Google Pixel 6, análisis: el mejor Pixel es más que una gran cámara
Análisis

Google Pixel 6, análisis: el mejor Pixel es más que una gran cámara

La nueva hornada de teléfonos creados por la empresa que desarrolla Android ya está en la calle: los Google Pixel 6 y Pixel 6 Pro pueden adquirirse en los primeros países donde se han comercializado. Y hemos podido probar el "menor" de los dos hermanos, el Pixel 6. Sólido, potente, cargado de matices y con una cámara que aspira a sobresalir en el terreno de los teléfonos. Al menos sobre el papel, claro.

Con cada móvil, Google aspira a renovar su sistema operativo mientras compite con el resto de fabricantes, tanto aquellos con los que acuerda la distribución de Android como con Apple, su principal contrincante. Con los Pixel 6 Google parece tener el mejor móvil en años; no en vano ha creado dos teléfonos que, sobre el papel, merecen pelearse codo con codo en la gama más alta. ¿Y en la práctica? No pude contenerme, debía probar de primera mano el teléfono. Importación desde Francia mediante.

Ficha técnica del Google Pixel 6

Google Pixel 6

Pantalla

AMOLED de 6,4 pulgadas
Ratio 20:9
FullHD+ a 2.400 x 1.080
Refresco de 90Hz
HDR10+
Gorilla Glass Victus

Procesador

Google Tensor a 2,8GHz
GPU Mali G78 MP10

Versiones

8GB/128GB
8GB/256GB

Cámaras traseras

Principal: 50 megapíxeles f/1.85 OIS
Angular: 12 megapíxeles f/2.2
Flash LED dual

Cámara frontal

8 megapíxeles

Batería

4.600 mAh
Carga rápida de 30W
Carga inalámbrica de 21 W
Carga inalámbrica inversa

Sistema

Android 12

Conectividad

Dual SIM (eSIM)
WiFi 6E
Bluetooth 5.2
GPS
NFC
USB tipo C

Dimensiones y peso

158,6 x 74,8 x 8,9 milímetros
210 gramos

Otros

Lector de huellas en pantalla
Certificación IP68 contra polvo y agua

Precio

649 euros

Google Pixel 6 - Smartphone Android 5G Desbloqueado con cámara de 50 megapíxeles y Lente Gran Angular - 128 GB - Negro tormentoso

Google Pixel 6 - Smartphone Android 5G Desbloqueado con cámara de 50 megapíxeles y Lente Gran Angular - 128 GB - Negro tormentoso

Diseño: la extravagancia conjuga con la solidez

Google Pixel 6

Elegí el Pixel 6 en lugar de el Pixel 6 Pro porque prefería un teléfono algo más contenido, en línea del Pixel 4a, uno de los móviles que más me gustan del último año. Con mirar las medidas me di cuenta de que, precisamente, pequeño no es, pero no tomé constancia de su tamaño hasta que lo saqué de la caja. Y del peso, que pesa lo suyo.

El Pixel 6 es grande y pesado, esto redunda en la solidez del teléfono. Su doble cara de cristal queda unida a un cuerpo metálico muy robusto y construido en aluminio. En mano abulta y puede hacerse algo molesto si se utiliza durante mucho tiempo, algo habitual de los móviles grandes.

Google Pixel 6

En cuestión de diseño, he de decir que gana mucho al natural. Por delante no se distingue en exceso de muchos otros teléfonos, no en vano Google apuesta por un frontal suficientemente bien aprovechado por la pantalla, incluso pese a los marcos generosos. El agujero para la cámara no molesta en el uso y deja espacio para la cámara delantera de 8 megapíxeles.

Google Pixel 6
Ese módulo que llega de lateral a lateral marca la diferencia a nivel de diseño

Lo anterior se circunscribe a la parte frontal, porque todo lo que tiene el Google Pixel 6 de común por delante lo tiene de peculiar por detrás. Aquí se encuentra el módulo fotográfico en forma de banda horizontal, un módulo que sobresale tres milímetros del cuerpo. Pese a lo que pueda parecer, no se hace incómodo en el uso y hasta facilita sacar el teléfono del bolsillo con sólo tirar de la protuberancia. Aunque eso sí: acumula mucha suciedad, los objetivos corren mayor riesgo de arañarse y, como curiosidad, impide utilizar accesorios como el Razer Kishi. Es un duro golpe para mí.

Altura (milímetros) Anchura (milímetros) Grosor (milímetros) Peso (gramos) Pantalla (pulgadas) Batería Superficie (cm²) Volumen (cm3)
Google Pixel 6 158,6 74,8 8,9 210 6,4 4.600 mAh. 118,63 105,58
iPhone 13 Pro 146,7 71,5 7,65 204 6,1 N. d. 104,89 80,24
Samsung Galaxy S21 151,7 71,2 7,9 171 6,2 4.000 108,01 85,33
Realme GT 158,5 73,3 9,1 186,5 6,43 4.500 116,18 105,73
Xiaomi Mi 11 Utra 164,3 74,6 8,38 234 6,81 5.000 122,57 102,71
Sony Xperia 5 III 157 68 8,2 169 6,1 4.500 106,76 87,54
Huawei P40 Pro 158,2 72,6 8,95 209 6,58 4.200 114,85 102,79
OnePlus 9 Pro 163,2 73,6 8,7 197 6,7 4.500 120,12 104,5

Es un diseño arriesgado, y no sólo por la cara trasera, que es donde acumula mayor carisma: el Pixel 6 mantiene su orden (o desorden) habitual para los botones colocándolos en el costado derecho y con el de encendido sobre los de volumen. Entre medias Google ha practicado un hueco en el aluminio para así encontrar más fácilmente la zona de los botones con el tacto. Y hay un detalle que se pierde: adiós al botón de encendido coloreado, ahora todos tienen el mismo color que el cuerpo.

Los botones son duros al tacto y tienen mucho recorrido: hay que apretarlos fuerte para que funcionen

La solidez del teléfono se acompaña por la resistencia al polvo y al agua con certificación IP68. El Pixel 6 ofrece doble altavoz externo (en el borde inferior y en el auricular de llamadas), USB C, bandeja para una nano SIM (puede utilizarse un segundo número de teléfono simultáneo en forma de eSIM) y una combinación de colores que le hace destacar entre el resto de móviles. Basta observarlo por detrás para identificarlo al instante.

Google Pixel 6
El Pixel 6 es resistente al polvo y al agua: dispone de certificación IP68

El móvil parte con un precio en Europa bastante ajustado: 649 euros. Para ese coste, la calidad exterior, el diseño, los materiales y la resistencia superan lo habitual en ese segmento de precio. Tenerlo en la mano es un lujo, ésa es la sensación que transmite.

Pantalla: sin curvas, aunque con unos marcos generosos

Google Pixel 6

Las dimensiones del Pixel 6 no son demasiado contenidas, todo pese a que la diagonal de la pantalla queda en una línea inferior a lo habitual: sus 6,4 pulgadas se ven engordadas por unos marcos bastante generosos. Eso choca con el panel de su hermano mayor, el Pixel 6 Pro: mientras que dicho Pro ofrece pantalla con bordes curvados, nuestro protagonista se queda con bordes rectos. Para mi gusto, y aunque los marcos podrían ser menores, lo prefiero sin curvas.

La pantalla del Pixel 6 atesora un panel AMOLED con tasa de refresco de hasta 90 Hz. Los colores se ven vibrantes, los contornos de los elementos en pantalla se aprecian nítidos, el contraste es muy alto y Google mantiene muy bien calibrada la temperatura de color y la saturación. Además, deja elegir entre varios perfiles de color para así ajustar la reproducción a los gustos del usuario: colores naturales (escasa saturación), mejorados (algo saturados) y adaptativos (el Pixel 6 elige la representación de color según el contenido).

Google Pixel 6
Ajustes de pantalla en el Google Pixel 6

El móvil va muy fluido, se aprecian en gran medida los 90 Hz de la tasa de refresco. El Pixel 6 permite reducir a 60 Hz dicha tasa, aunque este gesto no acarrea un ahorro excesivo de energía. A cambio, la interfaz a 90 Hz es veloz, el salto entre apps ofrece animaciones suaves y, por lo general, también las aplicaciones se desplazan de forma fluida. Sí me he encontrado con saltos en el desplazamiento vertical de algunas apps, como Twitter. Navegar entre los tweets implica sufrir saltos en el movimiento.

El brillo automático es correcto: se adapta bien a la iluminación del ambiente y los cambios son rápidos. Además, el brillo máximo permite utilizar el teléfono en exteriores sin complicación; con un nivel mínimo que habilita el uso de la pantalla en penumbra sin apenas molestias (en completa oscuridad sí puede hacerse algo incómodo el uso).

Google Pixel 6

No he apreciado problemas de pantalla, en todo momento la experiencia ha sido muy positiva. Es un panel de gran calidad, con una respuesta inmediata que está a la altura de un excelente teléfono. Y que ofrece un elemento que se estrena en los Pixel y que ha acarreado cierta controversia: el lector de huellas óptico bajo el panel.

Google Pixel 6
El sensor dactilar está en la línea de un lector de huellas óptico

Bajo mi experiencia, dicho lector de huellas está en la media del resto de teléfonos que equipan este componente: por lo general no entraña problemas en el desbloqueo, aunque siempre hay que poner el dedo lo mejor posible sobre el sensor para que no dé errores de lectura. Sí acumula más errores de lectura en exteriores y con abundante luz: a pleno día no se hace extraño repetir la lectura porque el lector no detectó la huella una primera vez.

El lector de huellas del Pixel 6 pierde efectividad y precisión con el salto al sensor óptico bajo la pantalla. Con un poco de práctica no entraña demasiados problemas con el desbloqueo del teléfono

Siempre que haya una correcta detección el desbloqueo del Pixel 6 es inmediato. Y si hay que repetir la lectura por lo general basta con una segunda vez: no es el mejor lector óptico bajo la pantalla que he probado, pero tampoco está en el bando de los peores. Lástima que Google no incluya desbloqueo facial como complemento, por más que con la cámara frontal se pierda seguridad.

Rendimiento: el Tensor es potente, también algo cálido

Google Pixel 6
Genshin Impact con los ajustes máximos de rendimiento gráfico

Si por fuera lo que marca la diferencia con respecto a otros móviles es el diseño del módulo fotográfico, una de las grandes singularidades del interior del Pixel 6 lo conforma su procesador, el Google Tensor. Desarrollado por Google, seguramente a partir de un procesador Samsung Exynos (vía Anandtech), el procesador no entraña inconvenientes en el uso diario, ya se exprima para juegos como para apps o grabación de vídeo.

Google Pixel 6

Uno de los aspectos que me parecen algo molestos el de la temperatura. El Pixel 6 no se calienta en exceso, ni siquiera durante largas horas de juego (la temperatura no llega a molestar), aunque sí que mantiene una temperatura cálida durante parte del tiempo. Lo justo para que, cuando vas a agarrar el teléfono, éste se aprecie cálido, como si estuviera realizando tareas en segundo plano. La mayor parte de las veces no es el caso: el consumo en reposo es casi nulo.

Google Pixel 6
De izquierda a derecha: Geekbench 5, 3D Mark Sling Shot y PC Mark Work 3.0

Los gráficos en 3D se aprecian de gran calidad, Genshin Impact se ejecuta sin ralentizaciones a la máxima potencia, el salto entre aplicaciones es inmediato y responde al instante a cualquier interacción. Eso sí, se nota que el Google Tensor no es un SoC que compita de tú a tú con un Snapdragon 888, por ejemplo: los benchmarks lo demuestran.

Google Pixel 6

iPhone 13 Pro

Sony Xperia 1 III Vivo X60 Pro Realme GT ASUS Zenfone 8 Xiaomi Mi 11 Ultra Samsung Galaxy S21 Ultra

Huawei P40 Pro

PROCESADOR

Google Tensor

Apple A15 Bionic

Snapdragon 888

Snapdragon 888

Snapdragon 888

Snapdragon 888

Snapdragon 888

Exynos 2100

Kirin 990

RAM

8 GB

6 GB

12 GB

12 GB

8 GB

16 GB

12 GB

12 GB

8 GB

GEEKBENCH 5 (SINGLE/MULTI)

1.039 / 2.925

1.736 / 4.518

1.132 / 3.634

1.033 / 3.385

1.143 / 3.511

1.031 / 3.538

1.127 / 3.663

991 / 3.272

943 / 2.527

3D MARK (SLING SHOT)

(Maxed out)

(Maxed out)

(Maxed out)

(Maxed out)

(Maxed out)

(Maxed out)

(Maxed out)

9.226

8.726

PCMARK WORK

10.455

-

11.857

11.163

14.673

11.113

11.691

14.043

9.476

Más allá de las pruebas sintéticas, que arrojan una potencia máxima algo distante de lo que debería deparar un móvil de la más alta categoría, lo cierto es que la experiencia con el Pixel 6 es exquisita: Android 12 fluye a las mil maravillas. Los 8 GB de memoria RAM DDR5 acompañan, también los 128 GB de almacenamiento UFS 3.1. Como es habitual, no se incluye expansión por tarjeta SD: la bandeja es para una única SIM.

En los benchmarks se nota que el Google Tensor no está a la altura de procesadores como el Snapdragon 888, pero no es algo que se aprecie en la experiencia diaria

Personalmente, el Tensor no me ha decepcionado: en potencia bruta queda por detrás de la competencia en 2021, pero no es algo que se aprecie en el día a día. Supone un primer intento de Google en pos de armonizar hardware y software con su propia solución; un trabajo que encaja en lo esperado, habrá que comprobar cómo se mantiene el Pixel 6 en el tiempo.

Sonido: luces, sombras y un nivel de volumen inconsistente

Google Pixel 6

Dado que el Pixel 6 es un móvil de gama alta, Google ha intentado que todos los apartados clave del smartphone se mantengan en el nivel máximo esperado. El sonido es uno de esos apartados: a grandes rasgos es de sobrada calidad. No obstante, ofrece ciertos altibajos que empañan ligeramente la escucha.

El teléfono carece de conector de auriculares, éste es un punto negativo por más que la carencia se haya tornado habitual. Sí es positiva la inclusión del doble altavoz externo: uno en el borde inferior del pixel 6 (junto al USB C) y otro en el auricular de llamadas. El sonido que arrojan es muy potente y de suficiente calidad, tanto a bajo como a alto volumen. Al máximo adolece de estridencias y de cierta reverberación, lo justo para hacerse molesto sin llegar a perturbar.

Google Pixel 6

Otro de los aspectos negativos atañe al nivel de volumen. Éste es inconsistente: si se desliza desde el selector de volumen el audio no sube de forma sustancial hasta que supera la mitad de la barra; a tres cuartas partes sigue escuchándose algo bajo y sube de golpe en el último cuarto. Mover el volumen, tanto desde la pantalla como desde los botones, implica no saber nunca en qué punto va a ser demasiado alto. Esto tiene fácil corrección por software, seguramente Google lo subsane. Además, me he topado con fallos de audio en algunas aplicaciones y juegos (distorsión en el sonido), otro fallo que seguramente se arregle en próximas actualizaciones.

Google Pixel 6

El Pixel 6 no tiene conector de auriculares y el audio que saca a través del puerto USB C es digital, no analógico. Esto implica que no sirven los adaptadores que no incluyan un DAC independiente en el cable. Google concreta que los accesorios deben incluir la especificación "Made by Pixel" para que funcionen con el Puerto USB C del teléfono.

