Microsoft compró Powerpoint en 1987 por 14 millones de dólares. Y de paso le robó la cartera a Apple

Microsoft compró Powerpoint en 1987 por 14 millones de dólares. Y de paso le robó la cartera a Apple
7 Comentarios

Microsoft no creó Powerpoint. Adquirió la empresa que lo había creado. Esa curiosidad que probablemente muchos de nuestros lectores no conocían se une a otra muy llamativa: el hecho de que hubo una curiosa batalla por comprar aquel software para realizar presentaciones. Y quien trató de comprar PowerPoint —una aplicación ya legendaria tanto por lo bueno como por lo malo— además de Microsoft fue ni más ni menos que Apple.

Las presentaciones dominarán el mundo. En 1984 Robert Gaskins y Dennis Austin trabajaban en Forethought Inc. La empresa comenzó a trabajar en una aplicación gráfica de presentaciones en agosto de aquel año tras la idea de Gaskins, que la perfiló en un documento de dos páginas.

El desarrollo terminaría dos años y medio después: presentaron el software en febrero de 1987 y lo hicieron en la única versión disponible inicialmente : la del Macintosh. Aquella aplicación se iba a llamar 'Presenter', pero el nombre estaba cogido, así que acabaron llamándola 'PowerPoint'.

Captura De Pantalla 2022 06 29 A Las 16 25 15

Apple estaba alucinada con aquello. La presentación fue tal éxito que John Sculley, por entonces CEO de Apple —sí, el de la Pepsi— apareció en el anuncio oficial y declaró que "vemos el software de presentaciones como un mercado potencialmente más grande que el de la autoedición". Eran palabras mayores, sobre todo teniendo en cuenta que el Macintosh se había convertido en el estándar para publicaciones impresas.

Gates no lo veía claro. En Microsoft ya tenían planes de hacer algo similar, y de hecho valoraron la adquisición de un producto más limitado. Cuando le contaron lo que habían logrado los desarrolladores de PowerPoint, Gates no lo tenía claro. Dijo que aquello iba a ser solo una opción más de Word, no una aplicación separada.

Sus empleados le convencieron, y a finales de abril de aquel año se reunieron con los responsables de Forethought para ver qué tal les estaba yendo con las ventas de la versión de Macintosh. El software estaba agotado, y en Microsoft vieron claro que aquella era una gran oportunidad.

La oferta inicial no cuajó. Los responsables de Microsoft ofrecieron 5,3 millones de dólares por la empresa. En Forethought no lo vieron claro: no querían todo Forethough, solo PowerPoint. Su otro gran producto, FileMaker Plus for Mac, no tenía cabida en Windows, afirmaban.

Rechazaron la oferta, sobre todo porque habían recibido además otras dos ofertas previas también interesantes. Microsoft siguió haciendo ofertas, y de hecho plantearon una para adquirir Forethought a cambio de 100.000 acciones de Microsoft, que tenían un valor de unos 12 millones de dólare sen aquel momento. En Forethought seguían sin estar del todo convencidos.

Apple se interesaba, pero no lo suficiente. La empresa tenía ya la vista puesta en una adquisición por parte de una de las grandes. Apple —sin oferta clara—, Borland y Xerox estaban también pujando, pero para los responsables de Forethought el camino más claro estaba en recibir una oferta más alta de Microsoft.

Microsoft ganó la partida. Finalmente el 25 de junio de 1987 Microsoft accedió a comprar Forethought por 14 millones de dólares en efectivo. El acuerdo se anunció el 9 de julio y se convirtió en la "primera gran adquisición de Microsoft". A partir de ahí Powerpoint se fue convirtiendo en uno de los pilares de la suite ofimática de Microsoft, y las plantillas comenzaron a dominar nuestra vida.

Los empleados de Forethought lograron además seguir trabajando en Silicon Valley. Bob Gaskins, que relataba los detalles de la historia recientemente, indicó que aquello fue perfecto y que solía bromear con aquel acuerdo: "toda la adquisición había sido un plan elaborado que pusimos en marcha para poder conseguir un trabajo en Microsoft sin tener que mudarnos a Seattle".

Temas
Inicio