Publicidad

Bares y restaurantes hacen cuentas para poder ser viables con un aforo del 50%: "Estamos en una auténtica reconversión"
Otros

Bares y restaurantes hacen cuentas para poder ser viables con un aforo del 50%: "Estamos en una auténtica reconversión"

Publicidad

Publicidad

¿Cómo vamos a mantener el negocio a flote atendiendo y facturando, durante este tiempo, solo un 50% de aforo? Es la gran duda y preocupación que hay ahora entre los hosteleros después del anuncio del plan de desescalada que se anunció los pasados días.

El Gobierno ha decidido ampliar del 30% al 50 % el aforo permitido en las terrazas de bares y restaurantes a partir de la fase 1 de la desescalada. Si se cumplen los marcadores objetivos en la península, el próximo 11 de mayo se permitirá la reapertura de los establecimientos con estas condiciones en las provincias donde se tenga controlado el número de contagios.

Los problemas de rentabilidad por un aforo limitado

Antes del anuncio de la desescalada, desde Xataka estuvimos hablando con algunos hosteleros, que nos mostraron sus dudas sobre la rentabilidad de abrir sus establecimientos con aforo limitado, incluso con la posibilidad de ampliar terrazas.

"El aforo no garantiza esa seguridad sanitaria" nos explica José Luis Yzuel, presidente de la Confederación Española de Hostelería, lo que lo garantiza es la distancia entre clientes, no tiene nada que ver con el aforo. Uno podría abrir a un 100% del aforo si pudiera ampliar las terrazas, si se permite, y daría la misma garantía a los clientes".

La reducción de aforo en interiores conlleva sus propios problemas también. Enrique, el dueño de Meltdown Bar de Madrid, tiene claro que la mentalidad sobre los bares y los pubs tendrá que cambiar de forma radical: "Las mesas que tengo disponibles las tengo que rentabilizar al máximo. No puedo tener a alguien en la barra tomándose una Coca-Cola durante dos horas, eso se tiene que acabar. A corto plazo, vamos a tener que cambiar nuestra forma de consumir y de relacionarnos respecto al pub".

Desde que se ha anunciado el plan de desescalada, Enrique ha estado pensando en distintas posibilidades para renovarse y mantener a flote el negocio: "Sé que el día que abra el bar voy a tener una cola de gente esperando en la puerta, ya que por la limitación de aforo no voy a poder dejarles entrar. Mi idea, de primeras, es un sistema de reservas con un consumo mínimo y con rotación de mesas. El pub va a tener que dejar de ser una experiencia casual a ser algo más planificado, en la que tengas que llamar para reservar una mesa. Cada hora, por ejemplo, se debe hacer una consumición mínima, porque las pocas mesas que tengo disponibles necesito rentabilizarlas al máximo".

"Todo esto son ideas, no tengo algo asentado todavía. Lo que sí tengo claro es que la experiencia y nuestra mentalidad de bar va a tener que cambiar, al menos a corto plazo".

Reducción de aforo, ¿reducción de plantilla? ¿Qué pasa con los ERTEs?

El futuro de los ERTEs es uno de los puntos que menos ha quedado claro después de la comparecencia del presidente en su explicación de la desescalada, pero por una sencilla razón: aún no lo han decidido.

Cristina

Cristina Grande, abogada senior del departamento de derecho laboral en Ashurst, nos explica que "hay dos tipos de ERTE, por fuerza mayor y por causas causas económicas, técnicas, organizativas y de producción, y el ERTE por fuerza mayor, respecto a la hostelería, abarca a todos aquellos establecimientos que se han visto obligados a cerrar al público menos los que hacían reparto a domicilio”.

"Ahora mismo, a nivel legal, en lo que respecta a los ERTEs por fuerza mayor los mismos sólo abarcan el Estado de Alarma. Respecto a las fases de desescalada, la Dirección General de Trabajo ha dictado un criterio interpretativo en el que señala que las empresas que estuvieren aplicando un ERTE por fuerza mayor podrán renunciar a las suspensiones o reducciones de jornada, de manera total o parcial, gradualmente a medida que se vaya avanzando en las fases de desescalada. Por lo que de esta manera, bastaría con realizar desafectaciones parciales para para atender a ese aforo permitido inicialmente y comunicar a la autoridad laboral la renuncia a la medida autorizada o comunicada así como al SEPE la afectación y desafectación de los trabajadores en estas fases

Este criterio, que es meramente orientativo, resulta lógico dada la saturación que hay también en el Ministerio de Empleo y en la Inspección de Trabajo, y se dota de flexibilidad a las empresas para adaptar los ERTEs por fuerza mayor ya autorizados o comunicados sin tener que volver a presentar otra solicitud de ERTE por fuerza mayors desde cero con toda la documentación, sino que se trabaje ya con los ERTEs autorizados."

Raquel

¿Y qué pasa respecto al compromiso de salvaguardar el empleo durante el ERTE? "Esta pregunta es la primera que nos surgió a todos en la cabeza cuando leímos la Disposición adicional sexta del RD 8/2020", nos explica Raquel Fernández Gascón, también abogada laboralista, "respecto a las dudas sobre qué supondría ese “compromiso” por parte de la empresa a mantener el empleo durante el plazo de seis meses desde la fecha en que se reanude la actividad".

El RD 11/2020 aclaró que hay que entenderlo como una “voluntad” por parte de la empresa a garantizar el empleo, por lo que no hay imperativo que garantice que se haya de preservar el empleo durante ese periodo de tiempo. Cuando finalice el Estado de Alarma las empresas podrán despedir por causas objetivas a quien consideren si lo creen necesario. En este caso el trabajador podrá reclamar la improcedencia del despido ante la Jurisdicción Social

El problema de los alquileres y la seguridad de los empleados

La visión de futuro no es halagüeña. Muchas otras cuestiones se quedan en el aire o sin respuesta, tales como los alquileres de local o las medidas de seguridad sanitaria para los trabajadores.

"Es una tomadura de pelo que no se hable de las medidas con las que tienen que ir a acompañadas", nos indica José Luis Yzuel, "las empresas no pueden abrir si no hay unos ERTEs flexibles hasta final de año".

"Entendemos que si no puedes abrir puedes aguantar el ERTE; pero los ERTE caducan cuando finaliza el estado de emergencia. Pero no son solo los ERTEs, es que no ha habido financiación para los pequeños, el problema de los alquileres está sin resolver. Estamos en una auténtica reconversión y hay que tomar medidas de reconversión como se hizo en el carbón y las navieras".

Por otro lado, grandes cadenas como McDonalds ya han comenzado a crear protocolos de seguridad para sus empleados para cuando comencemos con la "nueva normalidad". Desde McDonald’s, nos comentan que han creado un "protocolo que es exclusivo para España, ya que en cada país el consumidor es diferente". Es una compañía que ha empezado a vivir la pandemia desde China, donde ya se han vivido estas diferentes fases, pero en cada lugar se requieren medidas diferentes.

Entre las medidas, está la creación de un puesto nuevo de trabajo: Responsable de Seguridad e Higiene. Alguien que se encarga de vigilar que no falten guantes, que se use correctamente mascarilla y que se respete la distancia de seguridad en interiores. Todas las áreas de trabajo serán delimitadas con marcas en el suelo, para garantizar la distancia de seguridad recomendada entre personas, y creando espacios en los que no tengan que cruzarse entre ellos, como pasaba antes en cocina.

Entorno Seguro Mcdonald S 01
Entorno Seguro Mcdonald S 02 El protocolo contempla también que todos los empleados se tomarán la temperatura antes y después de trabajar

Spain Nightlife, patronal del ocio nocturno estatal, también por su parte solicita la suspensión de la obligación del pago de toda clase de tributos, estatales, regionales y municipales por tiempo de seis meses, y por igual tiempo también la de cotizaciones a la Seguridad Social. También que se les exima del pago de alquileres por tiempo de 6 meses. Manifiestan que el aplazamiento de impuestos y cotizaciones no es suficiente, ya que los empresarios, al no poder trabajar o poderlo hacer de manera muy limitada, no podrán asumir estas obligaciones ni ahora ni más adelante.

El futuro de la hostelería se torna borroso. Un sector que representa perfectamente un mundo diseñado para la vida social, con espacios personales reducidos y que hacen del ambiente y el bullicio parte de su producto. Tendremos que ver las próximas medidas que se tomarán desde el Gobierno al respecto y cuánto tiempo más durará esta pandemia para ver cómo evolucionará el panorama hostelero.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios