El delivery con drones lleva años peleando por convertirse en realidad. Así quiere conseguirlo al fin el sector

El delivery con drones lleva años peleando por convertirse en realidad. Así quiere conseguirlo al fin el sector
11 Comentarios

Nadie dijo que el camino fuera fácil. Ni corto. El sector del delivery lleva ya unos cuantos años intentando impulsar a gran escala uno de sus mayores sueños, la implantación de una tecnología llamada a revolucionar el reparto con servicios rápidos y ágiles: los drones. En 2013 Amazon estaba segura de que lo lograría en cuestión de un lustro; la realidad, casi una década y una inversión de más de 2.000 millones de dólares después, es que parece querer despegar aún ahora.

Y el caso del gigante del e-commerce no es el único.

Prime Air, con la vista puesta a finales de año. No será en 2018, como aspiraba hace casi una década, pero tras múltiples problemas y retrasos Amazon maneja al fin una fecha aproximada para impulsar su servicio de reparto con drones, Prime Air. Y vence en cuestión de meses. A mediados de junio la multinacional explicó que lo implantará en Lockeford, una pequeña localidad de California, “a finales" de este mismo año. Ahora la firma va un poco más allá y quiere que, más o menos por las mismas fechas, el servicio se expanda también a College Station, en Texas.

En ambos casos Amazon punta a localidades pequeñas o medianas —la primera ronda los 3.000 habitantes; la segunda no llegan a 120.000— y con cierto valor simbólico por su vínculo con el sector de la aviación o la investigación. Su objetivo: marcar un punto de inflexión y, quizás, alcanzar al fin el despliegue masivo que Amazon aspira desde hace años, yendo más allá de las pruebas anecdóticas y fases piloto que ha protagonizado hasta la fecha. CNET precisa que se ha decantado por drones hexagonales y capaces de alcanzar los 80 km/h con poco más de dos kilos de carga.

La meta: cumplir con el reparto de paquetes con ese peso en poco más de media hora.

Amazon
Diseño MK27-2 de Amazon, con estructura hexagonal.

Walmart, en la misma carrera. Amazon no es la única que ha movido ficha en los últimos meses. La cadena estadounidense Walmart anunciaba hace poco sus planes de expandir el servicio de reparto de mercancía con drones a cuatro millones de hogares de Arizona, Arkansas, Florida, Texas, Utah y Virginia. De la mano de DroneUp, apuntaba a realizar repartos desde más de 30 tiendas.

El objetivo es sacar partido de una de sus grandes ventajas, su amplia penetración en el mercado minorista de EEUU, lo que se traduce en que cerca del 90% de la población estadounidense vive a menos 20 km de algunos de sus locales. Antes, ya había realizado proyectos piloto. No es su única apuesta El gigante del comercio acaba de firmar un acuerdo para comprar 4.500 coche eléctricos de reparto de Canoo y ya tendría la patente para un servicio híbrido de coches autónomos y drones.

El movimiento de Alphabet. La matriz de Google también está en la carrera por lograr drones capaces de transportar mercancía. Hace unos días su firma Wing presentaba su plantel de modelos, un catálogo de prototipos diseñados desde la premisa de que la carga debe representar el 25% de la masa de la nave. Sus dispositivos aspiran a cubrir diferentes necesidades de carga de mercancía.

“Podemos tener naves diminutas para la entrega de productos farmacéuticos, grandes para el cumplimiento de envíos, de largo alcance para vuelos logísticos y plataformas flotantes dedicadas a la entrega en las ciudades”, precisa la compañía, junto a esquemas de varios tamaños.

Vehicle Comparison 2 Autosave 2022 07 12 18 26 07
Prototipos de Wing.

Una carrera larga, disputada... En la carrera por lograr mejores sistemas de reparto no están solo gigantes como Alphabet, Amazon o Walmart. Zipline y MultiCare acaban de anunciar sus planes de transportar con drones suministros médicos y muestras a partir de 2024 en Washington. No es el primer territorio al que mira Zipline, que ya ha apuntado también a lugares de difícil acceso en islas remotas de Japón, una posibilidad a la que también se saca provecho en China.

En el empeño por aprovechar las posibilidades de los drones para el delivery destacan también nombres como UPS o Yamoto y CycloTech, dos compañías que alcanzaban una aliazan hace no mucho para ir un poco más allá y desarrollar eVTOL capaces de transportar grandes cargas. Su diseño CCY-01 aspira de hecho a mover hasta 45 kilos a 40 kilómetros de distancia.

... Y plagada de desafíos. El mejor ejemplo de hasta qué punto es complejo extender el modelo a gran escala lo deja Amazon y su servicio Prime Air. "El desafío es: ¿Cómo hace llegar los artículos a los clientes de forma rápida, rentable y, lo que es más importante, segura, en menos de una hora? ¿Y cómo lo haces de una manera que pueda escalar?", apuntaba en junio la multinacional.

"Es relativamente fácil usar la tecnología existente para volar una carga útil liviana a una distancia corta que está dentro de su línea de visión, pero es un desafío muy diferente construir una red que pueda entregar a los clientes en grandes comunidades". El reto, inciden, es lograr un sistema que pueda ir más allá de los envíos de pequeño radio y capaz de detectar y evitar obstáculos.

Imágenes | Walmart, Amazon y Wing

Temas
Inicio