España ha tenido que cerrar parte de su espacio aéreo. El motivo: un cohete espacial chino descontrolado

España ha tenido que cerrar parte de su espacio aéreo. El motivo: un cohete espacial chino descontrolado
50 comentarios

Según lo previsto, los restos de un cohete se han estrellado contra la Tierra (en aguas del Océano Pacífico) durante las últimas horas. La caída estaba prevista para esta mañana y ha afectado al espacio aéreo en España, uno de los países que se encontraban en la trayectoria del aparato.

Las previsiones en la noche de ayer ofrecían el océano índico como el lugar probable de caída del cohete. Sin embargo, conforme han ido pasando las horas, la ventana ha ido estrechándose, con la caída prevista acercándose primero a Australia para avanzar hasta su última posición, en el Atlántico Norte cerca de las Islas Azores. Finalmente ha sido lejos de ese punto, en el sur del Océano Pacífico donde han acabado estrellándose los restos.

Según el equipo europeo de vigilancia y seguimiento (EUSST), la última trayectoria estimada abarcaba parte del Pacífico, Centroamérica y el caribe, para cruzar la Península Ibérica por el norte, Italia, Grecia, el Levante mediterráneo y la Península de Arabia. La posible trayectoria se cierra en el Océano Índico.

Finalmente los restos se han precipitado lejos de la ventana estimada. Concretamente al sur del Océano Pacífico según ha expplicado el Comando Espacial de los EE.UU. a través de Twitter. El cohete se habría precipitado en esta zona a las 10.01 UTC (11.01 hora peninsular/CET).

A la espera de la caída, diversos aeropuertos españoles (entre ellos Barcelona, Tarragona, Ibiza y Reus) se han visto obligados a cerrar sus espacios aéreos durante cerca de una hora como medida de precaución. A estas horas han sido ya reabiertos.

El cohete es un Larga Marcha-5B Y4, encargado de poner en órbita el tercer y último módulo de la estación espacial china Tiangong. Como con los dos módulos anteriores, las autoridades de Beijín decidieron que la entrada de los restos del cohete no se realizara de forma controlada.

La primera de estas ocasiones fue en mayo de 2021, cuando el cohete (también Larga Marcha 5B) que había puesto en órbita el primer módulo de la estación espacial, Tianhe, se estrellaba en el Océano Índico. La segunda ocasión fue ya en julio de este año, cuando el cohete que había llevado al segundo módulo, Wentian, caía de nuevo sobre el mar.

Mengtian ha sido el tercero de los módulos (y por ahora el último) en acoplarse a la estación. El cohete partió el pasado 31 de octubre portando la estructura de casi 18 metros y 22 toneladas, llegando medio día después a su destino. El habitáculo espacial ya está totalmente operativo.

La estación espacial Tiangong servirá para realizar numerosas investigaciones en un contexto de microgravedad. Servirá para alargar la presencia humana en órbita, cuando la Estación Espacial Internacional se va adentrando en las últimas etapas de su vida útil en un contexto de incertidumbre para los proyectos multinacionales de exploración espacial.

Imagen | Lanzamiento de uno de los módulos de la estación espacial china, China News Service

Temas
Inicio