Google Pixel 6

El audio es potente, con buen refuerzo de graves y bajos con cierta pegada. Con Bluetooth se mantiene suficiente calidad: el pixel 6 es compatible con códecs Bluetooth SBC, AAC, aptX (normal y HD) y LDAC. Ofrece audio HD.

Batería: por fin una autonomía decente en un Pixel

Google Pixel 6

He tenido varios Google Pixel y siempre sufrí algún encontronazo con la autonomía. Por lo general, Google contiene muy bien el gasto energético, es una de las características que salvan al Pixel 4a, por ejemplo. Y en el Pixel 6 se unen esa gestión de la batería y una capacidad bastante holgada de la misma: 4.600 mAh. Holgada para ser un Pixel, claro.

De media, el día y medio con un uso intensivo y a 90 Hz de tasa de refresco para la pantalla son más que habituales, incluso con juegos y alto consumo multimedia. Ahorrando en dicho uso es fácil estirar la batería por encima de los dos días; manteniendo siempre la jornada asegurada, incluso exprimiendo el teléfono.

Google Pixel 6
Con Android 12 las estadísticas de batería han empeorado

El Pixel 6 es compatible con carga rápida de 30 W (Power Delivery 3.0) mediante cable y carga inalámbrica de 21 W. Eso sí, no incluye ninguno de los dos cargadores: el contenido del paquete se limita a un cable USB C en ambos extremos y un adaptador a USB A. Durante mi experiencia cargando el teléfono, logré hacerlo de cero a 100 % en una hora y cuarto aproximadamente utilizando el cargador rápido del iPad Pro (25 W) y algo menos usando el cargador del Samsung Galaxy Note 20 Ultra (25 W, Power Delivery 3.0). Durante el proceso se elevó la temperatura sin que apreciase peligro en el uso.

A continuación dejo los tiempos de carga utilizando el cargador rápido del iPad Pro. Los valores se asemejan a los que da la propia Google, no deberían alejarse de la capacidad máxima de carga que permite el Pixel 6. Hay que tener en cuenta que la "Carga inteligente" estaba activada, de ahí el tiempo extendido durante la última parte del ciclo.

  • 5 minutos de carga: 8 % de batería.
  • 10 minutos de carga: 16 % de batería.
  • 20 minutos de carga: 32 % de batería.
  • 30 minutos de carga: 48 % de batería.
  • 50 minutos de carga: 74 % de batería.
  • Total: 1 hora y 45 minutos.

Un último detalle es el de la carga inalámbrica inversa: el Google Pixel 6 puede recargar por Qi a otros dispositivos; como móviles o auriculares.

Software: Android 12 en todo su esplendor

Google Pixel 6

Hablar de los Pixel implica hacer mención a una de sus bondades más conocidas: son los únicos móviles Android que actualizan conforme Google libera una nueva versión de sistema. Por tanto. El Pixel 6 sale al mercado con la última disponible: Android 12. Con un aspecto "puro" que esconde ciertas exclusividades a nivel de software.

Pese a que consideremos los Google Pixel como "Android puro", lo cierto es que no es realmente así: tanto la interfaz (Pixel Launcher) como ciertos detalles del firmware son propios y exclusivos de estos teléfonos. Eso sí, se presentan más limpios que cualquier capa personalizada de fabricante, con sus pros y sus contras: el Pixel 6 es mucho más ligero y carece de los numerosos añadidos y personalizaciones que sí poseen capas como MIUI, ColorOS o One UI; detalles incorporados por las marcas que elevan el valor de sus dispositivos.

Google Pixel 6

Mi experiencia con el Pixel 6 a nivel de software implicó cierto nerviosismo inicial por probar las novedades y la sensación de tener un móvil "vacío" una vez acostumbrado a lo que añade Google sobre cualquier otro Android certificado por la empresa. En este punto juega una baza importante Android 12, no hay duda: pese a que el aspecto visual no cambia en exceso con respecto a versiones anteriores, la nueva sí se ve más consistente a nivel gráfico, ofrece animaciones más fluidas y la incorporación de la joya en términos de diseño: Material You.

Google Pixel 6

La nueva corriente en interfaz de usuario para Google incluye el denominado como "material theming", una personalización automática de los botones, tonalidades de la capa y de las aplicaciones que adapta la interfaz de usuario a los colores del fondo de pantalla. Dicha función mejora de manera sutil la consistencia de todo el teléfono siempre y cuando el software sea compatible, incluidos los iconos de las apps. Denominada como "Iconos con tema", al aplicar la función los únicos accesos directos que cambian son los de las aplicaciones de Google.

Google Pixel 6

Aparte de "material theming", Google aumenta la privacidad con Android 12 ofreciendo un completo panel con todos los permisos que obtuvieron las aplicaciones así como funciones automáticas para restringírselos cuando no los usen. La inteligencia automática también mejora, en especial con los subtítulos automáticos y la traducción de los mensajes directamente en las apps; lástima que aún no esté disponible en español, un inconveniente que agua la experiencia con el software del Pixel 6.

Google Pixel 6

Las pinceladas añadidas a Android 12 suponen una tímida exclusividad que no empañan la "pureza" de software implícita en el teléfono. Es la mejor elección para aquellos que deseen experimentar cómo es la visión de Google en torno a su sistema operativo: Android ha madurado hasta convertirse en un software atractivo, funcional, desde Android 10 lleva mejorando su relación con la privacidad y el salto en inteligencia se nota desde en el ahorro de energía (la gestión inteligente logra una gran autonomía) hasta en las respuestas desde las notificaciones. No hay duda de que Android 12 es una de las bazas ganadoras del Pixel 6.

Google ha confirmado que el Pixel 6 tendrá tres años de actualizaciones importantes (en teoría recibirá Android 15) y cinco años de actualizaciones de seguridad. Es un valor que creo importante destacar.

Cámara: Google se saca aún más trucos de su chistera

Google Pixel 6

Llegamos al apartado más significativo de nuestro protagonista, no hay duda de que al Pixel 6 se le presupone un desempeño en fotografía a la altura de la gama mas alta de teléfonos. Es uno de los puntos que más he valorado de esta familia de teléfonos y el que inclinó la balanza a la hora de adquirir el móvil. Por lo general no decepciona.

Sí, no "suele" decepcionar, que tampoco acostumbra a obtener una obra de arte de cualquier disparo rápido. De hecho, suele crearme expectación tras acceder a la galería y comprobar que está procesando la imagen: el Pixel 6 acostumbra a demorarse unos segundos entre el disparo y el guardado final. Durante ese proceso la IA del móvil, potenciada por el procesador Tensor, equilibra la iluminación, aplica desenfoques en retrato, mejora la nitidez de éstos y desarrolla una composición de tonalidades que desemboca en lo que yo llamaría "marca Pixel".

Google Pixel 6

Dada su trayectoria, que le pida lo mejor en cualquier escena me resulta lógico. Tras haber tenido varios Pixel, he de decir que los resultados no mejoran en exceso de lo que ya había logrado Google en modelos anteriores. Sí he visto potenciada la toma nocturna, los retratos son más nítidos (con la trasera) y acostumbra a pasarse con el bokeh automático en dichos retratos. Nada que no pueda solucionarse desde los ajustes de Google Fotos, por otra parte.

De día no entraña problema alguno: la gran luminosidad del sensor primario logra un rango dinámico excelente, incluso en situaciones con altos contrastes entre las áreas iluminadas y las oscuras. El HDR automático hace buen trabajo, aunque a veces puede pasarse en el intento de elevar el rango dinámico.

Los colores obtenidos acostumbran a ser naturales con una pega: cuando el HDR era en acción tiende a saturar ligeramente los verdes de la vegetación, también los sobrexpone. El procesado mantiene la nitidez del primer plano y conserva los detalles del fondo. Sí saca acuarelas en los objetos frondosos, como en el follaje de los árboles. A veces me da la sensación de que Google no logra combinar los píxeles lo suficiente bien (Pixel Binning) como para ganar nitidez con el procesado: desde los 50 megapíxeles originales del sensor principal a los 12,5 megapíxeles del resultado final, tamaño al que se guardan las imágenes en el teléfono.

Google Pixel 33

¿Y el gran angular? Como es lógico, la calidad no es tan alta como con el sensor primario, pero mantiene bien el tipo si las condiciones de luz son óptimas. Detalle en primer plano, permite rescatar los contornos del fondo, el rango dinámico es muy bueno y la colorimetría casa perfectamente con la del sensor principal. Además, el Google Pixel 6 corrige perfectamente las deformaciones ópticas de los extremos de la imagen.

Conforme desciende la luz entra en marcha el modo nocturno, con la ventaja que eso supone en la mejora de la iluminación. Hay que mantener el Pixel 6 estable para obtener los mejores resultados y pueden salir los objetos borrosos si éstos andaban en movimiento (por la larga exposición de la toma), pero los resultados llegan a impresionar, tanto con el sensor primario como con el gran angular. Google hace magia en este punto.

Google Pixel 6

La foto superior está tomada casi en penumbra: yo no era capaz de distinguir nada de la terraza. Y el modo noche no sólo rescata luz inexistente, el Pixel 6 clava los colores y hasta mantiene altísima nitidez en la malla.

La aplicación de cámara es clave en el proceso de disparo, lástima que Google no incluya un verdadero modo manual, es lo que yo le pediría para próximas versiones. En términos de personalización, la app permite habilitar o no la visión nocturna (modo noche), elegir la mejor toma (foto con movimiento) y permite guardar las imágenes en RAW (a 12,5 megapíxeles, no a los 50 megapíxeles del sensor).

Google Pixel 6

Google ha introducido en el Pixel 6 el ajuste en el visor del balance de blancos (temperatura de color), se puede variar la exposición y añade un nuevo modo "Movimiento" para crear imágenes con estela (Larga exposición) y con efecto de movimiento (Toma de acción). Ambos modos son fáciles de usar, aunque cuesta obtener los resultados esperados. Se necesita mucha práctica para lograr fotos de impresión.

Google Pixel 6

Hablemos del modo retrato. Google mantiene el excelente recorte que le caracteriza con unos contornos bien definidos y un bokeh que, para mi gusto, acostumbra a ser excesivo. Compensa correctamente la iluminación del rostro y les da a estas fotos ese toque artístico que marca el sello Pixel. Además, Google Fotos permite ajustar el desenfoque a posteriori así como la iluminación de relleno. Son dos configuraciones básicas para obtener el retrato perfecto.

Google Pixel 6
Izquierda, retrato automático; derecha, retrato editado con Google Fotos

Uno de los defectos de la cámara de los Google Pixel 6 es el conocido como "flare", los destellos que provoca la luz en los objetivos del teléfono. Estos destellos son un problema en una situación muy concreta: tomas a contraluz con la fuente de iluminación en diagonal con respecto a la cámara (si imaginamos que el Pixel 6 es un reloj, los destellos aparecen con el sol a las 10 y a las 2). Los "flares" salen en todas las cámaras, tanto las traseras como la delantera. Y pueden fastidiar una buena foto (poner la mano a modo de parasol contra los rayos del sol lo evita).

Google Pixel 6
Izquierda, cámara trasera principal; derecha, cámara frontal

La cámara frontal no ofrece mal desempeño, aunque pierde cierto detalle con respecto al módulo trasero. Adolece de los destellos cuando la luz incide directamente en diagonal, mantiene el gran procesado de los retratos y, en cuestión de resultados, me ha parecido inferior a anteriores Pixel, incluido el Google Pixel 4a.

El Pixel 6 complementa las funciones exclusivas con herramientas incluidas en el editor de Google Fotos. Ahí está el "Borrador mágico", una varita que elimina los elementos no deseados de las imágenes. Su funcionamiento no es homogéneo: hay veces que realiza una aberración y otras ocasiones en las que deja sin palabras ante una desaparición sin rastro. Como complemento me parece una gran herramienta; por más que a menudo sea una simple curiosidad.

A continuación tienes una galería de fotos realizadas con el Google Pixel 6 con todas las cámaras y en una gran variedad de escenas. Si quieres acceder a las imágenes originales y sin retocar las tienes en este álbum compartido de Google Fotos.

En las fotos no he apreciado un salto enorme en calidad y prestaciones, todo lo contrario de lo que ocurre en vídeo: pese a que la grabación ya era muy buena en las anteriores generaciones, con el Google Pixel 6 ésta mejora, sobre todo gracias a la estabilización.

Google Pixel 6

El Google Pixel 6 puede grabar hasta en 4K y 60 fps con la cámara principal trasera, 1.080p y 60 fps con la cámara gran angular y 1.080p y 30 fps con la cámara frontal la frontal. La calidad de las grabaciones está a un excelente nivel, la fluidez es exquisita a 60 fps y el HDR mantiene el rango dinámico a costa de exagerar la iluminación y la saturación de los verdes. Posee cuatro niveles de estabilización para las cámaras traseras (tanto principal como gran angular) y dicha estabilización logra tomas con total ausencia de trepidación, incluso grabando Pixel 6 en mano. Además, uno de los cuatro modos de estabilización permite hacer barridos, lo que se denomina en fotografía como "paneo". El resultado es tan profesional que no parece hecho con un móvil.

A continuación tienes una muestra de vídeo en 4K, 1080p y en 4K súper estable. Además, hay una muestra de la "Secuencia acelerada", una manera de crear vídeos a modo de timelapse (el Pixel 6 permite variar los intervalos entre fotos). También incluye cámara lenta hasta 240 fps.

Google Pixel 6, la opinión de Xataka

Tras todo el análisis pormenorizado llega el momento de concretar en unos pocos párrafos. Y en una sola frase: para mí el Google Pixel 6 es el mejor Android que actualmente combina la mejor cámara con la mejor experiencia de software. Es una absoluta delicia comprobar lo bien que se mueve la interfaz, las aplicaciones, sorprende lo bien que se comporta la pantalla pese a algunos saltos en el desplazamiento de ciertas apps. Y qué decir de la cámara: pese a que se espere una obra de arte con cada foto y no siempre ocurra (no demasiadas veces), lo cierto es que los resultados fotográficos están al máximo nivel.

Google Pixel 6

Puede que parezca una obviedad, que sin duda lo es, pero el Pixel 6 es el mejor Pixel que he probado. Google ha sabido refinar el diseño hasta lograr un teléfono único que sorprende una vez se tiene en la mano. Y ese afán por el diseño propio hizo que surgiera el Tensor, un procesador que me ha parecido más que solvente para el teléfono. Además, lo que se obtiene a cambio de 649 euros supera al resto de propuestas de las demás marcas: el equilibrio entre hardware, software, construcción y diseño es muy alto.

Google Pixel 6

Lástima que los Google Pixel 6 no puedan adquirirse aún en España (hay que esperar a 2022), porque para mí el protagonista de este análisis es el más recomendable para alguien que busque un gama alta y tenga poco más de 600 euros de presupuesto.

9.1

Diseño9
Pantalla9
Rendimiento8.75
Cámara9.5
Software9.5
Autonomía9.25

A favor

  • La cámara es superlativa: las fotos acostumbran a ser excelentes, incluso de noche.
  • Muy buena autonomía.
  • Sólido, robusto y con una gran sensación de calidad.

En contra

  • Los marcos de la pantalla son generosos.
  • El Google Tensor no está a la altura de la gama alta en rendimiento máximo.
  • Los destellos pueden estropear las fotos tomadas a contraluz.

Google Pixel 6 - Smartphone Android 5G Desbloqueado con cámara de 50 megapíxeles y Lente Gran Angular - 128 GB - Negro tormentoso

Google Pixel 6 - Smartphone Android 5G Desbloqueado con cámara de 50 megapíxeles y Lente Gran Angular - 128 GB - Negro tormentoso

Temas
Inicio