Llevábamos años esperando al primer barco autónomo que cruzara el Atlántico. Ya lo tenemos (y es decepcionante)

Llevábamos años esperando al primer barco autónomo que cruzara el Atlántico. Ya lo tenemos (y es decepcionante)
7 comentarios

El año pasado nos enterábamos de las intenciones de IBM, que ambicionaba replicar el legendario viaje del Mayflower en 1620 desde Plymouth a Massachussetts. Un trimarán bautizado con el mismo nombre y plagado de sensores y cámaras quería rehacer ese trayecto sin tripulación, y por fin lo ha conseguido... más o menos.

Espera, esto es Canadá. El nuevo Mayflower no alcanzó el mismo destino que el original, y de hecho acabó llegando al puerto de Halifax, en Nueva Escocia, Canadá. Lo hizo tras cinco semanas de navegación y tras varios problemas que obligaron a los ingenieros de IBM a tener que tomar algunas decisiones inesperadas.

Ser autónomo es estupendo hasta que deja de serlo. El elegante trimarán de 15 metros de eslora es autónomo y no cuenta con tripulación a bordo, pero le hubiera venido bien llevar un mecánico. En IBM explicaban cómo "la tecnología del sistema autónomo funcionó a la perfección, sin fallos", pero admitían que "tuvimos problemas mecánicos".

Captura De Pantalla 2022 06 06 A Las 9 54 50

Averías inesperadas. Tras salir desde Plymouth el 27 de abril, el Mayflower tuvo que hacer una escala no programada en las islas Azores, donde un equipo de IBM tuvo que desplazarse para hacer algunas reparaciones de emergencia. A finales de mayo, con el barco el alta mar, más problemas: las baterías del motor de arranque del generador tuvieron que lidiar con un circuito de carga averiado.

Lo importante es llegar. Finalmente y tras cinco semanas de navegación el Mayflower logró arribar al puerto de Halifax, en Canadá. La empresa de investigación ProMare, que colaboró en el proyecto, acabó teniendo que activar una computadora de navegación auxiliar que se había instalado en caso de problemas.

Al final esa computadora y el equipo decidieron no intentar llegar a Massachussetts y en lugar de eso poner rumbo al puerto de Halifax (a unos 1.100 km de distancia por carretera), que estaba más cerca que cualquier destino en EEUU. La misión no ha sido por tanto un éxito absoluto, pero como suele decirse, lo importante es llegar. El hito es un avance más en esa singular carrera por lograr que los barcos autónomos surquen los mares pronto: ya hay varios de mercancías con ese mismo objetivo.

Temas
Inicio