Los servicios de Apple han sido el gran protagonista de su crecimiento reciente. Ahora están desacelerando

Los servicios de Apple han sido el gran protagonista de su crecimiento reciente. Ahora están desacelerando
18 comentarios

De Apple se ha solido decir que era excesivamente dependiente del iPhone, un producto que llegó a acaparar dos tercios de sus ingresos. Ahora ha rebajado ese indicador a menos de la mitad de su facturación. Lo ha hecho con varias fórmulas: un Mac impulsado por Apple Silicon que ha ido ganando cuota de mercado o productos complementarios exitosos como los AirPods o el Apple Watch, pero sobre todo, por el auge de su división Servicios.

Esta división comprende los ingresos de la App Store (compras, suscripciones y compras in-app), los de Apple Care, iCloud, Apple Pay o los servicios propios de la empresa, como Apple Music, Apple TV+, Apple News+ o Apple Fitness+, entre otros. Y ahora, por primera vez en muchísimo tiempo, crece de forma comedida, tras lustros despegando a doble dígito.

Hay motivos para preocuparse

En la última presentación de resultados trimestrales han anunciado 19.200 millones de dólares facturados en esta división. Eso es una cifra inferior a la de los tres trimestres anteriores, y "solo" un 5% superior a la del mismo trimestre del año pasado.

Esto es un problema porque significa que la división lleva tres trimestres reduciendo sus ingresos, y al contrario que con la división iPhone, no es estacional. Esta misma gráfica con los ingresos por el iPhone presenta un patrón habitual: ventas pico en el trimestre posterior a su lanzamiento de final de verano, y tres trimestres posteriores con bastantes menos ventas.

En Servicios el patrón siempre ha sido alcista más allá de reducciones puntuales... hasta ahora. Solo Apple Care, que puede tener más ventas en el tercer trimestre por ser el de la renovación del iPhone, tiene algo de estacional aquí. Apple Pay, TV+, Music, iCloud, la App Store... son ingresos más sostenidos a lo largo del tiempo.

Veamos el crecimiento interanual de esta división.

Los servicios ya han sobrepasado al resto de divisiones salvo al iPhone y ahora mismo suponen el 21% de los ingresos de Apple, pero su crecimiento da síntomas de agotamiento.

Hay varios movimientos en la última década que apuntan a que Apple se ha apalancado en Servicios para continuar creciendo. Son productos que pueden escalar más rápido que el hardware, y dejando un mejor margen de beneficio para la empresa.

Por ejemplo:

  • En 2016 empezó a permitir que cualquier aplicación de la App Store se monetizase mediante la suscripción, en lugar de unas pocas categorías
  • Ha lanzado servicios propios de forma paulatina, como Apple Music en 2015; y sobre todo, el lanzamiento de Apple Arcade, TV+ y Apple Card en 2019
  • Lleva once años ofreciendo 5 GB gratuitos en iCloud, sin aumentarlos, empujando cada vez más a los usuarios de iPhone a pagar al menos un euro mensual para poder hacer sus copias de seguridad
  • En 2020 lanzó Apple One como forma de paquetizar las suscripciones a sus propios servicios, y así atraer más clientes y dificultar cancelaciones

¿Qué puede venir ahora para mejorar una tendencia de crecimiento que empieza a ir a la baja? Este anuncio ha llegado apenas unos días después de que Apple anunciase subidas de precios precisamente para varios de sus servicios (Apple Music, TV+ y el paquete Apple One), y semanas tras la subida de precios de la App Store. Medidas que pueden suponer un aumento de sus ingresos por usuario a costa de perder usuarios que decidan pasar a Spotify o cancelar TV+, por ejemplo; o descargar menos aplicaciones.

Apple Music estrenó novedades hace un año que todavía no han tenido la réplica de Spotify, como la música sin pérdida de calidad o el añadido de Dolby Atmos a una parte del catálogo. Sin embargo, sigue lejos de Spotify en cuanto a funciones de la aplicación (como el estupendo Spotify Connect) y rendimiento, especialmente en escritorio. ¿Mejoraría su base de suscriptores si se centrase en alcanzar a Spotify en este sentido?

Apple Arcade lleva más de tres años en el mercado y aunque su promesa inicial era muy razonable (barra libre de juegos de un gran catálogo a cambio de cinco dólares bajo la promesa de que no usarán mecánicas de microtransacciones ni publicidad), en este tiempo no parece más que un recurso para padres con necesidad de distraer a su descendencia sin miedo a facturas de cien euros en gemas virtuales.

TV+ tiene producciones de muy buena calidad y comparte dos claves con sus competidores: es parte de un ecosistema y no tanto un producto en sí mismo, como Amazon Prime; y se centra en historias de autor, como HBO Max. Sin embargo, la velocidad a la que crece su catálogo es glaciar. Y su competencia va en lancha fueraborda.

Sobre todo, videojuegos

La App Store es crucial para entender esta división. Apple no desagrupa sus ingresos y es imposible saber cuánto de Servicios es lo que factura Apple Music, cuánto Apple TV+, cuánto Apple Pay, cuánto iCloud, cuánto Fitness+... Lo que sí sabemos es que estimaciones de analistas dan mucho protagonismo a los ingresos de la App Store, concretamente a sus videojuegos.

Tras el críptico "Servicios" hay muchos productos de Apple, pero a nivel de facturación, el actor principal es el videojuego de la App Store

Un informe de hace un año publicado por el Wall Street Journal a colación del juicio frente a Epic reveló que Apple logró unos beneficios de 8.500 millones de dólares directamente por los juegos de su tienda de aplicaciones durante 2019. Esto equivale a una cantidad superior a los beneficios de Microsoft, Sony, Nintendo y Activision Blizzard por videojuegos durante aquel año.

"Servicios" es una forma elegante de agrupar varias fuentes de ingresos sin dejar saber quién decanta más la balanza, pero aparentemente, a tenor de la documentación revelada por el juicio contra Epic, son los Pokémon Go, Candy Crush u Honor Kings de turno. Y ahora apenas es capaz de mantener el crecimiento, ya con los grandes servicios de Apple puestos en el mercado.

Una de las posibles vías de crecimiento era el aumento de la publicidad en la App Store ubicando anuncios en nuevos emplazamientos. Eso se activó el lunes, hizo saltar alarmas el miércoles y para el jueves Apple ya había anunciado que daba marcha atrás. Feliz viernes.

Temas
Inicio