Compartir
Publicidad
Electric Skateboard de Monkey Balance, análisis: ¿cómo es patinar con un patín eléctrico?
Análisis

Electric Skateboard de Monkey Balance, análisis: ¿cómo es patinar con un patín eléctrico?

Publicidad
Publicidad

Allá por los años 60, los surfers californianos, para hacer más llevadera las épocas de carencia de olas, pusieron unos cojinetes de hierro a tablas de madera. Así no olvidaban la sensación de surfear al tiempo que hacían el verano más corto. Se le conocía como el Surf en tierra. Por analogía, se practicaba descalzo.

Mucho han evolucionado los materiales y tecnologías que han convertido esta modalidad en una cultura y forma de vida. La gente de Monkey Balance acaban de presentarnos su aporte a la evolución del skateboarding añadiendo un motor eléctrico: estos días hemos probado su Electric Skateboard y nos ha dejado sensaciones encontradas. Si eres un purista del skate renegarás de este tipo inventos. Sin embargo, el público en general lo encontrará atractivo y cómodo para moverse por la ciudad sin esfuerzo.

Monkey Balance Electric Skateboard, especificaciones técnicas

El Electric Skateboard es un longboard con un motor eléctrico en la parte trasera que transmite la fuerza mediante una correa dentada a la rueda trasera izquierda. El “deck” se presenta en una talla de 37” y ligeramente cóncavo. Posee ejes inversos y unas ruedas de 83-52 mm, con buena absorción en terreros irregulares. Este setup es perfecto para iniciarte en el mundo del longboard, ya que te proporciona buena estabilidad, un buen ángulo de giro y seguridad en terrenos irregulares.

La terminación de materiales es buena. El skate se ve robusto y con buena calidad, eso sí, lo primero que te llama la atención al tenerlo en las manos es el peso: 6 kgs. Evidentemente, incorporar un pequeño motor, una batería y una carcasa plástica rígida que proteja todo el sistema tiene que lastrar el conjunto en comparación a un skateboard normal. De estética sobria, alejada de la profusión de colores o la inclusión de dibujos o ilustraciones que tanto gusta a los riders. Ruedas verdes con la parte inferior del “deck” cubierta por una carcasa negra.

Electric Skateboard Monkey Balance 2

Se presenta en la caja con:

  • Una guía de uso en inglés.
  • Un kit de llaves múltiples para afinar o modificar los ejes y demás partes del patín.
  • Una funda de silicona para el mando.
  • Un cargador tipo portátil de 25 voltios, 2 amperios. El mando se carga con un cable USB-micro USB para lo cual necesitarás utilizar la clavija de tu móvil. Tanto mando como batería del skate vienen ya con una carga inicial de fábrica. De acuerdo con el fabricante, los tiempos de recarga son de de 30 minutos para el mando y alrededor de 3 horas para la batería de la tabla.

El motor eléctrico tiene una autonomía de unos 25-30 kms de acuerdo con el fabricante. Una vez finalizada la energía de la batería, puedes usarlo como un skateboard normal. Nosotros hemos hecho muchos kilómetros con la carga inicial. La autonomía es más que correcta.

Electric Skateboard Monkey Balance 12

El skate alcanza una velocidad máxima en plano de 30 km/h, lo que está genial. Para que os hagáis idea de la fuerza del motor, es capaz de subir pendientes con un máximo de un 30% de inclinación. Sin embargo, en las indicaciones de seguridad de uso que aparecen adheridas al patín, el fabricante no recomienda su uso en bajadas con pendiente de más de un 2%. Este dato parece contradictorio y resta diversión a este tipo de tablas, cuando utilizas el equipo de protecciones adecuadas: casco, rodilleras, coderas, guantes, etc.

Ha sido gratificante el poder remolcar a nuestros compañeros en sus skates, en llano, sin dificultad alguna. Esto nos ha gustado mucho. El único punto negativo es la potente entrega de fuerza que tiene el motor. Hay que ser cuidadoso las primeras veces, ya que si no aceleras de forma gradual y con un poco de inercia en el skate, lo más seguro es que caigas hacia atrás, y lo mismo en la frenada.

Cómo manejar el Skateboard

Electric Skateboard Monkey Balance 8

El manejo del longboard se realiza desde un mando a distancia que se conecta de forma automática al skate mediante tecnología bluetooth. El mando cuenta con un palanca o regulador. Al moverla hacia delante, el patín acelera hasta un máximo de 30 km/h. Cuando deseamos disminuir la velocidad, soltamos la palanca. Si deseamos detenernos, la atrasamos para que entre en funcionamiento el freno motor.

El manejo del longboard se realiza desde un mando a distancia que se conecta por Bluetooth

Para asegurar el mando y evitar accidentes al pulsar el acelerador de forma involuntaria, puedes pulsar hacia abajo el regulador quedando anulado dicho botón. Para reactivarlo solo hay que volver a pulsarlo hacia abajo.

Electric Skateboard Monkey Balance 6

El mando cuenta con un programa de velocidad crucero, el cual no es del todo fácil de activar. Hay que alcanzar cierta velocidad para fijarlo en 15 km/h pulsando hacia abajo el regulador. Debido a la sensibilidad de la palanca, y al cuidado para no acelerar bruscamente, a veces no se activa, o bien lo que haces es bloquear el seguro del mando. Imagino que será cuestión de más practica llegar a controlar este punto. Sería interesante otro botón o método más fácil.

Finalmente, el mando cuenta con unos leds laterales que según el color nos informan tanto del nivel de batería del mando, como del patín. El emparejamiento mando – patín se realiza después de oír una pequeña melodía que emite el motor.

Sensaciones que ofrece el Electric Skateboard

Electric Skateboard Monkey Balance 11

Para aquellos que patinéis de forma habitual, el primer contacto será intimidante. La entrega de potencia del pequeño motor eléctrico es brutal. La sensación cuando tu pateas y controlas la velocidad aquí desaparece por completo. Hasta que te haces con el tacto del regulador la sensación no es agradable. Para contrarrestar el empuje del motor cuando aceleras, hay tan sólo que echar tu peso hacia adelante.

El mismo escenario cuando tratas de frenar. Pulsando hacia atrás el regulador entra en funcionamiento el “freno regenerativo ABS”, que además de recargar la batería, hará que salgas por delante si vas a demasiada velocidad. Esto es lo que menos nos ha gustado del patín. El frenado y la aceleración pueden resultar bastante peligrosos hasta que te haces con el control y estas pendiente de jugar con los pesos, adelante/atrás, para neutralizar el cambio brusco de velocidad. Este punto debería de ser mejorado.

Con algún tipo de programación seleccionable en el mando bluetooth que permita la aceleración y frenada de forma más progresiva. Una vez que has superado esta primera fase de adaptación, la experiencia de deslizarte sin esfuerzo es realmente agradable.

Electric Skateboard Monkey Balance 13

Creemos que alguien que haga mucho tiempo que no patine o, tal vez, que no lo haya hecho nunca, conseguirá una adaptación más dulce al manejo y control del Electric Skateboard, ya que no perderá tiempo desprendiendo algunos tic del skate tradicional. Con unas cuantas horas de uso, y dependiendo de la persona, es tiempo suficiente para dominar la situación.

A los skaters experimentados puede costarles el primer contacto, pero creemos que para los no iniciados es más fácil la adaptación

A los skaters “tradicionales” nos deja un regusto extraño de no tener el control absoluto sobre la tabla. La percepción de libertad que tu tienes de manejar la velocidad al “bombear” con tus piernas aquí desparece. Por otro lado, es cierto, que cuando vas por zonas amplias a velocidad crucero, la sensación es igual de agradable a cuando te desplazas haciendo snowboard por la montaña las primeras veces que tomas el control de tu tabla. También nos ha gustado el no tener que hacer esfuerzo alguno cuando te desplazas cuesta arriba. Es realmente cómodo, en especial en estas jornadas de tanto calor.

Electric Skateboard, nuestra opinión

Electric Skateboard Monkey Balance 1

El Electric Skateboard esta a la venta por un precio de 549 €. Teniendo en cuenta que una tabla premium, tipos Never Summer, Loaded, Globe, etc. sale sobre los 300 €, nos puede resultar algo elevada de precio. Aunque es cierto que la tecnología eléctrica, en el momento de desarrollo que nos encontramos, no es barata.

Para el público en general, el Electric Skateboard nos ha parecido un patín interesante para transportarse por la ciudad o donde desees de forma ágil, veloz y sin esfuerzo. Para disfrutar al 100% de él debes buscar zonas amplias y seguras para sacarle jugo al potente motor eléctrico. Necesitarás un tiempo de adaptación para controlar la aceleración y frenado del skate debido a su brusquedad si no lo manejas progresivamente. En este periodo, has de extremar las precauciones y seguridad para no sufrir un accidente y evitar lesiones.

Superado este periodo toca divertirse. Si llevas tiempo dándole al skateboarding y quieres tener una segunda tabla para buscar cosas diferentes, este longboard te puede resultar atractivo y dependiendo de lo “jackass” que seas, en conjunción con tu tabla “tradicional” te puede ofrecer un abanico de posibilidades muy divertidas.

El patín ha sido cedido para la prueba por parte de Monkey Balance. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

El análisis para Xataka lo ha realizado Jesús Escalante y el vídeo es obra de Jacobo Tomé.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos