'Batgirl' constata la cruda realidad del streaming: es más rentable matar una película que estrenarla sin cines

'Batgirl' constata la cruda realidad del streaming: es más rentable matar una película que estrenarla sin cines
69 Comentarios

Hasta ahora parecía que las películas de superhéroes eran el producto más seguro al que el Hollywood actual podía agarrarse como si de un clavo ardiendo se tratase. Lo mismo podría decirse del streaming. Pero ni uno ni lo otro podrían ser algo tan seguro tras la noticia que ha sacudido el panorama en las últimas horas, relativo al estreno de la película 'Batgirl'.

Ni streaming ni cines, cancelación. En medios como Variety confirmaron anoche la radical decisión de Warner y DC de dar carpetazo a la película protagonizada por Leslie Grace, dirigida por Adil El Arbi y Bilall Fallah, que se iba a estrenar directamente en HBO Max. Ahora ni tendrá estreno en streaming ni probará suerte con un estreno comercial en salas de cine, ya que la película ha sido cancelada a pesar de haber terminado el rodaje y estar en post-producción.

No es la única afectada con este cambio. 'Scoob! Holiday Haunt', una película animada que continúa el reboot realizado al personaje de Scooby Doo hace unos años, también ha sido cancelada de manera fulminante a pesar de estar destinada a HBO Max y también estar prácticamente terminada.

El motivo: los costes. Al conocerse la noticia se especuló que el resultado final había sido totalmente inaceptable para Warner Bros Discovery, la empresa madre del conglomerado que incluyer a Warner, DC y HBO. Quizá una respuesta al fracaso de 'Morbius' intuyendo una fatiga con el cine de superhéroes y quizá fuera conveniente no arriesgar con producciones de bajo nivel.

Pero nada de eso, los motivos son puramente económicos como han apuntado en Variety en las últimas horas. 'Batgirl' ha costado 90 millones de dólares sumando costes de producción y problemas relacionados con el COVID, algo que choca con la nueva estrategia que quiere imponer David Zaslav como CEO de Warner Bros Discovery. A diferencia de su predecesor en el puesto Jason Kilar, Zaslav quiere apostar más por los estrenos en cines y menos en el streaming, y no quiere que las producciones originales de HBO Max excedan los 35 millones de coste.

Incentivos por no estrenar. Los 90 millones de 'Batgirl' exceden por mucho las directrices de Zaslav, y al mismo tiempo desde el estudio no perciben a la película como lo bastante importante para tener un estreno en salas. Sumando costes de distribución internacional, los gastos de la película podrían duplicarse (se estiman cerca de 50 millones para comercializarla en Estados Unidos y decenas de millones para hacer lo propio en el resto del mundo).

Estrenar directamente en HBO Max tanto 'Batgirl' como 'Scoob! Holiday Haunt' parece la decisión más lógica para evitar esos sobrecostes, pero varias fuentes han asegurado que la decisión final ha sido tomar una deducción de impuestos en ambas películas a cambio de cancelarlas.

Esos incentivos fiscales, aparentemente, hacen los costes más asumibles que el estreno en plataformas. Warner asume el presupuesto de ambas películas como una "pérdida muerta", es decir, la sociedad declara este gasto como creado por la ineficiencia del mercado, al haber un desequilibrio entre oferta y demanda. Eso le permite deducirse una serie de impuestos ligados a dichas producciones y al grueso de la contabilidad de Warner Bros Discovery.

Nunca verá la luz del día. Al tomar esta decisión implica que ninguna de las películas podrá ser estrenada en ningún tipo de formato. Ni siquiera se podría tomar la vía de venderla a algún otro estudio, como Netflix, que decida asumir los costes de producción. Dicho de otra forma, 'Batgirl' está destinada a no ver nunca la luz del día.

A priori, esto no debería afectar a otros estrenos de DC. Ni siquiera la controvertida 'The Flash' parece en peligro, a pesar de todos los escándalos de su actor Ezra Miller, o la adaptación de 'Blue Beetle', originalmente producida para HBO Max pero que finalmente será estrenada en cines en 2023.

Los desafíos financieros del streaming. A pesar de ser una solución muy socorrida durante los momentos más duros de la pandemia, con los cines cerrados, la apuesta por el streaming parece cada vez más complicada de justificar por los estudios de cine. Al menos teniendo en cuenta las cantidades necesarias para invertir en contenido y lo que se está obteniendo de las suscripciones, muy distinto a la inversión de estrenos en salas que justificar los elevadísimos costes a través de la recaudación y de su posterior paso en mercados domésticos (alquiler digital y copias físicas).

Para el año 2025 se estima que estudios como Disney van a terminar invirtiendo anualmente unos 33.000 millones de dólares en contenido original, mientras que Netflix podría llegar a los 19.000 millones anuales y Warner Bros. Discovery 22.4000 millones -aunque las decisiones de Zaslav parece que atajarán directamente esas cifras-.

En conjunto, las principales plataformas podrían gastar conjuntamente 172.000 millones en contenido original, y el ritmo de las suscripciones está experimentando una notable deceleración. Por ello, no sorprende en exceso que las plataformas estén tendiendo hacia la subida del precio de las suscripciones, como han anunciado recientemente en Amazon. El negocio del streaming no era tan sostenible como parecía en un principio, y podríamos ver cada vez menos inversiones astronómicas en producciones concretas como esta. Dicho de otro modo, el caso de 'Batgirl' puede ser perfectamente el del canario en la mina.

Temas
Inicio