Compartir
Publicidad
Dónde está realmente el coche autónomo a día de hoy y qué han prometido las marcas en el Salón de Ginebra para el futuro
Automóvil

Dónde está realmente el coche autónomo a día de hoy y qué han prometido las marcas en el Salón de Ginebra para el futuro

Publicidad
Publicidad

El coche autónomo dejó de ser hace tiempo, si es que alguna vez lo fue, una aventura de futuro incierto. Poco a poco ha ido formando parte de la agenda oficial, que no oficiosa, de un número creciente de marcas. Premium y generalistas. Una de las últimas en dar a conocer oficialmente su interés en estos vehículos ha sido la española SEAT, con cuyo presidente, Luca de Meo, pudimos hablar durante el Mobile World Congress, que, como sabéis, se celebró en Barcelona hace pocos días.

Sin embargo, a pesar del esfuerzo que están haciendo las compañías que en este momento llevan la delantera en las tecnologías que requiere el coche autónomo, aún hay muchas preguntas sobre la mesa. Y en estas circunstancias es inevitable dejarse dominar por cierta incertidumbre. En cualquier caso, las dudas que tenemos los usuarios se pueden sintetizar en solo dos ideas: cuándo estará listo el coche completamente autónomo, el de nivel 5, y qué impacto tendrá en nuestras vidas. Afortunadamente, tenemos la información que necesitamos para dar una respuesta razonablemente certera a esta y otras inquietudes. Vamos allá.

Una incursión tan sorprendente como necesaria

Los que seguimos día a día la actualidad del mundo de la tecnología, independientemente de que nos dediquemos a escribir o a leer sobre ella, ya estamos curtidos. Seguro que estaréis de acuerdo conmigo en que no es fácil sorprendernos, pero debemos reconocer que la entrada en el mundo del coche autónomo de empresas conocidas por todos por su rol en los sectores de la electrónica de consumo y las tecnologías de la información, como Apple o Google, fue en su momento una especie de pequeña catarsis.

Waymo ya está probando en la calle coches autónomos de nivel SAE 4 sin conductor de seguridad

El papel de Apple en este sector al principio no estaba nada claro. Pero, después de esos titubeos iniciales, los de Cupertino defendieron que ellos van a limitarse a desarrollar software y tecnologías para el coche autónomo, por lo que, por el momento, no parecen interesados en competir con los fabricantes de coches. De hecho, de esto va su proyecto Titán, del que os hemos hablado con bastante profundidad en otros artículos.

Waymo

La estrategia de Waymo es muy diferente a la de Apple. Y, su ritmo, también. Esta compañía, que, como sabéis, forma parte del entramado de empresas de Alphabet, la multinacional cuya más importante subsidiaria es Google, ya está probando desde mediados del pasado mes de noviembre coches autónomos de nivel 4 sin conductor de seguridad (un poco más adelante repasaremos qué es esto de los niveles para los que no hayáis oído hablar de ellos aún). Pero no los está probando en un circuito específico, y, por tanto, en condiciones irreales, sino en las calles de Phoenix (Arizona), en un entorno con tráfico real y bajo condiciones de imprevisibilidad reales.

Merece la pena que nos hayamos detenido un momento para hablar del rol que ejercen estas compañías porque puede ayudarnos a entender lo importante que es desarrollar la inteligencia artificial y las tecnologías que harán posible la llegada en el futuro del coche completamente autónomo. Ese que nos permitirá leer, dormir o hacer cualquier otra cosa de las que podemos llevar a cabo en el habitáculo de un coche mientras este nos lleva por sí solo a nuestro destino.

Apple

En este contexto empresas como Google, Apple o AMD, que está desarrollando junto a Tesla un microprocesador para inteligencia artificial que esta última incorporará en sus coches, y que, presumiblemente, propulsará a los Tesla al nivel 5 SAE de conducción autónoma, pueden tener mucho que decir.

Esto es lo que la conducción autónoma nos ofrece hoy

Lo prometido es deuda, así que, antes de seguir adelante, vamos a repasar brevemente en qué consisten los niveles SAE de conducción autónoma (si queréis conocerlos con todo lujo de detalles no os perdáis el artículo que les dedicamos hace unos meses). La SAE (Society of Automotive Engineers) es la Sociedad de Ingenieros de Automoción, una organización creada en Estados Unidos a principios del siglo XX cuya principal ocupación es definir estándares que puedan ser implementados por las empresas involucradas en el sector de la automoción.

La clasificación de niveles de conducción autónoma que ha logrado imponerse es la propuesta por la SAE

Hay otras organizaciones que también se preocupan de definir esos estándares, como la también estadounidense NHTSA o la alemana BASt, pero poco a poco parece que la que ha ido imponiéndose es la clasificación propuesta por la SAE. Lo realmente interesante es que esta norma propone seis niveles de conducción autónoma numerados del 0 al 5. El primero de ellos, el nivel 0, identifica a los vehículos que no cuentan con ningún tipo de automatización de la conducción (los coches tradicionales tal y como los hemos conocido durante décadas).

El segundo, el nivel 1, describe los vehículos que incorporan algunos sistemas de automatización que facilitan el control del desplazamiento longitudinal del coche, o bien del movimiento lateral, pero no ambos a la vez. El conductor sigue siendo la persona que va sentada «al volante». Todos los coches que incorporan algún tipo de control adaptativo de la velocidad de crucero capaz de acelerar, frenar y mantener por sí solo la distancia de seguridad, y hay muchos, quedan englobados en este nivel. También los coches con aparcamiento asistido que solo actúan sobre la dirección, pero no sobre el acelerador y el freno, son de nivel 1.

Actualmente podemos encontrar en el mercado muchos modelos con nivel SAE 2, como el Mercedes-Benz Clase E, el Volvo XC60, los SEAT Ibiza y León, el Volkswagen Golf y el Audi A3, entre muchos otros

El tercer nivel, el 2, aglutina los coches que cuentan con un piloto automático de carácter temporal para autopistas, así como aquellos que tienen un asistente para atascos de tráfico que únicamente funciona en circunstancias muy específicas (normalmente solo por debajo de 60 o 65 Km/h). También son de nivel 2 los vehículos que tienen aparcamiento asistido, pero que, a diferencia de los de nivel 1, en este caso actúa tanto sobre la dirección como sobre el acelerador y el freno. Eso sí, el conductor sigue siendo imprescindible.

Pasamos al nivel 3, y aquí la conducción autónoma empieza a ponerse realmente emocionante. Un coche de esta categoría debe ser capaz de controlar el desplazamiento longitudinal y el movimiento lateral, así como de detectar objetos y eventualidades que afectan a la conducción. Y, por supuesto, debe poder responder de forma automática ante ellos. Como veis, el nivel de automatización ya es importante, pero el conductor sigue siendo esencial porque debe estar preparado para intervenir si el sistema lo solicita o se produce un error que conlleva la desaparición de las condiciones óptimas de funcionamiento. Sencillamente, el conductor a veces conduce, y a veces no. Depende de las circunstancias.

Un coche de nivel SAE 5 debe ser capaz de conducir solo en cualquier contexto y de reaccionar ante cualquier circunstancia imprevisible

En el nivel 4 la conducción autónoma adquiere un tono aún más serio e impactante. Y es que es esencialmente idéntico al nivel 3, pero con una mejora muy importante: si se produce un error o las condiciones óptimas de funcionamiento desaparecen, debe existir un sistema de respaldo capaz de tomar el control y sostener la conducción automática hasta recuperar las condiciones de riesgo mínimo. Llegado este momento, la conducción sería de nuevo controlada por el sistema autónomo principal. En cualquier caso, lo realmente impactante es que un coche de este nivel puede circular solo. El conductor aquí ya no es necesario, pero el coche sigue lastrado por la posibilidad de que se den ciertas condiciones en el entorno que hagan imposible mantener la conducción. En ese caso, el vehículo se detendría.

Y llegamos al nivel 5. Como podéis intuir si no habéis oído hablar de estos niveles, un coche con estas prestaciones puede circular completamente solo. Da igual en qué contexto y en qué circunstancias externas: a diferencia de los vehículos de nivel 4, debe ser capaz de responder con eficacia ante cualquier alteración de las condiciones óptimas de funcionamiento, manteniendo la marcha. En los coches de nivel 4, si nos atenemos al estándar propuesto por la SAE, la presencia del volante y los pedales no es imprescindible, aunque sí recomendable para que un conductor humano pueda retomar la conducción si es necesario. Pero en los coches de nivel 5, desde luego, es absolutamente prescindible.

Deteccionsae

Ahora ya nos encontramos en disposición de responder una de las preguntas más interesantes del artículo. Si vamos hoy mismo a un concesionario, ¿cuál es el nivel de conducción autónoma más avanzado que podemos encontrar en un coche que ya está a la venta? La respuesta, después de lo que hemos visto, es bastante rotunda: el nivel 2.

Lo bueno es que la oferta es bastante amplia, por lo que no solo tenemos coches de marcas premium, como Volvo, Mercedes-Benz o Audi, sino también de fabricantes generalistas, como SEAT o Volkswagen, entre otros. Ya sabéis que aquí quedan englobados los vehículos que cuentan con piloto automático temporal para autopistas, asistente para atascos de tráfico y aparcamiento asistido completo.

Deteccionsae3

No obstante, debo hacer un inciso importante. Algunas marcas han hecho aproximaciones muy cercanas al nivel 3, por lo que no resulta descabellado considerar que los Model S de Tesla equipados con el sistema AutoPilot 2.0 pertenecen a este nivel. Este es probablemente el coche que mejor se adecua actualmente a lo que estipula el estándar SAE J3016, aunque existe cierto debate al respecto. De ahí que, por el momento, sea prudente aceptar su pertenencia a este nivel con cierto recelo. Eso sí, Tesla ha asegurado que seguirá actualizando el software de sus coches, mejorándolos hasta alcanzar el nivel 5. Ahí queda eso.

Los coches de nivel 4 ya están circulando, pero en pruebas

De hecho, llevan bastante tiempo haciéndolo. El gobierno de los estados de Nevada y Arizona aprobó hace ya varios años una ley que permite la circulación, bajo unas condiciones de seguridad muy estrictas, de vehículos autónomos. Tanto es así que a mediados de 2012, un año después de la aprobación de estas leyes, el estado de Nevada expidió la licencia al primer coche autónomo con permiso para circular: un Toyota Prius equipado con la tecnología de conducción autónoma de Google.

A partir de ese momento tanto Waymo como otras empresas, entre las que podemos destacar Uber y General Motors, han comenzado a realizar pruebas de conducción autónoma en ciudades como Las Vegas (a principios del pasado mes de enero nosotros mismos pudimos probar un taxi autónomo de Lyft en esta urbe durante la celebración del CES) o Phoenix, ambas ciudades pertenecientes a los dos estados que he mencionado en el párrafo anterior.

Pero lo curioso es que a mediados del pasado mes de noviembre Waymo dio a conocer que había empezado a realizar pruebas en las calles de Phoenix con coches autónomos sin conductor de seguridad. Hasta ese momento era necesario que un conductor estuviese al volante para tomar el control si alguna circunstancia lo exigía. Pero ya no. Los coches autónomos de esta compañía llevan cuatro meses circulando sin conductor por la ciudad.

Eso sí, estos vehículos no tienen el nivel 5 de conducción autónoma, sino que deben conformarse, por el momento, con el nivel 4 SAE debido a que pueden presentarse circunstancias en la vía y el entorno que hagan imposible mantener la conducción. Y en ese caso el coche se detendría. Pero es evidente que antes de llegar al nivel 5 es necesario pasar por el nivel 4 y recabar toda la información necesaria para mejorar esta tecnología tanto como sea preciso para que el máximo nivel algún día sea posible.

Deteccionsae2

California no tardó mucho en seguir los pasos de Nevada y Arizona, y también aprobó una ley que permite la circulación de coches autónomos por la calles de sus ciudades. De hecho, a partir del próximo mes de abril las empresas que lo deseen, y cuyos vehículos cumplan los requisitos estipulados por la ley, pueden comenzar a probar en sus urbes coches autónomos sin conductor de seguridad.

Tanto es así, que, curiosamente, la nueva normativa permite que estos coches puedan circular sin necesidad de contar con volante, pedales, espejos retrovisores o cualquier otro elemento necesario para la conducción por un ser humano, pero prescindible para los sistemas de conducción autónoma.

Esto es lo que nos han prometido en el Salón de Ginebra

El Salón del Automóvil que se celebra en esta ciudad suiza es un escaparate fantástico para que las marcas presuman de aquello en lo que están trabajando. Y este año, en lo que concierne al coche autónomo, no han defraudado. De todo lo presentado los dos fabricantes que han llamado más la atención por la ambición de sus propuestas han sido Volkswagen y Renault.

Volkswagen prevé que podrá lanzar la versión de nivel SAE 5 del I.D. VIZZION en 2025

La empresa alemana nos ha enseñado el I.D. VIZZION, una berlina eléctrica que, según Volkswagen, llegará al mercado en 2022. Esa versión será presumiblemente un coche con nivel de conducción autónoma 2 o 3 (no han sido muy explícitos a la hora de detallarlo), y, por tanto, contará con volante, pedales, espejos retrovisores y todos los elementos que necesitamos las personas para poder conducir con seguridad.

Volkswagenauto

Lo realmente llamativo es que este fabricante también ha asegurado que unos años después lanzará una versión de su I.D. VIZZION con nivel de conducción autónoma 5. Sí, nivel 5. Es más, también han confirmado que este coche no tendrá volante ni pedales. Estará totalmente adaptado a la conducción autónoma más exigente, y, por tanto, sigue la misma línea del Cruise AV, el coche con nivel SAE 4 que General Motors pretende lanzar en 2019.

Renault ha seguido los pasos de Volkswagen y nos ha enseñado el EZ-GO, un coche autónomo, eléctrico y conectado que llegará con nivel de conducción autónoma 4. Eso sí, se trata de un vehículo conceptual que derivará en una nueva familia de prototipos conceptuales que la marca francesa presentará a lo largo de este mismo año. Por esta razón, por el momento no sabemos cuándo podría llegar a la calle un coche que refleje fielmente esta filosofía de diseño. Pero este anuncio cuando menos es interesante porque demuestra que Renault se toma muy en serio al coche autónomo, y nos anticipa que esta marca está trabajando en esta tecnología.

Y el nivel 5… ¿para cuándo?

Esta es la pregunta del millón. No es fácil saber con precisión cuándo los fabricantes dispondrán de la tecnología necesaria para colocar en los concesionarios coches que sean completamente autónomos, bajo cualquier circunstancia, y que, por tanto, respondan a las exigencias del nivel SAE 5. Pero lo que sí tenemos son algunas pistas que pueden ayudarnos a intuir cuándo llegará ese momento con cierta precisión.

Elon Musk afirmó hace unos meses durante una conferencia que pronunció en una charla para TED que Tesla tendrá modelos autónomos de nivel SAE 5 en 2019

Por el momento parece que las marcas mejor situadas para lanzar las primeras un coche autónomo de este nivel son Tesla y Waymo. De hecho, Elon Musk, que, como sabéis, es el máximo responsable de la primera, desveló en una charla que pronunció dentro del ciclo de conferencias TED a mediados del año pasado que sus coches permitirán a sus compradores echarse una siesta mientras el vehículo se desplaza él solito a su destino en un plazo no superior a dos años. Es decir, en 2019. Desde fuera esta afirmación parece demasiado atrevida, pero Elon Musk no se caracteriza por ser recatado cuando declara sus intenciones. Así que ya veremos…

Las previsiones de BMW son un poco más conservadoras, y, por tanto, parecen algo más realistas. La marca alemana calcula que el nivel 3 será muy habitual en nuestras calles en 2021, algo que no parece en absoluto descabellado. Eso sí, también dice que un año antes, en 2020, se habrán generalizado las pruebas de prototipos de nivel 5. Lo que aún no confiesa es cuándo espera colocar en el mercado un coche que responda a este último nivel, así que podemos continuar prestando atención a la otra marca alemana que se ha pronunciado: Volkswagen.

Durante la presentación en el Salón de Ginebra de su I.D. VIZZION, este último fabricante desveló que confía en poder lanzar la versión con nivel SAE 5 de su berlina en 2025. Sí, dentro de siete años, lo que en cierta medida parecer alinear esta previsión con la agenda de BMW. Lo que está claro es que el tiempo pondrá a cada uno en su lugar y nos demostrará qué empresa consigue colocar antes en sus concesionarios un coche autónomo de nivel 5. Parece bastante razonable pensar que ese momento podría llegar a mediados de la década próxima, pero, quién sabe, quizás Elon Musk cumpla su palabra y nos dé una sorpresa.

En Xataka | De 0 a 5: cuáles son los diferentes niveles de conducción autónoma, a fondo | ¿Son realmente más seguros los coches autónomos que las personas al volante?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio