Danone, Lidl, Mercedes: el efecto dominó de la huelga del transporte amenaza con paralizar la economía

Danone, Lidl, Mercedes: el efecto dominó de la huelga del transporte amenaza con paralizar la economía
108 comentarios

Cada vez más empresas están teniendo que reducir su producción, detenerla o anunciar que no podrán proveer de sus productos a los puntos de venta al público como consecuencia de la huelga de transporte que vive España desde el pasado 14 de marzo. La última en sumarse a la lista ha sido Danone, que ha anunciado este martes que en un plazo máximo de 24 horas tendrá que detener su producción si la situación no se resuelve. Otras empresas afectadas son Puleva, Central Lechera Asturiana, Lidl, Volkswagen o Ford.

Una sangría constante. El paro de los transportistas está golpeando a casi todos los sectores productivos, aunque lo están acusando con especial virulencia la automoción, la siderurgia y la alimentación. Mercedes ya ha paralizado su factoría de Victoria por falta de componentes, y lo mismo ha pasado con la fábrica de Volkswagen en Navarra. Ford por su parte, ha anunciado que va extender su ERTE en Almussafes (Valencia) por la falta de suministros, según explica la Cadena SER.

El sector alimentario. En lo que se refiere a la alimentación, el sector lácteo es el que, de momento, más se está viendo afectado por la huelga. Central Lechera Asturiana tiene sus almacenes casi al 100% de ocupación debido a que no está pudiendo distribuir sus productos, Puleva ha advertido que en las próximas horas podría parar su producción por un problema similar, y ayer Danone anunció que podría interrumpir su actividad en menos de 24 horas por falta de materias primas si la huelga continúa.

Además de los lácteos, la escasez también podría llegar al pescado, ya que la flota de varias comunidades autónomas está parcialmente parada desde que el pasado lunes 21 de marzo las cofradías de pescadores anunciasen que se unían a la huelga. Así, alrededor del 70% de la flota gallega, la mayoría de la asturiana y la totalidad de la andaluza y la valenciana (aunque en este caso coincide con el mal tiempo) permanecieron amarradas ayer, según informa Cinco Días.

La industria cárnica también está empezando a acusar los efectos de la huelga. Según el diario Información, los mataderos de Galicia están prácticamente paralizados porque los productores se están sumando al parón y por la falta de transporte para distribuir la carne de los animales sacrificados.

Otras empresas de distintos sectores alimentarios que también han anunciado la interrupción de su actividad han sido Calvo, Cuétara o Dcoop (una de las mayores productoras de aceite de oliva del mundo). Y Heineken, Pastas Gallo o Estrella Galicia han señalado que si la situación no se resuelve pronto no podrán asegurar el suministro de sus productos a comercios y restaurantes en los próximos días.

Gasolina, problema doble. Otro de los productos que está empezando a escasear en algunos puntos de España es la gasolina. La Asociación Nacional de Estaciones de Servicio Automáticas (AESAE) ha dicho que Andalucía, la Comunidad Valenciana y Murcia están acusando ya la falta de carburantes. Por lo tanto, al problema de su subida de precio ahora se suma el de la falta de suministro.

Productos sanitarios. Otro sector que muestra preocupación por la huelga es el sanitario. Según explica El Periódico de España, algunas comunidades autónomas como Galicia o Andalucía ya han reorganizado su actividad asistencial ante la posible escasez de suministros en un futuro cercano, aunque de momento señalan que no ha habido problemas para atender a los pacientes derivados del desabastecimiento.

Peor que en la pandemia. Los problemas de desabastecimiento van en aumento y el sector alimentario, como hemos visto uno de los más afectados, ha calificado este miércoles la situación como gravísima. Asimismo, ha señalado que existe un mayor peligro de desabastecimiento que en las fases más duras de la pandemia y que están en riesgo miles de empleos si el paro no se resuelve, según informa El País.

Los supermercados, por su parte, han hecho un llamamiento a los consumidores para que no realicen compras compulsivas para hacer acopio masivo de productos, ya que ese comportamiento empeora la situación. Según las estimaciones del sector, estas grandes superficies están perdiendo diariamente 130 millones de euros en conjunto a causa de la huelga.

Imagen | GTRES

Temas
Inicio