Publicidad

La NASA logra fotografiar por primera vez las ondas de choque justo cuando dos aviones supersónicos rompen la barrera del sonido

La NASA logra fotografiar por primera vez las ondas de choque justo cuando dos aviones supersónicos rompen la barrera del sonido
17 comentarios

Publicidad

Publicidad

Esta increíble imagen es todo un hito para la NASA y la humanidad, ya que en ella podemos ver por primera vez cómo lucen las ondas de choque interactivas producidas por aviones supersónicos en pleno vuelo. Una foto que no sólo es asombrosa, sino que también sirve para demostrar las capacidades de una tecnología desarrollada por la NASA.

Desde hace más de una década, la NASA ha intentado fotografiar las ondas de choque supersónicas sin éxito, convirtiendo esta misión en algo largo y extremadamente complicado. Hoy finalmente esta tecnología está dando los resultados esperados, se llama AirBOS y consiste en un avanzado sistema de captura de imágenes.

Un avanzado sistema fotográfico 'vuelo-a-vuelo'

Cualquier avión produce ondas de sonido al volar, pero la mayoría lo hace una velocidad que hace que estas ondas de sonido se extiendan por la parte delantera del avión. Cuando se trata de avión supersónico, éste es capaz de volar más rápido que estas ondas hasta "romperlas", lo que lleva a producir el llamado 'boom sónico', que es una especie de explosión que ocurre cuando un avión vuela más rápido que las ondas de sonido.

Según explica la NASA, la nueva tecnología AirBOS es capaz de realizar tomas a una velocidad de 1.400 cuadros por segundo a una altura máxima de nueve kilómetros, lo que mejora tanto la velocidad como la calidad de las imágenes con respecto a tecnologías anteriores, y emplea una técnica conocida como 'fotografía de Schlieren'. Además, sólo funciona durante tres segundos, por lo que deben estar extremadamente sincronizados.

Para este experimento, montaron el sistema AirBOS en un avión Beechcraft Super King Air B-200 mientras seguía el vuelo de dos aviones supersónicos Northrop T-38 Talon. Al llegar a una altitud de aproximadamente seis kilómetros, los dos jets rompieron la barrera del sonido, algo que fue fotografiado en el momento exacto para conseguir las imágenes que nos muestras las ondas de choque.

Supersonic Shock Waves 2

Según la NASA, esta es la primera vez que se consiguen imágenes claras del comportamiento de los flujos supersónicos, lo que permitirá estudiarlos con el fin de entenderlos y saber cómo es que interactúan con otras ondas u objetos.

Los T-38 tenían la orden de volar y mantener una formación a una distancia máxima de apenas tres metros, ya que se buscaba documentar tanto el 'boom sónico' como el comportamiento de las ondas de choque de dos objetos, lo que permite analizar qué sucede cuando dos ondas, surgidas por separado, chocan entre sí.

Supersonic Shock Waves 1

Adicional al par de tomas de los dos jets T-38, hay una foto más a un tercer avión T-38 que vuela en solitario, donde el objetivo era poder capturarlo desde su lateral al momento de romper la barrera del sonido. Imagen que por cierto se muestra en su estado original en blanco y negro, ya que las dos anteriores fueron coloreadas para hacer énfasis en las ondas de choque e identificarlas con mayor facilidad.

Dando vida al avión "supersónico silencioso"

Pero este experimento tiene una segunda intención, ya que más allá de probar el sistema AirBOS la NASA busca recopilar nuevos datos que servirán para el desarrollo del X-59 Quiet SuperSonic Technology X-plane, el nuevo avión supersónico en el que está trabajando la NASA, y que buscan sea el más rápido y silencioso de la historia.

Como sabemos, hoy día existe una prohibición para los aviones supersónicos que indica que deben volar a una cierta altitud o sobre los océanos al momento de efectuar el 'boom sónico', ya que este fuerte estallido puede afectar tanto a los seres humanos, como animales y hasta algunas estructuras.

X 59 Quesst X-59 QueSST.

Para el caso del X-59 QueSST, la NASA busca que el avión efectué un sonido retumbante en lugar del estallido del 'boom sónico', lo que le conseguiría la autorización para volar en zonas urbanas e incluso servir nuevamente como medio de transporte comercial.

De ahí la importancia de las fotos de las ondas de choque, ya que con esto la NASA estará en posición de abrir nuevas investigaciones y pruebas que lleven al X-59 QueSST a convertirse en el primer avión "supersónico silencioso", y que traería de vuelta los vuelos comerciales de mayor velocidad.

La NASA busca iniciar con las pruebas del X-59 QueSST en 2022.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir