Compartir
Publicidad

¿Rendimiento o calidad? La Xbox One X nos desvela cómo es jugar a 'Forza Horizon 4' en 1080p60 y 4K30

¿Rendimiento o calidad? La Xbox One X nos desvela cómo es jugar a 'Forza Horizon 4' en 1080p60 y 4K30
50 Comentarios
Publicidad
Publicidad

'Forza Horizon 4' es uno de los juegos más esperados del año por varios motivos, pero entre ellos está uno muy especial: es el primer videojuego en el que junto a la Xbox One X se nos permite elegir si queremos jugar en 1080p a 60 fotogramas por segundo o en 4K a 30 fotogramas por segundo.

Se trata de modos garantizados que se soportan gracias a la potencia de la Xbox One X, y este juevo de Playground Games debuta con esa posibilidad en la que podemos elegir máximo rendimiento y fluidez, o máximo nivel detalle sacrificando teóricamente parte de esa fluidez. ¿Se nota la diferencia?

Esto no es como cambiar de resolución en un PC

En un PC los videojuegos pueden modificar su resolución visual sobre la marcha, y lo mismo ocurre con los distintos parámetros que permiten establecer niveles de detalle en varios apartados: uno simplemente los ajusta, aplica los cambios y sigue jugando.

Xbox Forza 5

Con 'Forza Motorsport 4' eso no ocurre: el videojuego nos permite acceder al menú de configuración para establecer dos modos visuales: uno llamado "Rendimiento", y otro llamado "Calidad".

La descripción de esos modos no da demasiados detalles técnicos sobre su configuración, y simplemente se indica que en el modo "Rendimiento" contaremos con una "fidelidad de gráficos inferior y 60 fotogramas por segundo" mientras que en el modo "Calidad" esa fidelidad de gráficos será "superior" pero la tasa de fotogramas por segundo bajará a 30.

Xbox Forza 4

En otras palabras: el modo "Rendimiento" equivale a 1080p60, y el modo "Calidad" equivale a un modo 4K30. Tras cambiar de modo, eso sí, no podremos volver a jugar directamente: tendremos que reiniciar el juego —algo molesto, ciertamente— para que los cambios se apliquen.

A partir de ahí, empieza el juego de las diferencias.

La fluidez es estupenda, el nivel de detalle más aún

En las pruebas pudimos evaluar el comportamiento de ambos modos visuales durante un par de horas en los que no solo estuvo presente quien suscribe el artículo, sino también Manuel Arenas, colaborador habitual de Xataka y que nos ayudó a sacar conclusiones sobre el impacto en la experiencia de juego que tenían una y otra configuración visual.

Xbox Forza 7

La Xbox One X no defraudó en ningún momento, y lo cierto es que lo más destacable en mi opinión fue comprobar cómo esa fluidez jamás se atragantaba a pesar de la carga gráfica del videojuego de Playground Games: el mundo abierto planteado por sus desarrolladores es capaz de mostrar un gran nivel de detalle, pero no parece que el hardware de la consola de Microsoft se viese en problemas.

No se vio en ellos ni en 1080p60 ni en 4K30, y en ambos casos, al menos en mi opinión, era mucho más clara la ventaja en nivel de detalle que la que aportaba la fluidez del videojuego.

Aquí debo confesar que experiencias previas con monitores de 144 Hz demuestran que mi sensibilidad a las frecuencias de refresco es escasa, pero donde sí noté claras diferencias es en el nivel de detalle que se apreciaba en el modo 4K, que además estaba magnificado por la espectacular televisión LG de 77 pulgadas a la que conectamos la consola.

Quizás precisamente por eso me llamó mucho más la atención de ese modo 4K a 30 fotogramas por segundo, a cuya fluidez no le vi ninguna pega en absoluto. Ni saltos, ni parones, ni tampoco detalles que empeorasen la experiencia como quizás un renderizado parcial de la vegetación o detalles del horizonte: el nivel de detalle era sobresaliente, y la fluidez era igualmente destacable.

Xbox Forza 14

Con el modo 1080p —de nuevo quizás debido a la gigantesca diagonal de nuestra TV de pruebas— sí que se apreciaba cómo el detalle en el apartado visual se perdía de forma claramente sentible, pero lo que deberíamos ganar en fluidez en mi opinión no compensaba el resultado final: el juego quizás si se notaba algo más fluido y suave, pero en ningún caso me pareció una experiencia superior de juego.

Es aquí donde entró en acción el ojo experto de Manuel Arenas, que sí que notó más claramente el cambio. En este caso configuré un modo y luego otro sin que él viese cuál estaba establecido en cada caso para una pequeña prueba a ciegas.

Él sí apreció diferencias en la fluidez, pero es difícil de explicar cuál era la sensación tras ver el juego en modo "Calidad" (1080p60). Según sus palabras, la sensación "es similar a lo que notas cuando ves que un vídeo está estabilizado con software frente al que lo está por hardware". Es, destacaba, "un poco como si fuera a cámara lenta, pero no es eso exactamente eso".

La diferencia era sutil, apuntaba Manuel Arenas, que en cualquier caso prefería el detalle visual del modo 4K porque la fluidez, como me ocurría a mí, no se veía perjudicada.

De hecho ambos nos quedamos con la sensación de que el logro técnico —que debe mucho a la potencia de la Xbox One X, insistimos— es llamativo, pero al menos en mi caso 10 de cada 10 veces hubiera elegido el modo "Calidad" sobre el modo "Rendimiento", al menos en las pruebas que realicé.

¿Un futuro "más parecido al PC"?

Lo mejor de todo es que ambos modos de juego están ahí disponibles para quien quiera disfrutarlos si dispone, eso sí, de la Xbox One X. No obstante este pequeño punto de inflexión podría marcar un antes y un después en este ámbito.

Xbox Forza 9

De hecho nos encantaría ver dos cambios en el planteamiento de esos modos visuales introducidos por Playground Games en el futuro. El primero, la posibilidad de cambiar dinámicamente entre ambos modos sin tener que reiniciar el juego, algo que es bastante molesto.

El segundo, el de quizás habilitar otras resoluciones y tasas de fotograma por segundo intermedias para quienes prefieren otros equilibrios.

Por ejemplo, quizás un modo 1440p sería deseable aunque no pudiesen garantizarse los 60 fps desde luego, pero incluso consolas menos potente como la Xbox One S quizás sería capaz de ofrecer dicho modo gráfico garantizando los 30 FPS y con la siempre interesante adición de HDR a estos juegos, lo que a menudo plantea otro cambio destacable a la experiencia de juego.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio