Compartir
Publicidad

Los coches autónomos de Uber vuelven a las calles con nuevas medidas seguridad... aunque ahora son conducidos por un humano

Los coches autónomos de Uber vuelven a las calles con nuevas medidas seguridad... aunque ahora son conducidos por un humano
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Han pasado cuatro meses desde que un coche autónomo de Uber atropelló y mató a una mujer en Tempe, Arizona. Desde entonces, la compañía se ha enfrentado a todo tipo de problemas que la obligaron a detener la operación de todos sus vehículos, además de perder la licencia de operación en Arizona, lo que llevó al despido de sus 300 conductores en aquel estado, así como 100 conductores más en San Francisco y Pittsburgh.

Hoy, después de esos cuatro meses y cuando aún estamos a al espera de la resolución final por parte de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos (NTSB), Uber ha decidido que es buen momento para volver a las calles, en este caso de Pittsburgh, para continuar con su programa de conducción autónoma. Aunque tendremos varios cambios en cuanto a la seguridad, ya que, por ejemplo, ahora los coches "autónomos" serán conducidos por un humano en todo momento.

Una reactivación gradual y "más estricta"

Eric Meyhofer, director del Grupo de Tecnologías Avanzadas de Uber, explicó que esta vuelta a las calles contempla varios cambios y estándares de seguridad, con lo que buscan que no vuelva a ocurrir un accidente fatal como el de marzo pasado.

El primer cambio, y tal vez el más importante, es que los coches no recorrerán las calles en modo autónomo, sino que el conductor se hará cargo de conducir en todo momento. Es decir, durante un tiempo aún no definido, estos coches "autónomos" no funcionarán como tal, sino que servirán únicamente para actualizar su servicio de mapas en alta definición, en este caso de Pittsburgh.

En los próximos días, Uber comenzará con el reclutamiento para un nuevo puesto de "especialista de misión", que no es otra cosa que el viejo puesto de conductor que ahora contempla, según la compañía, un control y capacitación más estrictos. Los primeros en tener oportunidad de postularse, serán los conductores despedidos por Uber, y posteriormente se abrirán al resto de las personas interesadas.

Uber autónomo

Uber también confirmó que a partir de ahora, todos sus coches autónomos tendrán dos personas en su interior, estos sin importar que se conduzcan de forma manual o autónoma. Uno de ellos se encargará de estar detrás del volante y será el responsable de estar atento al camino y reaccionar en caso de emergencia. El otro "especialista de misión", que estará en el asiento del copiloto, se encargará de documentar todo lo que sucede tanto afuera como adentro del vehículo.

Como sabemos, después del accidente fatal nos enteramos que el conductor del coche autónomo de Uber estaba mirando un programa de televisión en su smartphone, además de que Uber había eliminado la necesidad de tener una segunda persona dentro del vehículo, esto con el fin de ahorrar costes de operación.

La compañía también estará implementando un sistema de monitorización para sus empleados a bordo del vehículo, el cual será independiente del sistema autónomo y estará conectado de forma directa a las oficinas de mando y operación de Uber. El objetivo de este sistema será detectar cualquier distracción en el conductor o conducta sospechosa, como mirar su smartphone. Si se detecta alguna falta, el sistema emitirá una alerta sonora e informará a sus superiores para que evalúen la situación.

Otro cambio importante será volver a activar los sistemas de seguridad de fabrica de Volvo, el frenado de emergencia automático y la prevención de colisiones, los cuales habían sido desactivados por Uber para dar preferencia a sus propios sistemas, ya que, según explican, se temía la presencia de fallos al estar conviviendo ambos sistemas al mismo tiempo.

Uber accidente

Aquí hay que recordar que el coche de Uber sí que habría detectado al peatón durante al accidente fatal, pero "decidió" no detenerse ya que la compañía había configurado al mínimo el umbral de sensibilidad para evitar falsos-positivos. Uber buscaba que los sistemas reaccionaran ante "objetos sólidos de gran tamaño que representaran una amenaza real" y no ante bolsas u otros objetos.

El informe preliminar de la NTSB determinó que el LIDAR del coche sí detectó un objeto seis segundos antes del impacto, y 1,3 segundos antes, el sistema determinó que se necesitaba una maniobra de frenado de emergencia para evitar la colisión. Ante esto, se especula que si el coche hubiese tenido activos sus sistemas de fabrica, entonces no hubiera ocurrido el accidente.

Uber no dio detalles del sistema de monitorización de los pasajeros de sus coches ni se sabe cuándo se volverán a activar los sistemas de conducción autónoma. Aquí se cree que la compañía está esperando la resolución completa por parte de la NTSB, donde se determinarán culpables y se emitirán recomendaciones. Este informe se espera que llegue a inicios de 2019, mientras tanto parece que Uber ya se está preparando.

Más acerca del accidente fatal de Uber

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio