Compartir
Publicidad

Los fabricantes no quieren un Android tan fuerte en la tele como en el móvil

Los fabricantes no quieren un Android tan fuerte en la tele como en el móvil
29 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Igual es cosa mía, pero la sensación que a uno le deja echar un vistazo a las novedades de televisores inteligentes en el CES es clara: los fabricantes quieren hacerle la puñeta a Google. O al menos, no hacerle pasillo para que campe a sus anchas en un terreno que sigue sin tener un dominador claro.

Puede que esa sea una consecuencia directa de lo que está ocurriendo en otro segmento igualmente tildado de inteligente: el de los móviles, absolutamente dominado por Android en cuota, y que ha dejado fuera de juego -o aparentemente lo hará de forma inexorable- a alternativas pequeñas pero valientes como Tizen, Sailfish OS, Ubuntu o, por supuesto, Firefox OS. Pero si esos sistemas no pueden tener sitio en smartphones, puede que sí lo tengan en esa caja que sigue queriendo dejar de ser tonta.

La incógnita Android TV

En junio de 2014 Google anunciaba su nuevo intento para acometer la conquista del televisor inteligente. Se trataba de Android TV, una iniciativa que adaptaría Android L a la tele, tratando de usarla de una forma similar a la que concebimos el uso de un set-top-box como el Apple TV.

Androidtv 1

La acogida de Android TV ha sido, más que fría, helada. Los anteriores experimentos de Google en este segmento no juegan a su favor, pero tampoco lo hace el hecho de que durante ese lanzamiento tampoco se vieran claras las ventajas de esta nueva plataforma de Google. O no nos las supieron vender, o no las entendimos entonces.

Seis meses después las cosas no son muy distintas. Muy pocos son los fabricantes que han decidido apostar por Android TV en sus televisores o set-top-boxes, y en este CES hemos visto propuestas como las de Sony y sus televisores ultradelgados, y una singular oferta de Razer, que vuelve al terreno de las "miniconsolas" Android con Forge TV, que a ese apartado le suma el hecho de utilizar también Android TV como plataforma de funcionamiento.

En Google parecen haber querido tratar de maquillar la escasez de anuncios de una plataforma que está teniendo una acogida demasiado tímida con uno de esos típicos anuncios de "mucho ruido y pocas nueces". En el blog oficial de Android los responsables de Android TV nos explicaban que en realidad nos esperaba un año vertiginoso con productos de Sony (ya desvelados), Sharp, Huawei (que lanzará un set-top-box) y TP Vision, la subsidiaria de Philips dedicada a este segmento.

Fuera de esos fabricantes, pocos anuncios relevantes en los que básicamente los partners oficiales se limitan a sacar pecho (MediaTek y Qualcomm, rivales encarnizados, presumen de apoyar la iniciativa, por ejemplo), y oímos cómo otras grandes como Intel, NVIDIA o Broadcom también quieren implicarse sin que eso de momento parezca significar mucho.

Las televisiones inteligentes, otra torre de babel

Esa revancha de los fabricantes -sea involuntaria o no- parece dejar claro que ahora que las cosas no están tan claras en el segmento de la televisión inteligente aún hay tiempo de que ciertas propuestas logren plantar cara cuando no pudieron hacerlo en móviles.

Tizen Smarttv 1

Tizen es el ejemplo más claro de ello: el cacareado Samsung Z1, ese smartphone que tratará de plantar cara a Android One en India -lo tiene de lo más crudo- plantea demasiadas dudas ante la situación actual, y la firma surcoreana ya se curó en salud apuntando a una "reorientación" de la plataforma, que ahora parece será pilar central de sus televisores inteligentes.

Dicho y hecho: Samsung presentó estos días sus nuevos televisores SUHD (por si no teníamos siglas), y además de sus especificaciones puramente televisivas destacaba el uso de Tizen como base de esa experiencia inteligente en la que encontraremos también acuerdos con proveedores de contenidos y un servicio propio de descarga de películas en resolución UHD (¿¡pero no eran SUHD!?).

LG no escondía tampoco sus cartas en este CES 2015, y sus nuevos televisores OLED presumían de estar basados en WebOS 2.0, una plataforma que si recordaís fue la gran sorpresa (y lo decimos en el mejor de los sentidos) del CES de 2009. Parece mentira que estemos hablando de esta plataforma seis años después de esta forma: la que le iba a sacar las castañas del fuego a Palm acabó convirtiéndose en una alternativa menor por falta de madurez, de ecosistema y de dispositivos que le sacaran partido (y mira que molaba) y fue pasando como patata caliente de unos a otros.

Lg Smarttv

Primero HP, luego LG. La firma surcoreana anunció ya en febrero de 2013 que licenciaba esta plataforma para sus Smart TVs, y lo cierto es que el resultado, que ya pudimos ver en el CES del año pasado, ha sido a priori destacable.

Y si éramos pocos, como suele decirse, parió la abuela. A Firefox OS, ese sistema operativo a mi me olía a triunfo y que luego comenzó a atufar, y que ha demostrado que se necesitan mucho más que buenas intenciones y buena filosofía para triunfar. Su papel en el terreno de los smartphones está de lo más complicado, así que algunos fabricantes creen que puede ser una buena idea adaptarlo a los televisores inteligentes del mañana. Panasonic es uno de ellos, y también con motivo del CES anunció sus nuevas TVs UHD basadas en esta plataforma. De momento poco hemos podido ver del resultado -no llegarán hasta la primavera-, pero esperamos que el consorcio funcione por el bien de este sistema operativo.

Si buscas tele, prepárate para el lío

A las respectivas apuestas con Firefox OS, Tizen, WebOS 2.0 o Android TV se les suman todas esas alternativas que llevan años buscando su sitio de una u otra forma. El salón de casa sigue sin ser conquistado por nadie, y eso que todas las grandes lo han intentado.

Xbox One Smarttv

Microsoft parece haber abandonado la batalla a pesar de tener en su Xbox One una aliada importante, mientras que Apple parece pasar de forma bastante olímpica (que no es lo mismo que olímpicamente) de este mercado y se conforma con un Apple TV del que muchos llevan esperando una renovación importante desde hace meses, si es que no son años. Amazon, otro de los gigantes en el terreno de los contenidos multimedia, lanzó la primavera pasada su Fire TV y seis meses después reforzaría esa apuesta con el Fire TV Stick, competidor directo del Chromecast.

Y qué decir del Chromecast, ese dongle HDMI milagroso cuyo éxito parece haber cogido por sorpresa a Google. Sus prestaciones son cada vez mayores, pero parece que la empresa de Mountain View no entendiera que para mucha gente esto es todo lo que le piden a un set-top-box, o casi. Tienen la respuesta a sus necesidades en la palma de la mano y no la ven, dirían algunos. ¿Por qué no dejarse de Android TV y centrar la apuesta en Chromecast, quizás con una versión algo más potente en prestaciones hardware y software? No lo sabemos.

Esa indecisión ha hecho que, por supuesto, aparezcan todo tipo de alternativas en este formato, algo que de nuevo no hace más que aumentar una confusión de dimensiones bíblicas en un terreno que sigue siendo todo un misterio para la industria, los analistas -y me incluyo- y los usuarios, que no saben qué camino tomar.

Es la paradoja de las opciones. Parece que cuantas más opciones mejor, ¿a que sí? Pues si queríais caldo, tomad tres tazas. O veinte, que son poco más o menos las alternativas que hay que estudiarse antes de decidirse con un poco de criterio por una u otra alternativa. Esas decisiones de los fabricantes son lógicas y muy respetables: ellas tratan de defender lo suyo y evitar la dependencia que el mercado de los móviles tiene con Android, pero como suele decirse, ni tanto ni tan poco.

En este caso vuelvo a creer que menos es más. No diría que la situación en el segmento de los smartphones es ideal -los monopolios y duopolios, sean de facto o de iure, no son buenos-, pero es que esto es absurdo. Casi ni dan ganas de plantearse la compra de una televisión inteligente. Tratad de ir a algún centro comercial o tienda de electrónica de turno a tratar de que el dependiente nos explique un poco cómo está el patio. Y si encontráis a alguno que pueda hacerlo, mandádmelo, por favor.

Qué caos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio