acabado

Ya os adelantamos tanto en la review del Lumia 950 XL como en nuestra primera experiencia con este Lumia 950 que el acabado no era precisamente un punto fuerte de estos terminales, lo que podríamos considerar casi un traición por parte de Microsoft. No se trata de usar plástico o no, o al menos no solo eso, sino de la experiencia y sensación de cuidado por los detalles y que no encontramos en este Lumia 950, modelo que en todo este tiempo no nos ha transmitido estar en la gama alta. Ni tan siquiera en una gama media de nivel que ya está "enfocada" en el uso de mejores materiales que en este Lumia.

Más allá del acabado y su apariencia, el valor de este Lumia 950 a nivel de diseño es muy alto para perfiles que busquen ranura microSD, batería extraíble o incluso doble SIM

Dejando ese punto de lado, el resto de elementos del diseño de este Lumia 950 debemos colocados en la zona de "lo mejor" de la balanza de valoración tras un mes de uso. Es un smartphone con gran pantalla (5,2 pulgadas), las dimensiones nos han parecido muy correctas, pero sobre todo en lo que facilita su uso a diario: el peso, anchura y grosor. Sin ser de récord, estas dimensiones están bien equilibradas.

1366 2000 9

Pero sin duda, para mí lo mejor del diseño de este Lumia 950 es la combinación de batería extraíble, ranura microSD (pese a contar de entrada con 32 GB de memoria interna) y, en algunos modelos, doble SIM. Es justo lo que en ciertos perfiles de uso más profesional del smartphone pueden estar buscando, sin obviar un cierto sector de consumo que prima este tipo de configuraciones sobre otros valores, por ejemplo, de software.

Cámara y pantalla que no te decepcionarán

Por la peculiaridad de la interfaz de Windows Phone antes y Windows 10 ahora, la densidad de píxeles de los paneles de terminales Lumia nunca ha sido un dolor de cabeza para el usuario. Por eso creo que no optar por un panel 2K no hubiera supuesto mucha diferencia en la experiencia con este modelos. Pero ya que lo ha puesto Microsoft, disfrutemos de él.

Los más de 550 ppp en su panel de 5.2 pulgadas son una gozada, como también lo son los negros y contraste del panel AMOLED cuando estamos reproduciendo vídeo o viendo fotos. También la sensibilidad del panel está al gran nivel al que nos ha acostumbrado Microsoft (y antes Nokia), y todo ello, no lo olvidemos, en un terminal que ahora mismo se puede conseguir por debajo de los 450 euros.

1366 2000 11

Habría que ver si una posible reducción de resolución habría podido llevar más allá del día de uso la autonomía, justa para los 3000 mAh que ofrece. Como en los mejores terminales del mercado, lo relevante de verdad está en la rápida carga que se puede hacer de esa batería, unos 75 minutos para el total del Lumia 950, recurriendo para ello al puerto USB-C. Un consejo: hazte con varios cables de carga o algún día te llevarás la desagradable sorpresa de que tu compañero de trabajo no tiene un USB-C para dejarte.

La cámara y pantalla son los elementos que más satisfecho té dejarán, sin nada que envidiar a cualquier gama alta de otros sistemas operativos

En cuanto a la cámara, el Lumia 950 ha hecho que nos olvidemos por fin de unos tiempos de funcionamiento y disparo incompatibles con una buena experiencia de usuario. Hace no mucho su sensor e interfaz era una referencia pero esa situación ya no es tal, por lo que compite de tú a tú con otras soluciones del mercado.

El valor frente a la competencia de este Lumia 950 está principalmente en la resolución de su sensor, de 20 megapíxeles, así como el buen rendimiento en escenas nocturnas en un duro mano a mano con el Galaxy S7. Pero la cámara de este Lumia 950 ya no marca diferencias que compensen a otros inconvenientes en el día a día.

Lumia 950 tras un mes de uso

De la ficha de especificaciones, y ya nos pasó con el Lumia 950 XL en su review, hemos echado mucho de menos que hubiera una identificación por huella. Usar la cámara secundaria con nuestro iris puede funcionar con un portátil o sobremesa, pero en un smartphone no es nada intuitivo, práctico ni mucho menos eficaz. A los 5 minutos nos olvidamos de esta opción, lo que supuso un gran engorro porque no había manera rápida de mantener seguro el acceso al smartphone. No al menos con la gran idea que ha supuesto el lector de huellas.

Windows 10 está en pañales para móviles (y Microsoft lo sabe)

Microsoft tiene entre manos un sistema operativo que nos parece cómodo, diferente y con grandes aciertos en el centro de notificaciones, configuración y curva de entrada para nuevos usuarios. Pero se choca continuamente con una falta de aplicaciones que cada poco prometen resolver pero que nunca llega. Y el crédito, si miramos las cuotas de mercados de los últimos trimestres, se le ha agotado.

Salvo un par de excepciones, solo los esfuerzos concretos de la propia Microsoft para llevar a su plataforma una determinada aplicación nos dejan algo aprovechable a nivel de consumidor en el ecosistema Windows 10

De nuevo, como nos pasó con el diseño, el ecosistema de Windows 10 parece más afinado para usuarios de empresa que con un buen navegador, un gran cliente de correo, la integración de servicios y aplicaciones de las propia Microsoft y los clientes de mensajería y comunicación básicos, pueden encontrarse cómodos. Y si inviertes no debes olvidar la función Continuum, otro posible elemento desequilibrante pero dentro de la "pequeña minoría" que ya supone este sistema operativo en el mercado.

1366 2000 12

El caso es que, si pretendes usar este Lumia 950 como usuario intensivo a nivel de consumo, con alternativas en aplicaciones y juegos de nivel pensados para plataformas móviles, por ahora no es recomendable optar por este terminal.

A este problema del ecosistema hay que sumar que a nivel de rendimiento, Windows 10 no saca todo el provecho posible de la optimización de la que ha podido presumir siempre un terminal Lumia. No hay problemas de fluidez importantes pero no apreciamos que todo ocurra al instante y sin esperas como nos pasa con otros sistemas operativos incluso fuera de la gama alta. La espera de un segundo para que una opción o aplicación se abra o cierre puede llegar a ser desesperante.

Instagram Win10 Beta

Por último, el potencial de Windows 10 en smartphones no lo vemos nada aprovechado ni tan siquiera en las aplicaciones que llevan un buen desarrollo, y como decíamos, el tiempo y el futuro ya no dan más oportunidades.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir