Compartir
Publicidad

Probamos la Kodak Play Touch, una videocámara compacta para compartir

Probamos la Kodak Play Touch, una videocámara compacta para compartir
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque no pasa precisamente por sus mejores tiempos, la veterana Kodak está esforzandose mucho en el sector de videocámaras compactas. De los resultados de ese esfuerzo han salido equipos tan interesantes como la Kodak Play Sport o esta Kodak Play Touch, una videocámara de bolsillo con pantalla táctil a un precio bastante asequible.

Aunque capaz de sacar fotos, la Kodak Play Touch es, sobre todo, un equipo para grabar vídeo en alta definición 1080p con agilidad y sencillez. Vamos a echar un vistazo a los principales pros y contras de la mejor videocámara compacta que tiene Kodak en el mercado a día de hoy.

Grabación de vídeo

La Play Touch es, como decíamos, una videocámara Full HD. Su principal modo de grabación es 1080p a 30 FPS, pero puede bajarse a 720p con 60 FPS, o a WVGA (848x480 píxeles), también a 30FPS.

Kodak Play Touch

Aunque se dice que el ojo humano no distingue más allá de los 24FPS, sí que hay diferencias sutiles entre el modo 1080p a 30FPS y el 720P a 60. Un vistazo detenido revela que el movimiento de este último es algo más fluido y que incluso parece captar algo más de luz. Eso se debe a que cada modo tiene una equivalencia óptica distinta. La óptica general de la cámara es una 3,9 milímetros (equivalente a una 35 en fotografía tradicional). Esta cifra cambia a 44 milímetros en el modo 1080p, y a 33 milímetros en los demás modos.

Sin entrar en un mar de cifras, grabar a 720p y 60FPS puede resultar ideal para videoblogging, o para condiciones con poca luz y mucho movimiento. El modo principal luce en todo su esplendor en exteriores y con buena luz, aunque nosotros hemos elegido grabar de noche y con mucho movimiento a ver cómo se portaba. Estos son los resultados.

La Kodak Play Touch cuenta con estabilizador de imagen y su sistema de enfoque automático contínuo trabaja con la suficiente rapidez. No se puede decir lo mismo de auto balance de blancos, que tarda unos instantes en adaptarse a nuevas condiciones de luz. Las únicas opciones de enfoque manual las da el botón para seleccionar un efectivo modo macro capaz de grabar a 15 centímetros del objeto, o volver al modo normal, que enfoca apropiadamente a una distancia mínima de un metro.

Probáblemente, la peor marca de la Kodak Play Touch sea el zoom, un 3X digital que desmerece la calidad del video en HD, aunque añadir zoom óptico hubiera requerido cambiar completamente la óptica y, probáblemente, elevar un buen pico el precio.

En cuanto al audio, el micrófono integrado no es una maravilla, pero se puede modificar su ganancia para aumentar su sensibilidad, si es necesario, o conectar uno externo si tenemos requisitos de audio muy específicos.

La Kodak Play Touch como cámara de fotos

Que nadie espere grandes cosas de la Play Touch en su función de cámara fotográfica. Sus cinco megapíxeles son suficientes para una buena calidad de imagen, pero el sensor no es tan luminoso como el de una cámara compacta ni tiene flash. A resultas de ello, y pese a contar con estabilizador de imagen y reconocimiento de caras, las fotos en entornos con poca luz muestran mucho grano.

Kodak Play Touch

Este problema, por supuesto, desaparece a pleno sol o en entornos con mucha luz, donde la Play Touch es una cámara de reacciones rápidas y manejo a prueba de abuelas. Ideal para fotos casuales sin demasiadas pretensiones artísticas. La configuración fotográfica de la Play Touch es pobre. Sólo está disponible un modo automático y las únicas opciones son relativas a inserción de la fecha en las fotos o un puñado de modos artísticos cuyos resultados, aplicables también a vídeo, podeis ver aquí.

Kodak Play Touch

Diseño, controles y pantalla táctil

La Kodak Play Touch es del tamaño de un smartphone y apenas un poco más gruesa, con unas dimensiones de 58 x 109 x 15 milímetros. Además, su peso apenas sube de los 100 gramos, lo que la hace muy cómoda de llevar en cualquier bolsillo.

El diseño de la Play Touch es austero, pero bonito y, según hemos podido probar después de un par de caídas accidentales, resistente. Todo el frontal está cubierto del mismo cristal que la pantalla mientras que la parte posterior es de plástico lacado en negro. Los laterales están tratados en una goma mate para camuflar las solapas que dejan acceso a las principales conexiones.

Los controles de la Play Touch también son breves. En el frontal, un único botón sirve para grabar o parar la grabación y sacar fotos. Lo acompañan un selector de modo macro /paisaje en la parte superior y el botón de encendido, en el lateral derecho.

Kodak Play Touch

La pantalla de la videocámara es una LCD capacitiva con tres pulgadas de diagonal. Su resolución no está especificada por ninguna parte, aunque a primera vista no es para echar cohetes. Salvando este detalle, lo cierto es que los controles táctiles responden con rápidez y son tan simples que se les coge el tranquillo rápido y sin manual. Incluso podemos acceder en cualquier punto del menú a unos pequeños textos que explican para qué sirve cada función.

Kodak Play Touch

Aunque la pantalla no se comporta mal a plena luz, Kodak ha introducido una prestación de software que permite alterar dramáticamente el contraste de lo que se ve en pantalla para poder encuadrar incluso a pleno sol. Es una idea ingeniosa que soluciona los problemas que suelen tener las pantallas LCD en entornos muy iluminados. En cuanto a la reproducción, la pantalla pasa a modo horizontal para aprovechar toda la diagonal y muestra unos controles básicos pero suficientes.

Kodak Play Touch, buenas conexiones a falta de Wifi

Las conexiones físicas de la Play Touch constan de una salida de audio / vídeo A/V, un USB completo retráctil, puerto MicroUSB (para carga y datos) y microHDMI, lo que permite conectar la cámara directamente al televisor.

Kodak Play Touch

En la parte derecha, otra solapa nos deja acceso al puerto para tarjetas SD y sus variantes. Cierran el repaso una toma de auriculares en la parte superior y la clásica rosca para trípodes y un pasador para correas en la inferior. Lo cierto es que, en lo que a conexiones se refiere, la Play Touch es generosa. Se nos ocurren pocas situaciones en las que no podamos mover los contenidos de la videocámara a un ordenador de manera simple.

Kodak Play Touch

Como el resto de modelos de Kodak, la Play Touch es capaz de enviar sus imágenes y vídeos a un buen número de servicios online que incluyen Kodak Gallery, Facebook, FlickR, Orkut, Youtube o una cuenta de email. Estas opciones aparecen cuando se conecta la cámara a un PC con conexión a internet ya que la Play Touch carece de WiFi o Bluetooth.

Por último, la autonomía de la cámara es buena y cumple lo prometido en las especificaciones, con 10 horas largas de vídeo o visualización.

Kodak Play Touch. La opinión de Xataka

La Kodak Play Touch es una videocámara ideal para usos recreativos o de videoblogging siempre que no estemos buscando prestaciones semiprofesionales. Lo que más echamos de menos es la ausencia de WiFi, una incorporación que hubiera sido muy bienvenida, sobre todo dada su vocación de videocámara para redes sociales. La grabación podía ser de mejor calidad, pero se compensa con un manejo realmente sencillo, buena autonomía, cierta resistencia al maltrato, y un tamaño muy cómodo de llevar.

Kodak Play Touch

La Play Touch está disponible en colores negro, azul, rojo y blanco a un precio de 199 euros. Ahora mismo pueden encontrarse modelos más baratos como su predecesora, la PlaySport ZX3 que además es sumergible. Con todo, es un modelo a tener en cuenta si lo que buscamos es poder grabar vídeo HD de forma fácil y en cualquier momento o lugar.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos