El mayor fabricante de chips del mundo está en "conversaciones preliminares" con Alemania para abrir una fábrica en el país

El mayor fabricante de chips del mundo está en "conversaciones preliminares" con Alemania para abrir una fábrica en el país
35 comentarios

TSMC, el mayor fabricante de semiconductores del mundo, está en "conversaciones preliminares" con Alemania para abordar la posibilidad de construir una planta en el país. Así lo ha adelantado Lora Ho, vicepresidenta senior de ventas en Europa y Asia, en un foro tecnológico en Taipei del que se hacen eco desde Bloomberg.

De acuerdo a la ejecutiva de TSMC, hay varios factores que decidirán si TSMC apuesta o no por el país, como las subvenciones gubernamentales, la demanda de los clientes y el talento. No se han dado más detalles sobre este plan, pero lo cierto es que casa tanto con la estrategia de diversificación de TSMC como con la estrategia de la Unión Europea.

Chips made in Europe

TSMC

No es ningún secreto que nos encontramos inmersos en una crisis de semiconductores que, de acuerdo a los principales exponentes de la industria, va para largo. El horizonte que se maneja está en 2023, por lo que 2022 apunta a ser un año complicado. Resolver esta crisis no es sencillo, pero una de las soluciones que barajan las fundiciones es relativamente simple: abrir más fábricas.

TSMC, que es el mayor productor de circuitos integrados del planeta, ya ha comenzado las obras de una nueva planta en Arizona por valor de 12.000 millones de dólares y dentro de poco comenzará las de otra planta en Japón, cuyo valor asciende 7.000 millones de dólares.

Abrir más fábricas permitirá producir más semiconductores, algo que supondría un soplo de aire fresco para las plantas actuales, que lleva meses produciendo al límite de su capacidad. No obstante, es un plan a largo plazo. De hecho, se espera que la planta de TSMC en Arizona comience a producir chips en 2024. En pocas palabras, resolver la crisis actual no es algo fácil de resolver a corto plazo.

En lo que respecta a Europa, Alemania ha sonado varias veces como potencial destino de una tercera fundición. Allá por junio, Mark Liu, ejecutivo de TSMC, deslizó que Alemania podría ser un buen lugar. Tiene sentido, dado que hay grandes empresas como Grupo Volkswagen, Daimler e Infineon (segundo fabricante europeo de chips) que tienen su sede allí.

Tampoco podemos olvidarnos de la European Chips Act, una ley que se espera para el tercer trimestre de 2022 cuyo objetivo es potenciar y desarrollar una industria europea de semiconductores. El objetivo de la Unión Europea es producir el 20% de los semiconductores a nivel global para 2030 (ahora mismo es el de 10%). Empresas como TSMC podrían ayudar a conseguir ese objetivo, pero habrá que esperar.

Vía | Bloomberg

Temas
Inicio