Guía para adentrarse en 'Star Trek': cuál es el mejor orden para ver toda la franquicia y dónde hacerlo
Nuevo

Guía para adentrarse en 'Star Trek': cuál es el mejor orden para ver toda la franquicia y dónde hacerlo

Hay veces en que la vida te pone por delante una tarea difícil, como luchar contra el cambio climático o visionar cronológicamente 'Star Trek', por ejemplo. Para lo primero no podemos ayudarte (aunque reciclar y usar transporte público ayuda), pero lo segundo es algo que vas a descubrir ahora.

Así que quieres adentrarte en 'Star Trek'. Reconozco que, si bien es una franquicia divertidísima que te proporcionará horas de visionado, son tantos los capítulos, desperdigados en varias series que no necesariamente continúan la anterior, que lo mismo te haces un lío. Tienes ante ti más de 600 horas, básicamente 25 días seguidos sin parar. ¿Por dónde empiezo?, preguntas. Pues nosotros te proponemos dos opciones distintas: una cronológica (bastante ortodoxa) y otra salteada. Pero antes, hay algo que debes saber...

La maldición de Star Trek

Pues sí, es necesario que clave el freno y nos meta en una carretera secundaria para que aprendas una lección de historia. Tiene que ver con la serie original de 'Star Trek' y con lo que podríamos llamar karma, si es que crees en esas cosas. Porque verás, la tercera temporada de la serie original de Star Trek estuvo rodeada de mala suerte... y malas decisiones.

¿Qué a qué problemas me refiero? Gene Roddenberry, siempre a la gresca con NBC (y con todo el mundo en general), no estaba en su mejor momento ni como autor, ni como supervisor; los genios de la ciencia ficción que ayudaron a pergeñar algunos de los mejores episodios de las temporadas uno y dos no volvieron; hubo discutibles decisiones de producción y un recorte presupuestario; la cadena trasladó la serie a la franja de la muerte, la de los viernes noche, después de una petición masiva de los fans y una jugarreta de Jerry Lewis. Entre todos la mataron y ella sola se murió.

Oficina De Gene Roddenberry
Gene Roddenberry no era un tipo con el que trabajar fuera fácil

El caso es que, a partir de entonces, las series de 'Star Trek' se caracterizan por empezar a mejorar sustancialmente… a partir de la tercera temporada. Como si algo les impidiera alcanzar su potencial hasta pasar esa barrera que la original no pudo.

Esto no quiere decir que las dos primeras temporadas de cada serie que vino después sean malas; tampoco que no haya capítulos notables hasta ese punto. Pero como serie, como producto total en el que todos los engranajes funcionan y la premisa se explota de verdad, ninguna despega hasta ese punto. Y esto te conviene saberlo antes de verlas todas; ahora sí, entramos en materia...

Orden cronológico interno

¿Qué es lo que proponemos en el orden cronológico interno? Una forma de ver cada serie y película de 'Star Trek' según la fecha en la que se ambiente dentro de la propia narración. En contra de lo que pueda parecer, este tipo de orden puede parecer un poco desesperante al principio. El motivo es que 'Star Trek' ha ido sofisticándose con los años y, como veremos, alguna serie no continúa precisamente donde lo dejó la anterior.

Además, la forma de narrar historias ha evolucionado y el planteamiento de episodio en los años 60 no tiene nada que ver con lo que se consideraba en los 80, ya ni te cuento entre los 90 y los 00. Sin embargo, es bastante satisfactorio comprobar cómo algunas piezas encajan y, para qué negarlo, el nivel general es notable. ¿Listos para comenzar el viaje?

'Star Trek: Enterprise' - La historia de los pioneros

Si quieres empezar a ver 'Star Trek' según el orden interno, tienes que empezar por una serie bastante reciente, con 'Star Trek: Enterprise' (2001-2005), y prepararte para un viaje movido. La serie, creada por Rick Berman y Brannon Braga, está ambientada en el siglo XXII. Cuenta las aventuras del capitán Jonathan Archer (Scott Bakula) y la tripulación del primer Enterprise capaz de alcanzar velocidad de curvatura: por tanto, de ir donde ningún otro hombre ha ido jamás, sólo que ojalá lo hubiera hecho con algo más que tumbos y una tripulación más diversa.

Gracias a la incorporación de Manny Coto (cuya serie ‘Odyssey 5’ merece un redescubrimiento), la cuarta temporada tuvo como objetivo la creación de la Federación Unida de Planetas, después de lidiar con una Guerra Fría Temporal que empezó como buena idea y terminó estrangulando hasta a los propios creadores, y la aparición de los Xindi, un conjunto de razas que salvaron a la serie de la cancelación. Es esa apuesta por la serialidad a lo largo de temporadas la que presenta, a la vez, el punto fuerte y el débil de la serie: por un lado, los personajes y sobre todo Archer ganan aristas con cada episodio; por el otro, obliga a un visionado completo.

Y a comulgar con ruedas de molino como ‘Carga valiosa’ en la segunda temporada (cuyo guionista, David Goodman, dijo que esa mierda que se emitió no es la mierda que escribió), alguna escena gratuita como de 'Los Serrano' o el desastre de final de serie llamado ‘Estos son los viajes…’, que deberías ver después de ‘La nueva generación’ o nunca, ahí ya lo que prefieras.

'Star Trek: Discovery' - La nueva en el barrio

Su planteamiento es poco ortodoxo: está ambientada diez años antes de las aventuras del Capitán Kirk, aunque aparecen múltiples elementos que sonarán a los más fans, como el mismísimo padre de Spock, Sarek. Desde los primeros episodios queda claro que la forma de narrar de esta serie tiene más en mente el modelo actual, con un misterio que solucionar en cada temporada y que se va desplegando poco a poco. Por cierto, quizás cronológicamente, antes de esta serie haya que introducir el piloto de la 'Star Trek' original, 'The Cage'.

De esta serie nos quedamos solo con las dos primeras temporadas, ya que la temporada 3 nos manda a un futuro muy distante, el del siglo 32, del que hablaremos cuando llegue el momento. De momento, esta estupenda producción que ha revitalizado la franquicia pertenece a la misma era que la 'Star Trek' original, del mismo modo que lo hace la inminente 'Strange New Worlds', y que se sitúa en el punto de la cronología en el que el capitán Pike, Número Uno y Spock están en la Enterprise antes de la llegada de Kirk.

'Star Trek: La serie original', 'Star Trek: La serie animada' y las películas - Los de siempre

Star Trek La Serie Original

Agárrate los machos porque te toca 'Star Trek’, la serie original, un salto quizá demasiado duro en tanto que ni la puesta en escena, ni el desarrollo dramático se parecen a 'Enterprise' y menos aún a 'Discovery', que esto es una serie de los sesenta.

Además, Gene Roddenberry, de cara a la sindicación y por tanto a la reposición no necesariamente ordenada, exigió un botón de reinicio al final de cada episodio (metafóricamente hablando), algo que puede poner nervioso al espectador actual, acostumbrado a la narrativa a largo plazo, cuando no morosa.

Pero si puedes pasar por alto eso y aprecias el corazón de sus historias, verás una serie con unos capítulos y conceptos increíbles, una tripulación a la que es imposible no coger cariño y en especial a su núcleo, formado por Kirk, Spock, McCoy y Scotty.

Antes de saltar a las películas, que conforman una cuarta temporada, podrías hacer otro ejercicio de arqueología catódica y sumergirte en la serie animada de Filmation, de sólo dos temporadas, que llegó a expandir algunos de los capítulos de la serie original y por lo tanto se aventura, de manera tímida, en cierta continuidad narrativa.

En cuanto a las películas, hay de todo, como en la botica del Dr. “Huesos” McCoy, pero la media se sitúa en el notable y algunas podrían pasar por excelentes episodios. Son, por orden: una entrada soporífera y aún así apreciable, un clásico, dos notables filmes seguidos, un chasco salvable, otra maravilla y, bueno, una complicada de situar porque está protagonizada también por los otros.

Caminos paralelos: la línea del reboot o "Jotajotaverso"

Digo Jotajotaverso en vez de Jjverso por escribir algo pronunciable, pero espero que ya entiendas a qué me refiero: al reinicio que la franquicia tuvo en 2009 a manos de J. J. Abrams, trilero audiovisual, macguffinista de manual y buen tío en general.

Con tres películas en su haber, la primera narra un evento que crea una realidad paralela a la de la serie original, de modo que los fans más hardcore no pudieran rabiar al reescribir la serie original.

Su situación en toda esta cronología es, por tanto, dudosa: por un lado, está la rejuvenecida tripulación original; por el otro, la inclusión de un viejo Spock, para quien su mejor amigo Kirk está muerto, me llevaría a situarla entre la sexta entrega fílmica, ‘Star Trek La próxima generación’, y la serie TNG para respetar así la línea de tiempo del vulcaniano.

'Star Trek: La nueva generación' - Los otros tipos

'Star Trek: La nueva generación’ (TNG en adelante) podría ser la serie más apreciada por el espectador medio, al tener una estética más cercana a la de nuestra época y una sensibilidad respecto a la ciencia ficción más cercana a las mejores épocas del género. También es una serie en lucha constante consigo misma, no sólo como vivo ejemplo de la deriva del género de la ciencia ficción. Y es que aún sufre de ese botón de reinicio vestigial, si bien se permite cierta progresión y rebeldes ejercicios de continuidad.

Al igual que la serie original, las películas de la TNG forman una nueva temporada. La serie terminó en 1994 y en ese mismo año se estrenó su primer filme, 'Star Trek: La nueva generación’, la sexta película de todas las de Star Trek y en la que comparten protagonismo con los miembros de la serie original. Y es que es necesario haber visto TNG para entender, por ejemplo, por qué en 'Primer Contacto’ Picard odia tanto a los Borg. Una pista: tiene que ver con el apabullante final de la tercera temporada.

Al contrario que con Kirk, todas las películas de Picard, salvo ‘Primer contacto’, son de peor calidad que la serie. Y puedes despedirte de casi toda la tripulación con 'Némesis’, su inmerecido broche.

'Star Trek: Espacio Profundo Nueve' - La estacionaria

Star Trek Espacio Profundo 9

Restan dos series por descubrir, cada una con siete temporadas a sus espaldas: 'Star Trek: Espacio Profundo Nueve’ (DS9 cuando me canse de escribir el nombre) y 'Star Trek: Voyager’. Aparte del número de temporadas y de la época en la que discurren, después de TNG, no podrían ser más distintas.

La primera, protagonizada por el Capitán Benjamin Sisko, tiene lugar en una estación espacial y por tanto tiene más de Western, de relato fronterizo: apuesta por la serialidad y es, de todas, la más seria al abordar conflictos externos e internos con la misma gravedad.

Eso no quita con que tenga una primera temporada con alguno de los puntos más bajos de la franquicia, como este fragmento del capítulo ‘Sigue hasta casa’ de aquí arriba, que el propio Ronald D. Moore (creador de ‘Battlestar: Galactica’ y eminente trekkie) vio por la televisión y se pensó si se habían vuelto locos.

Entre las mejoras, pasada la temible barrera de la segunda temporada, está la reincorporación de un notable personaje. ¿Recuerdas, poco más atrás, mi comentario de que 'Star Trek: Némesis’ supone la despedida de casi toda la tripulación de Picard? Eso es porque Worf, el carismático Klingon, llega al mando de Sisko a partir de la cuarta temporada.

Aunque nunca recomendaría el visionado suelto de la serie, sí que puedes guiarte por un truco para saber de un vistazo si el capítulo tiene más probabilidades de ser bueno: si Sisko tiene afeitada la cabeza, casi seguro que molará. El actor Avery Brooks lo llevaba pidiendo desde el principio, pero sólo cuando le dejaron se le nota más confiado… al igual que la serie.

'Star Trek: Voyager' - La que fue a por tabaco

Star Trek Voyager

En cuanto a 'Star Trek: Voyager’ te sorprenderá que esté protagonizada por la tripulación más diversa que se ha visto en un Enterprise, en el que las mujeres están al mando de la nave y de las tramas.

Narra las aventuras de la nave Voyager y su intento de volver a casa tras perderse en el cuadrante Delta, a 70.000 años luz de distancia. Su punto flaco es que, pese a su simulacro de serialidad, la continuidad vuelve a ser algo no muy trascendente.

A cambio, nos dejan una capitana carismática aunque algo veleta y un personaje memorable en forma de Siete de Nueve, una antigua Borg que es mucho más que una cara bonita.

Es, no obstante, una serie con sus contras y un alarmante número de episodios que se encuentran entre lo peor del universo trekkie, como ‘Momento crítico’, en el que la capitana Janeway (Kate Mulgrew) es secuestrada por el piloto Tom Paris (Robert Duncan McNeill), que está digievolucionando a lagarto. Sólo apto para amantes de las historias románticas con salamandras.

'Star Trek: Lower Decks' - Una parodia que se las sabe todas

Seamos honestos: el fan de la ciencia ficción en general y el trekkie en particular no es especialmente devoto de que se tomen a chufa sus mitos intocables. Por eso esta magnífica serie de animación situada inmediatamente después de lo visto en 'Némesis' hace arrugar el morro a los aficionados a la franquicia más inseguros de lo suyo.

Y eso pese a que la serie tiene un punto de partida sublime: centrarnos no en lo que sucede en el glamouroso puente de mando, sino en las cubiertas bajas, donde están los becarios, la carne de cañón y la gente con opiniones incómodas. 'Lower Decks' no solo es una parodia de 'Star Trek' que encaja a la perfección con el lore de la serie, sino que también pone en solfa sus conceptos más heredados del space opera, con el añadido de que al ser una serie oficial de la franquicia no tiene que andarse con subterfugios y puede citar la cronología de la saga sin ningún problema.

'Star Trek: Picard' - El mito se retira

Una serie que sigue dividiendo a los fans debido a su tono abiertamente pesimista y que se aparta de describir una sociedad futura en la que todo va como la seda, para centrarse en un retirado Picard hastiado de las aventuras espaciales. Una rebelión de androides lleva a la prohibición de la vida sintética, lo que da una idea del tono en el que se mueve la serie.

Para una franquicia tan creyente en un futuro brillante para la especie humana (y lo que se encuentre por ahí), 'Picard' se siente casi como una traición a ese tono, y su condición de "epílogo" a todo lo visto en las demás series refuerza su condición pesimista. Tanto esta como 'Discovery' hace que los fans se pregunten: ¿necesita este tipo de "modernización" la saga, o es precisamente ese optimismo lo que la hace atemporal? Sin duda, una pieza de debate.

Resumen del orden cronológico y dónde verlo

Por si todo esto aún no te ha quedado claro, aquí va un esquema de visionado que te deje las cosas más limpias y te permita ir tachando a medida que avanzas:

Básicamente podemos dividir esta lista en siglos:

  • El siglo XXIII es el de la serie original y su precuela 'Enterprise'.

  • El siglo XXIV arranca con La nueva generación y es una especie de universo compartido que comprende tres series ('LNG', 'Deep Space Nine' y 'Voyager') y las películas 'VII' a la 'X', combinadas en una misma línea de tiempo. También de la misma época (más o menos) son las últimas incorporaciones animadas a la franquicia: 'Lower Decks' y, en breve, 'Prodigy'. Finalmente, en la primera película de Abrams, la destrucción de Romulus y el viaje de Spock a una época previa a la serie original ocurre después de la película 'Nemesis'.

  • El siglo XXV es el que se muestra en 'Picard', cronológicamente posterior al desfase total de 'Némesis' y después de que la destrucción de Romulus se atisbara en la 'Star Trek' de Abrams. En esta nueva etapa Picard está retirado en Francia, una rebelión de androides lleva a la prohibición de la vida sintética y un Cubo Borg es examinado en busca de tecnología.

  • Finalmente, mucho más allá, está el siglo XXXII, que es a donde nos lleva el final de la segunda temporada de 'Discovery', y se desarrolla en la tercera: una misión 900 años al futuro para salvar el mundo. Allí la mayoría del dilithium de la galaxia ha sido destruido y los motores de curvatura ya no existen, la Federación casi se ha desintegrado y la Tierra ya no forma parte de ella.

Visionado por orden de producción

A continuación, por si prefieres apreciar la evolución natural de la serie, allá va el orden cronológico en el que fue estrenada, con los años de emisión / estreno entre paréntesis:

  • Star Trek: La serie original (1966-1969)
  • Star Trek: La serie animada (1973-1974)
  • Star Trek (1979)
  • Star Trek 2: La ira de Khan (1982)
  • Star Trek 3: En busca de Spock (1984)
  • Star Trek 4: Misión: Salvar la Tierra (1986)
  • Star Trek: La nueva generación (1987-1994)
  • Star Trek 5: La última frontera (1989)
  • Star Trek 6: Aquel país desconocido (1991)
  • Star Trek: Espacio Profundo Nueve (1993-1999)
  • Star Trek: La próxima generación (1994)
  • Star Trek: Voyager (1995-2001)
  • Star Trek: Primer contacto (1996)
  • Star Trek: Insurrección (1998)
  • Star Trek: Enterprise (2001-2005)
  • Star Trek: Némesis (2002)
  • Star Trek: El futuro comienza (2009)
  • Star Trek: En la oscuridad (2013)
  • Star Trek: Más allá (2016)
  • Star Trek: Discovery (2017-)
  • Star Trek: Picard (2020-)
  • Star Trek: Lower Decks (2020-)
  • Star Trek: Prodigy (2021)
  • Star Trek: Strange New Worlds (TBC)

Desorden organizado: una propuesta de visionado

Pero hay otra forma de iniciarse en el universo 'Star Trek' y es el modo en que lo descubrí yo: empezando por las películas. Puede que prefieras iniciarte en el jotajotaverso y luego saltar a las de la serie original, o antepongas las diez películas con el Kirk de William Shatner y las de 'TNG' antes de ponerte con el jotajoverso, pero sea como sea, son una atractiva puerta de entrada.

Las películas, aunque tomen el legado de 'Star Trek' para continuar o ampliar lo que no se vio en la tele, necesitan una concreción narrativa que te permite entrar de un salto en su universo y que te familiarizarán con la franquicia.

Es indudable que te perderás ciertos detalles, pero también que, dado que las dos primeras temporadas de toda serie trekkie son más áridas comparado con las que vienen después, el cariño adquirido por las pelis lo hará más llevadero.

A partir de ahí, puedes saltar a las series, empezando por ‘Enterprise’, seguir con ‘Espacio profundo nueve’ (si ves las películas primero, la aparición de Worf o los Borg no te cogerá por sorpresa) y ‘Voyager’. Cuando cualquiera de esas tres series te decepcione, puedes ver los episodios de la serie original y TNG como caramelos sueltos a intercalar. No es un visionado ortodoxo y alguno ya me saltará a la yugular, pero sí más animado.

Pero aún hay más: como todo producto cultural que se ha desarrollado a lo largo de décadas, 'Star Trek' no ha podido resistirse a introducir guiños a sí misma. Con esto quiero decir que, después de las películas, siempre puedes ver las series según el orden de emisión.

discovery

Os recuerdo además que en Xataka ya me encargué de ordenar de peor a mejor las series y pelis, con lo que sabréis mejor a qué ateneros.

Bajo las naves, los alienígenas y la parafernalia científica se esconde un producto que ha explorado como pocos la condición humana y ha preferido la reflexión sobre la violencia descerebrada para atajar los problemas. En estos tiempos, no se puede pedir más, ni exigir menos.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio