Compartir
Publicidad

En el MIT ya tienen unos supercondensadores para dispositivos wearable mejores que los de grafeno

En el MIT ya tienen unos supercondensadores para dispositivos wearable mejores que los de grafeno
Guardar
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El grafeno y los nanotubos de carbono son dos de los materiales más prometedores en el ámbito de la fabricación de condensadores de alta eficiencia. Cuando el desarrollo tecnológico haga posible su fabricación a gran escala resultarán muy útiles en un abanico muy amplio de dispositivos electrónicos, pero quizás no en los wearables. Y es que el mínimo tamaño disponible, por ejemplo, en los smartwatches y las pulseras cuantificadoras, complica mucho la integración de estos condensadores en su interior.

Afortunadamente, un equipo de investigadores del MIT parece haber dado con la solución: unos supercondensadores que utilizan unos finísimos hilos fabricados con nanotubos de columbio. Al parecer, estos dispositivos nos ofrecen una densidad de energía entre dos y cinco veces superior a la de los condensadores que usan nanotubos de carbono, por lo que su tamaño puede ser menor. Además, son flexibles, y estos científicos parecen estar convencidos de que van a encontrar la forma de fabricarlos masivamente con un coste bajo.

Ideales para los wearables

El reducido tamaño de estos supercondensadores, su rendimiento y su bajo coste los hace idóneos para ser utilizados en los smartwatches, las pulseras cuantificadoras y en cualquier otro dispositivo «vestible» en el que el espacio disponible es muy escaso. Aun así, no hay ninguna razón para pensar que otros dispositivos electrónicos, como los smartphones o los ordenadores portátiles, no puedan beneficiarse también de esta innovación, sobre todo si tenemos presente que cada vez son más finos.

Mit1

La razón por la que los científicos del MIT están convencidos de que estos condensadores serán baratos es bastante contundente: el columbio es un metal de transición relativamente abundante. Eso sí, por ahora los nanotubos de este material solo han sido fabricados en su laboratorio, por lo que para hacer posible su implantación a gran escala tendrán que diseñar un supercondensador cuya fabricación pueda ser abordada con garantías a escala industrial. En cualquier caso, están en ello, por lo que quizás no tardemos demasiado en volver a oír hablar de esta tecnología.

Vía | Gizmag
Más información | MIT
En Xataka | El grafeno hará lo casi imposible: que una bombilla gaste menos que una LED actual

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos