Compartir
Publicidad
Playlink: cómo Playstation quiere llevarse el juego de mesa a la consola
Videojuegos

Playlink: cómo Playstation quiere llevarse el juego de mesa a la consola

Publicidad
Publicidad

En una generación de consolas en la que todo parece girar en torno a teraflops, resoluciones 4K y demás prodigios técnicos, no deja de ser sorprendente que Sony se haya atrevido a integrar una nueva forma de jugar. PlayLink, que el pasado verano parecía ser un intento más de intentar triunfar donde fracasaron conceptos como el de Wii U o Kinect (y a falta de cifras y que la cosa mejore, tal vez habría que incluir también PlayStation VR), ha acabado convirtiéndose en una apuesta muy prometedora para PS4.

Con juegos como ‘Frantics’ que siguen saliendo del horno, y otros como el español ‘Melbits’ que siguen cociéndose allí, la idea de PlayLink cada vez gana más peso y apoyo como alternativa de juego. No es de extrañar, y es que tras esta gran idea se unen móviles y PS4 para añadir más variedad de público al juego en el salón.

¿Qué es PlayLink?

La forma más fácil de definir PlayLink es hablar de ello como una nueva forma de jugar. La idea consiste en conectar nuestro teléfono móvil a PS4 para utilizarlo como mando y poder jugar con más variedad de usuarios. Dicho de otra forma, puede que en casa sólo tengas un Dualshock y que tu familia no haya tocado un mando en su vida, pero eso no les impedirá disfrutar de la consola.

Con funciones que cualquier usuario de smartphone conoce a día de hoy, desde tomar una foto y pintar sobre ella, hasta utilizar la pantalla del teléfono como si fuese el trackpad del ratón de un portátil, PlayLink nos invita a unir jugadores ocasionales y habituales en un mismo escenario: jugar en el sofá.

Detrás de PlayLink está un catálogo de juegos enfocado a explotar ese concepto, títulos que en su mayoría parecen más cercanos a los juegos de mesa que a la realidad del videojuego actual, pero que consiguen aunar mecánicas y propuestas que pueden encandilar a cualquier tipo de público sin olvidarse de ser muy accesibles.

Con un sistema tan simple como descargar la aplicación adecuada y conectar el teléfono a la misma red Wifi (o utilizar PS4 como hotspot), cualquiera que pase por casa puede sentarse a disfrutar juegos de mesa tipo Trivial, Cranium o incluso minijuegos al estilo ‘Mario Party’ y películas interactivas. Y es que aunque la idea de jugar con el móvil es atractiva para casi todos, de nada serviría PlayLink si no tuviese un buen catálogo de juegos detrás.

¿Qué juegos hay disponibles?

‘¡Has sido tú!’

Disponible para entre dos y seis jugadores, '¡Has sido tú!' es lo más cercano a un juego de mesa loco que hemos tenido nunca en consola. Como si de un reto de preguntas y resupuestas se tratase, la idea es que la máquina elija a uno de los participantes y haga preguntas sobre él. El que mejor conozca a esa persona, o más suerte tenga, es el que se lleva el pato al agua. Al incluir pruebas de dibujo o mímica, el juego acaba de encandilarse a la gente que tiene delante y, pese a mis dudas antes de empezarlo, debo reconocer que acabó conquistando la fiesta.

‘Saber es Poder’

En 'Saber es Poder' entre dos y seis jugadores se enfrentan a una sucesión de preguntas para ver quién es el más rápido e inteligente de todos. Si tuviese que mantener las apariencias no diría que está muy lejos de ser el típico juego de preguntas sobre cultura general. De hecho, si alguna vez he ganado sólo ha sido porque he tenido más suerte en muchas preguntas, porque algo me sonaba o había leído antes sobre ello, y es que resulta un auténtico reto que va mucho más allá de las ya manidas preguntas de tu edición del Trivial del 96.

‘Singstar Celebration’

Adaptado del éxito de PS2, pero con móviles en vez de micrófonos para poder disfrutarlo, al retorno del rey del karaoke se pueden sumar de uno a ocho jugadores para intentar cantar lo mejor posible la selección de éxitos gratuitos que incluye. Dúos, temas cortos, todo lo que recuerdas de las fiestas de 'Singstar' de hace (ojo aquí) casi 14 años.

‘Intenciones Ocultas’

De los creadores del aplaudido 'Until Dawn' para PS4 nos llega una propuesta muy similar, un juego centrado en lo cinemático y en la toma de decisiones que, para esta ocasión, abandona por completo el mando de la consola y todo lo que tiene que ver con él. Es decir, que nos ahorramos los paseos y la exploración para simplemente controlar los caminos que queremos que tome la historia y ciertas acciones puntuales. La gracia está en que, de uno a seis jugadores, habrá que ponerse de acuerdo para ver qué elejimos en cada momento.

‘Frantics’

Heredando las recopilaciones de minijuegos de sagas como 'Mario Party', la idea detrás de 'Frantics' es que compitamos entre nosotros para ver quién consigue ganar cada prueba. Al no depender de la habilidad a los mandos, hace mucho más accesible que otros usuarios (hasta cuatro) puedan asomarse al género de los party games.

‘Planet of the Apes: Last Frontier’

Otra aventura cinemática, en esta ocasión centrada en la popular saga de películas del Planeta de los Simios. Igual que en 'Intenciones Ocultas', aquí la idea es sentarse a disfrutar de una película y decidir en ciertos momentos qué es lo que ocurrirá a continuación, salvo que en esta ocasión también incluye la premisa de conocer qué pasó entre El amanecer del planeta de los simios y La guerra del planeta de los simios.

¿Merece la pena?

Probé PlayLink por mera curiosidad, más con la mosca detrás de la oreja que esperando que me sorprendiera, pero lo cierto es que las veces que ha venido gente a casa y hemos jugado, la idea ha triunfado entre todos. Por lo accesible y fácil de utilizar que es, es el complemento perfecto si tienes un grupo de amigos al que le gusta los juegos de mesa y no queréis estar horas en la mesa.

También me ha funcionado como preámbulo, como entretenimiento mientras se monta una partida a un juego que requiera cierta preparación, pero debo reconocer que sólo algunos de los juegos del catálogo se han quedado instalados en la consola.

Es el caso de '¡Has sido tú!', ‘Saber es Poder’ y ‘Singstar Celebration’, principalmente por ser los que admiten partidas más cortas y ágiles, pero también porque creo que son los que mejor aprovechan la idea. Si bien es cierto que 'Intenciones Ocultas' y ‘Planet of the Apes: Last Frontier’ puden tener su gracia la primera vez que los juegas, una vez conoces la historia admite poca rejugabilidad y, aunque ese no fuese el caso, sus ritmos y tramas no me han acabado de convencer.

Con ‘Frantics’ pasó algo similar, pero en ese caso el culpable fue su control y variedad de pruebas. Tosco en el primer caso y excesivamente limitado en el segundo. Es, por así decirlo, el perfecto ejemplo de lo que PlayLink debería evitar para triunfar, un juego poco profundo y sin demasiados alicientes que parece hecho para engordar el catálogo de la idea.

¿Qué persigue Sony con PlayLink?

Antes hablábamos de los 14 años de la saga 'Singstar' y será difícil encontrar a alguien de mi quinta que no se haya acercado tímidamente al juego. Con él, Sony consiguió crear un éxito sin precedentes al acercar a todo tipo de públicos a una consola, y es una opción que desde entonces parecían haber olvidado.

La idea detrás de PlayLink es precisamente esa, retomar un negocio en el que el jugador casual también podía ser importante, especialmente ahora que parece que ya tiene al hardcore más que convencido. Hacerlo mediante aplicaciones gratuitas para iOS y Android, además de ofreciendo juegos a precio de risa que no requieren más accesorios o dispositivos, parece la forma más lógica de intentar dar ese salto.

Sin embargo es evidente que PlayLink no es 'Singstar' y, desde luego, le queda mucho para llegar a acercarse. De hecho, parece que la estrategia que buscan es más a largo plazo, apuntando a un goteo de propuestas que poco a poco vaya creando la ilusión de que PS4 también puede ser una consola social.

Tienen mucho trabajo por delante si persiguen esa idea, eso es evidente, pero cuando ya tienes a casi todo el público de jugadores convencido, apuntar a otros grupos demográficos parece la alternativa más convincente. Si además lo haces sin barreras de entrada, lo único que necesitan es un auténtico pelotazo para ganarse a quienes hasta ahora sólo se dedicaban a mirar cómo jugaba otro. Un pelotazo que, al menos a día de hoy, aún está por llegar.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos