Todo lo que sabemos sobre CureVac y Novavax, las dos próximas vacunas que muy probablemente llegarán a España

Todo lo que sabemos sobre CureVac y Novavax, las dos próximas vacunas que muy probablemente llegarán a España
11 comentarios

En España ya se están administrando cuatro vacunas contra la COVID-19 (Pfizer, AstraZeneca, Janssen y Moderna). Hasta ahora, la que tenía más números para convertirse en próxima candidata en sumar filas era la rusa Sputnik V, sin embargo una vacuna alemana y otra estadounidense es probable que se adelanten.

Se trata de CureVac y Novavax. Por el momento, ninguna de ellas ha solicitado aún formalmente su autorización, pero esta podría tener lugar muy pronto, y la Comisión Europea solo ha negociado compras centralizadas con CureVac y Novavax.

La alemana CureVac: mismo principio que Pfizer y Moderna

Al igual que Pfizer y Moderna, la tecnología que subyace en CureVac es de ARN mensajero y también se administra en dos dosis, que se inyectan en un intervalo de 28 días. La gran diferencia es que las características de conservación son mejores, pues no necesita congelación: se puede mantener con una refrigeración normal, de entre 2ºC y 8ºC (Pfizer requiere -70°C).

En cuanto a su eficacia, si bien aún no se han dado a conocer datos concretos sobre la misma, en los ensayos clínicos en fase 3 han participado unos 35.000 voluntarios de Europa y América Latina. Además, según los estudios preclínicos (con ratones modificados genéticamente para que expresen el receptor ACE2, la puerta de entrada del virus en las células humanas), CureVac también sería eficaz contra a la variante sudafricana (B.1.351).

Sin embargo, hemos de esperar una eficacia lo suficientemente alta, y con ello nos basta. Porque, cuando se habla de porcentaje de eficacia, se hace en las condiciones ideales de laboratorio, y esta no debe interpretarse como “protección” o “porcentaje de personas protegidas”, sino como reducción del riesgo relativo (RRR) de enfermar en los vacunados respecto a los no vacunados. Para la OMS, la eficacia mínima es del 50 %: solo una persona enferma entre los vacunados por cada dos que contraen la enfermedad en no vacunados. Y todavía no hay ensayos de eficacia comparada entre vacunas, así que no hay vacunas de primera y de segunda en cuanto a eficacia.

La aprobación para CureVac, podría darse para mayo o junio. En tal caso, la compañía estima que podría fabricar 300 millones de unidades de esta vacuna a lo largo de este año y, para 2022, aumentar esta cantidad hasta los 600 millones de unidades. Dadas las buenas expectativas, la Comisión Europea ha cerrado un acuerdo para comprar 225 millones de dosis, con la posibilidad de sumar otros 180 millones adicionales, de los que 48 llegarían a España entre junio y septiembre.

La estadounidense Novavax

Novavax usa una tecnología muy convencional, porque está basada en proteínas; la que se usa, por ejemplo, para desarrollar vacunas contra la hepatitis A, la hepatitis B y la gripe. Si en las ARN mensajero 'ordenan' a las células del organismo producir una proteína, o una porción concreta de una proteína, capaz de desencadenar una respuesta inmunitaria, Las vacunas de subunidades proteicas utilizan partes específicas de un virus para inducir una respuesta inmunitaria (para crear anticuerpos contra el SARS-CoV-2, se incluyen pequeños fragmentos inocuos de la proteína S).

La proteína purificada está codificada por la secuencia genética de la proteína S del SARS-CoV-2 y se produce en células de insectos. No puede causar COVID-19 ni puede replicarse, es estable entre 2°C y 8°C y su distribución puede usar los canales de la cadena de suministro de vacunas existentes.

Si se aprueba, Novavax sería la primera vacuna contra la COVID-19 basada en proteínas, y basándonos en lo que sucede con otras vacunas que usan esta tecnología, es probable que requiera dosis de refuerzo para conseguir una inmunidad completa.

Novavax se encuentra en la fase 3 de ensayo clínico, realizado en el Reino Unido e incluyendo más de 15.000 participantes entre 18 y 84 años, con un 27% de mayores de 65 años. En enero la compañía adelantó en un comunicado que su eficacia era del 89,3%. En marzo completó el ensayo y elevó la eficacia hasta el 96%. También parece una buena candidata contra a la variante sudafricana, aunque su eficacia se reducía hasta un 55,4%.

La Comisión Europea ha reservado 100 millones de dosis (con opción a 100 millones más) y, si no hay inconvenientes ni retrasos, podría estar disponible para abril. Además, esta es la primera vacuna que ha anunciado su producción en España, en la fábrica de la farmacéutica Zendal en O Porriño (Pontevedra).

Así pues, dentro de muy poco, podríamos tener hasta seis vacunas haciendo su trabajo para lograr el anhelado 70 % de inmunizados contra la COVID-19 para este verano.

Temas
Inicio