Compartir
Publicidad
Publicidad

La empresa china que se lleva su fábrica a Estados Unidos para ahorrar costes de fabricación

La empresa china que se lleva su fábrica a Estados Unidos para ahorrar costes de fabricación
Guardar
46 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El mundo al revés. Normalmente las empresas de todo el mundo externalizan sus procesos de producción para llevarlos a países como China, donde la mano de obra barata ha convertido al gigante asiático en el granero 2.0 del mundo. Ahora ha ocurrido lo contrario.

Una empresa china que fabrica camisetas hará justamente lo contrario, y se llevará su producción a Arkansas, donde hará uso de 330 robots (como estos) diseñados por una empresa estadounidense de robótica llamada Softwear Automation. En China han aplicado el mismo principio que regía la estrategia de las empresas extranjeras: ve donde te salga más barato fabricar.

Poderoso caballero...

Seguro que el nombre Tianyuan Garments Co. no os suena de nada, pero esta empresa es la encargada de fabricar millones de camisetas para firmas como Adidas, Armani o Reebok, y lograr mayores márgenes de beneficio siempre es el reto. Si hay que mudarse a Arkansas para ello, que así sea.

Softwear2

Eso es lo que debieron pensar los responsables de Tianyuan, que negociaron con los gobernantes en el estado de Arkansas durante un año antes de llegar a un acuerdo. En él estaban implicados no solo el uso de esos robots netamente norteamericanos, sino una serie de beneficios fiscales que harán que al final todo suene a éxito: 400 personas trabajarán en esa planta, muchas de ellas como operarios de estos robots, en Little Rock.

Esos ahorros se unieron a otros elementos, como la situación geográfica de Arkansas, uno de los implicados en la negociación, y que apuntaba a que el hecho de que "un tercio de residentes en los Estados Unidos están a una distancia a Arkansas de un día de coche", algo que también pareció convencer a los dirigentes de Tianyuan.

¿Inicio de una tendencia?

Como revelan en Bloomberg, esta no es la primera vez que algo así ocurre: en mayo la empresa Shandong Ruyi Technology Group Co. anunció sus planes para invertir 410 millones de dólares en una fábrica automatizada en Forrest City.

Robots1

Los beneficios son patentes: la cadena de suministro, la infraestructura, su mercado de consumidores y su mano de obra cualificada son según los expertos destacables. Como afirmaba Jae-Hee Chang, investigador en fabricación avanzada en la International Labour Organization (ILO), los Estados Unidos es un país muy atractivo para la producción "si los costes laborales se sacan de la ecuación".

Que es precisamente lo que permite la automatización, y es algo que confirmaban los comentarios de Pete Santora, el director comercial de Softwear Automation.

Si uno suma el coste de los impuestos, el transporte o las aduanas, fabricar en Estados Unidos comienza a tener sentido, sobre todo cuando los robots toman el mando y consiguen que el coste de fabricación de una camiseta (de calidad) sea absurdo. Si queréis saber cuanto, atentos: 33 centavos.

Poder fabricar a ese coste y distribuir esas camisetas a todo Estados Unidos de forma casi instantánea no parece mala idea. La creciente automatización de todo tipo de industrias y la inevitable evolución de los países que antes presumían de mano de obra barata podrían convertir este suceso en tendencia. Sobre todo cuando en países como en China esa mano de obra se va haciendo mayor y no está encontrando en los jóvenes —mejor preparados y más ambiciosos— un reemplazo fácil.

En Xataka | En esta fábrica china han sustituido al 90% del personal con robots, y la producción ha crecido un 250%

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos