El culebrón en el que se ha convertido el Apple Car tiene un problema: no le interesa a Tim Cook en absoluto

El culebrón en el que se ha convertido el Apple Car tiene un problema: no le interesa a Tim Cook en absoluto
158 Comentarios

Llevamos hablando años del 'Apple Car', el coche eléctrico y autónomo de la empresa de Cupertino. El conocido 'Project Titan' es, junto a sus gafas de realidad aumentada, uno de los teóricos bastiones del futuro de Apple. Quizás su próxima disrupción, dicen algunos. Otros no lo tienen tan claro, sobre todo cuando las últimas filtraciones revelan que este proyecto se ha convertido en un verdadero culebrón.

A Tim Cook no le interesa mucho. Los datos que han llegado a The Information y que también revelan en 9to5Mac indican que el CEO de Apple, Tim Cook, ni siquiera parece especialmente interesado en el proyecto y "raramente visita" las oficinas de Project Titan en Santa Clara (California). Fuentes cercanas al proyecto revelan cómo esa falta de liderazgo claro ha dañado la marcha del proyecto. Según algunos empleados, Cook "no está interesado en comprometerse con la producción masiva de un vehículo".

Federighi, escéptico. Otra de las cabezas visibles de Apple, Craig Federighi, tampoco parece querer implicarse en este (teóricamente) gran proyecto de la compañía. El máximo responsable de software es al parecer un gran escéptico respecto a esta iniciativa, y aunque no está directamente implicado con su desarrollo, ha comentado su preocupación con el futuro del proyecto a otros ejecutivos de Apple.

El coche debe ser raro, según Jony Ive. El que fuera máximo responsable del diseño de productos en Apple hace tiempo que dimitió para crear su propia empresa, LoveFrom. Seguía colaborando con Apple —parece que esa relación termina ahora—, y al parecer había actuado de consultor para el diseño del coche. Su recomendación: que el coche debería "inclinarse a la rareza" —el concepto del Cruise Origin probablemente iba por ese camino—, y planteaba por ejemplo "que no se intentaran esconder sus sensores".

Un coche sin volante en el que podrás tumbarte a dormir. Entre las ideas que se manejaban estaba un compartimento especial que daba acceso a los propietarios a la zona del maletero, y unas grandes pantallas detrás de los asientos que se desplegarían o plegarían fácilmente.

El diseño además permitiría a los pasajeros "tumbarse y dormir en el vehículo". Los datos revelan cómo Apple espera además lograr que la entidad reguladora en EEUU, la NHTSA, le permita eliminar el volante y los frenos, convirtiendo así ese coche en un vehículo completamente autónomo, pero...

Cuidado con ese corredor. La plataforma de conducción autónoma de Apple parece estar lejos de funcionar de forma ideal. En agosto el equipo llevó a Tim Cook a darse una vuelta en un SUV de Lexus modificado para que viera lo mucho que habían progresado.

Aquella demo no fue mal, pero pronto se comprobó que el coche tenía muchos problemas para circular por las calles cercanas al cuartel general de Apple en Silicon Valley.

Uno de los vehículos de prueba casi atropella a a 25 km/h a un hombre que estaba corriendo para ejercitarse, porque el software del coche "inicialmente identificó al corredor como un objeto estacionario" para luego recategorizarlo como una "persona quieta" y luego como un "peatón en movimiento". Aún así el coche apenas reaccionó y el conductor humano tuvo que reaccionar. A ese suceso se le ha llamado 'the jogger incident' ("el incidente con el corredor").

Dimisiones y cambios de liderazgo y filosofía. Lo cierto es que todo esto se suma a las continuas noticias que han ido llegando alrededor de un proyecto convulso. Líderes del proyecto como Steve Zadesky o Bob Mansfield ya abandonaron, y el año pasado Doug Field, el exdirectivo de Tesla que había liderado el proyecto, abandonaba y dejaba su sitio a Kevin Lynch, veteranísimo directivo de Apple que ya era responsable del desarrollo del Apple Watch.

En los últimos años se han producido además despidos de cientos de empleados, situaciones esperpénticas —como la del empleado espía— y cambios de enfoque: parecía que inicialmente en Apple planteaban crear un vehículo propio, pero luego comenzaron las teóricas alianzas con fabricantes (Volkswagen, BMW, LG/Magna, Renault, Hyundai o Kia estaban en las quinielas) a los que Apple ofrecería su plataforma de conducción autónoma. Parece que finalmente Apple no hizo migas con los fabricantes y se vuelve a plantear fabricar su coche ella misma.

Apple Car en 2025 (dicen). Pese a todos estos problemas, los datos que se van filtrando revelan que la intención de Apple es la de lanzar ese coche al mercado en un futuro próximo. Según Bloomberg el Apple Car llegará en 2025, mientras que la CNBC indicaba que la producción en masa comenzaría en 2024 con una batería de diseño y fabricación propia. Pero claro, en 2016 decían que estaría listo en 2021 y eso no ocurrió. Las dudas y la enrevesada situación del proyecto parecen sugerir que el Apple Car podría tardar más en aparecer de lo que sugieren esos datos de CNBC y Bloomberg.

Imagen | Vanarama

Temas
Inicio