Compartir
Publicidad
No necesitamos un iPhone más delgado
Móviles

No necesitamos un iPhone más delgado

Publicidad
Publicidad

Cuentan por ahí que el iPhone 7 nos podría dejar sin toma de auriculares estándar. Apple podría sustituir el tradicional conector de 3,5 mm por el conector Lightning, que serviría tanto para cargar el dispositivo como para conectar auriculares que, eso sí, tendrían que aprovechar este tipo de conexión.

El objetivo que Apple perseguiría con este cambio en los iPhone sería el de lograr reducir aún más el grosor de los iPhone, un apartado que parece obsesionar a los ingenieros y diseñadores de Apple cada vez más. Cada renovación del diseño -habitualmente en ciclos de dos años- nos trae nuevas sorpresas, pero los usuarios han hablado: no quieren un iPhone más delgado.

Bateria1

Es algo que de hecho demostró la encuesta que realizamos en Xataka Móvil hace poco más de un año. En ella preguntábamos a nuestros lectores si preferían un móvil fino y con menor batería, o un móvil más grueso con más batería, y la respuesta era contundente. De los 10.300 votos, un 90,44% preferían un móvil más grueso y con mayor matería.

La evolución del grosor en los iPhone, evidente

Eso es lo se desprende del debate que por ejemplo se ha producido en Reddit, donde los cerca de 3.000 comentarios han dejado claro que esta opción no será demasiado bien recibida por la inmensa mayoría de usuarios, que temen las consecuencias más evidentes de este cambio en el diseño.

La primera sería obvia: será difícil que al reducir el grosor del dispositivo podamos mejorar en un apartado crucial para los usuarios: la autonomía de la batería. Eso se ha notado por ejemplo en los recientes iPhone 6s y iPhone 6s Plus, que mantienen las autonomías de los pasados modelos pero no las mejoran.

En realidad eso es ya en sí un logro: los nuevos procesadores y características como 3D Touch imponen un consumo mayor, pero un menor grosor haría aún más difícil contar con autonomías decentes en unos dispositivos que normalmente han podido presumir de lograr dejar a los usuarios relativamente tranquilos a la hora de llegar al menos al final del día sin problemas.

La evolución del grosor de los iPhone deja clara esa obsesión por la reducción en este apartado, que ha ido reduciéndose gradualmente -en los últimos modelos el grosor es ligeramente mayor debido entre otras cosas a la introducción de la citada tecnología 3D Touch o el uso de un aluminio más resistente-, pero parece que efectivamente Apple sostiene una batalla muy particular en este apartado en particular sin que haya una razón especialmente contundente más allá de una pura motivación dirigida al diseño.

La batería no sería la única perjudicada

Como comentan en The Verge, las consecuencias negativas no parecen importar a Apple que ya en el pasado decidió abandonar de buenas a primera su conector de 30 pines tras vender mil millones de dispositivos que utilizaban ese conector y dejar obsoletos millones de dispositivos -altavoces, por ejemplo- que aprovechaban dicho conector para proporcionar diversas prestaciones adicionales a estos dispositivos.

Adapt Preparaos para disfrutar de un nuevo mundo de experiencias con los adaptadores de Apple.

Las consecuencias para diversos mercados serían notables. Square, que fabrica sus famosos lectores de tarjetas de crédito y débito, tendría que volver a diseñar sus dispositivos para poder proporcionar esa capacidad en los nuevos iPhone, algo en lo que tendría que invertir mucho dinero y recursos debido a los procesos de validación, certificación y por supuesto pago de licencias (recordad: estándar propietario de Apple).

Sin embargo el conector de 3,5 mm de auriculares que ahora parece que podría desaparecer no es un estándar propietario de Apple, sino que es un estándar universal que la firma de Cupertino simplemente evitaría para volver a imponer su propia tecnología. En realidad Apple hace uso de un conector ligeramente modificado, porque los botones de volumen no sn parte del estándar CTIA. Necesitaríamos adaptadores para todo, porque los auriculares con conector Lightning que Apple nos vendería -y que otros fabricantes como JBL o Philips ya han explorado- no nos servirían para nada más que para el iPhone.

Mic

Esos adaptadores serían un engorro para los usuarios de los iPhone, que además tendrían que compartir ese puerto con la carga del dispositivo, algo que no se ha aclarado cómo se lograría hacer. ¿Actuarán los auriculares nativos de Apple como un Hub al que poder conectar también el adaptador de corriente? ¿O habrá algún tipo de "splitter" que permita conectar los auriculares y el cargador al mismo tiempo?

No necesitamos un iPhone más delgado

Algunos usuarios creen que el uso de un conector Lightning podría responder a una novedad curiosa de Apple: la de hacer que los futuros iPhone 7 fueran resistentes al agua. Sea esa una posibilidad real o no, lo cierto es que todo parecen desventajas en una idea que Apple podría promocionar con el único objetivo de ganar más dinero (nuevos accesorios, licencias a terceras partes).

Grosores

Sin embargo la compañía debería tener cuidado si realmente está planteando esa posibilidad. Muchos recordarán que Apple utilizó un conector de 3,5 mm modificado en sus primeros iPhone que hacía que fuera necesario un estúpido ridículo adaptador que no hacía más que molestar a todos los que querían utilizar sus propios auriculares (además de obligarles a pagar un extra para usarlos).

Ahora ocurriría lo mismo. ¿Te has gastado un dineral en unos auriculares con el conector estándar? Olvídate, porque tendrás que ir preparándote para utilizar otro de estos estúpidos ridículos adaptadores con los que Apple, eso sí, ganará unos centavos más por cada dispositivo. Que multiplicado por millones de dispositivos hace que le salgan las cuentas. A ellos, pero no a los usuarios.

Lo dicho. Cuidado, Apple.

En Xataka | Siete auriculares Hi-Fi de menos de 200 euros que te dejarán boquiabierto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio