Aunque suene a ocurrencia, la propuesta de la alcaldesa de Gijón tiene cierto sentido: WhatsApp no tiene un impacto neutro en el mundo

Aunque suene a ocurrencia, la propuesta de la alcaldesa de Gijón tiene cierto sentido: WhatsApp no tiene un impacto neutro en el mundo
36 comentarios

Ana González, alcaldesa de Gijón, aprovechó la inauguración de la Conferencia sobre la Agenda Urbana 2030 en su ciudad para hacer un llamamiento contra el uso excesivo de la mensajería en WhatsApp por el exceso de consumo energético que ello supone, y con él, el aumento de la huella de carbono.

"Casi todo el mundo tiene WhatsApp y pertenece a grupos de WhatsApp. Pues fijemos una norma en los grupos de WhatsApp y en nuestras relaciones, que es que cuando alguien nos dice 'hasta mañana' o 'mañana nos vemos', que no empecemos todos a poner 'ok', porque cada 'ok' de esos supone huella de carbono".

Gramos de CO2e

Aunque pueda parecer una ocurrencia cualquiera, y a falta de saber si esa frase llegó sostenida en estudios o no, no está exenta de razón. Aunque no hay datos publicados sobre el impacto energético de un mensaje de WhatsApp, sí los hay de sus hermanos mayores, los correos electrónicos: Ovo Energy, una empresa británica de distribución energética, dijo en 2019 que un solo mail produce 1 gramo de CO2 equivalente. Y lo ampliaron con un cálculo: si cada uno de los usuarios de algún servicio de correo electrónico en Reino Unido dejasen de enviar un correo al día, al cabo del año se ahorraría el equivalente a 81.000 vuelos Londres-Madrid.

Aunque ese cálculo parece pesimista en exceso una vez se analizan sus números, incluso partirlo por la mitad dejaría 40.000 aviones al año volando entre Heathrow y Barajas que podríamos ahorrarnos. Solo en el caso de los correos no enviados en Reino Unido.

Una investigación de McAfee publicada por The Guardian en 2010 llegó a una conclusión muy similar en cuanto a la huella de carbono: cifró en 0,3 gramos un correo de spam, en 4 gramos un correo genuino y en 50 gramos uno que incluyese un adjunto pesado. El promedio de 1 gramo parece acertado.

Ese impacto viene calculado por el tiempo requerido de consumo eléctrico del dispositivo, el de la conexión a la red, y sobre todo, por el espacio ocupado en servidores, el actor más pesado en este reparto.

Podemos discutir sobre la efectividad de la propuesta o sobre su posición en la lista de prioridades, pero sabemos que las comunicaciones online también tienen un impacto en la huella de carbono

¿Tiene un impacto similar enviar un "ok" por WhatsApp? Según la BBC, un poco inferior. Como lo tiene también enviar tuits, mensajes en cualquier plataforma, etc. La mensajería por SMS, con 0,2 gramos de CO2e es la que menos impacto tiene, si bien podemos escribir mucho menos texto por ahí que en un correo o un mensaje de WhatsApp, lo que le beneficia en la comparativa.

De la misma forma que hasta hace unos años no importaban demasiado las emisiones hasta que empezaron a ser reguladas, o tal y como empezó a existir un cierto sentimiento de culpa por viajar en avión, sobre todo si el tren o el coche son alternativas válidas (aunque tampoco mucha culpa), es posible que en los próximos años se empiece a abogar por moderar nuestra conducta online para evitar demasiadas trivialidades superfluas.

Si tendrá éxito algo así o no, o si empezará a haber cierta conciencia con no usar las comunicaciones digitales de forma "abusiva", sea en WhatsApp, en Instagram o en Twitter, solo lo dirá el paso del tiempo y cómo permee esa conciencia en el imaginario colectivo. Otra cuestión es si tiene más sentido atacar directamente a otras causas que a los veinte "ok" seguidos en un grupo de WhatsApp, que quizás podrían ser punibles por otras causas.

Temas
Inicio