Compartir
Publicidad
Los operadores seguirán subiendo sus tarifas en 2018, y es que les sale más que rentable
Especiales

Los operadores seguirán subiendo sus tarifas en 2018, y es que les sale más que rentable

Publicidad
Publicidad

Un año más por estas fechas afrontamos ese tipo de noticias que a nadie gustan: subidas de precios. Movistar ha anunciado que sus Fusiones (salvo las más económicas presentadas el pasado verano) subirán sus cuotas mensuales en cinco euros a partir de febrero, a cambio de conexiones más veloces y más datos para las líneas móviles, mientras que Orange aplicará en el mismo mes subidas de hasta cinco euros, también a cambio de más datos.

Esas nuevas subidas confirman el ciclo que parecen haber tomado los tres grandes operadores, de aplicar los incrementos de precio entre febrero y marzo. Pero lo más llamativo es que sigan con las subidas cuando ya no están solos, ya que el grupo MásMóvil está creciendo precisamente ofreciendo tarifas low cost. Extraño sí, pero como comprobaremos a continuación las consecuencias de esas subidas hasta ahora han sido mínimas.

Hasta 20 euros de subidas acumuladas

El gráfico que encabeza este apartado refleja la evolución de los precios de los principales paquetes convergentes de Movistar, Vodafone y Orange desde que se quitasen del medio, mediante compras, a ONO y Jazztel. Los packs básicos partían de entre 40 y 45 euros, pero ya todos han sobrepasado la barrera de los 50 euros, aunque Movistar ha ampliado las opciones en este segmento, con opciones que han vuelto a rebajar hasta 45 euros la combinación más económica.

En el caso de la tarifa convergente más barata con una línea móvil con llamadas ilimitadas siempre ha habido cierta distancia entre Movistar (que incluye televisión) y sus rivales, pero la diferencia no ha hecho más que crecer. Las ofertas de Orange y Vodafone han ido subiendo periódicamente, hasta situarse cerca de los 65 euros, siendo la escalada de Movistar digna de mención: de 60 a 80 euros al mes al partir de febrero de 2018.

Obviamente esas subidas han traído consigo nuevos servicios o mejoras en los ya existentes, mejoras que se han centrado en aumentar los datos incluidos en las líneas móviles. El problema es que ninguno de los otros operadores ha preguntado a sus clientes si querían esos datos extra, mayores velocidades en sus conexiones o más canales de televisión, los han incluido en sus tarifas y punto. La alternativa era cambiar de operador, aunque visto que todos se han apuntado a las subidas de precio la situación se asemejaba a un callejón sin salida.

Apenas pierden clientes con cada subida

Las subidas de estos últimos años han salido muy baratas, y sino os lo creéis consultemos cómo han ganado o perdido clientes con cada una de ellas. Cogiendo los últimos 12 meses de estadísticas disponibles podemos ver que Movistar sufrió la subida de inicios de año entre febrero y abril, perdiendo en tres meses unas 46.000 líneas. Pueden parecer muchas, pero teniendo en cuenta que tienen casi seis millones la afección de la subida de precios parece muy limitada y además compensa por esos cinco euros de más que pagan los clientes que se quedan.

Pero si el efecto de esa subida de precio fue limitado en Movistar, a Orange y Vodafone les afectó menos incluso. En el caso de los franceses, febrero (mes de aplicación de la subida) y marzo han sido los mejores meses de un año que luego sí ha tornado a peor, mientras que en el caso de Vodafone hubo un bache entre abril y julio, del que ha salido anotando en los últimos meses las mayores ganancias del mercado, solo por detrás del grupo MásMóvil.

Movistar, Orange y Vodafone conservan el 92% del mercado de conexiones fijas a internet

Vamos a verlo de otra manera, con la evolución de la cuota de mercado de cada operador. A octubre de 2015, con las líneas de ONO y Jazztel ya en manos de Vodafone y Orange, los tres grandes operadores solo dejaban al resto del mercado un escueto 5,04% del mismo, cifra que dos años después se encuentra en el 7,28%, solo dos puntos más tras las numerosas subidas que hemos sufrido los usuarios. De hecho Movistar ha perdido casi tres puntos (en parte lógico porque viene de aglutinar casi la mitad del mercado) pero Vodafone ha ganado un punto.

Tarifas low cost y contraofertas como freno

A pesar de que hasta este momento Movistar, Orange y Vodafone han podido subir sus tarifas sin grandes consecuencias, lo cierto es que la amenaza está ahí y se llama MásMóvil. El cuarto operador ya puede ofrecer paquetes convergentes a más de 10 millones de hogares, gracias al acuerdo para acceder a la fibra de Orange, lo que permitirá cerrar 2017 con alrededor de medio millón de conexiones en activo, por las 121.000 que tenía hace un año.

Antes de que un cliente se vaya a un rival, los operadores ofrecen contraofertas o tarifas low cost mediante segundas marcas

Cuando un rival se desmarca de las subidas generalizadas lo lógico es que recoja a los clientes descontentos con esas subidas impuestas, aunque evidentemente Movistar, Orange y Vodafone no se han quedado con los brazos cruzados. Además de seguir usando las contraofertas para retener a los que muestran su intención de abandonarles, los tres tienen ya su oferta low cost en una de sus segundas marcas.

Tuenti, Lowi y Amena ofrecen distintas combinaciones de fibra y móvil (en la mayoría de los casos sin ni siquiera teléfono fijo) creadas para competir con las tarifas de MásMóvil, Yoigo o Pepephone. En la siguiente tabla podéis ver una comparativa con las tarifas convergentes más económicas:

Comparativa tarifas convergentes

Puedes consultar la comparativa al completo en este link

Vodafone y Movistar han bajado al barro, con tarifas desde 36 euros que puede que no sean más atractivas (para algunos usuarios) que la tarifa más básica de Pepephone, pero que cuentan con la ventaja de llegar a más de 19 millones de hogares, por los diez millones de las tarifas del grupo MásMóvil. Y estas tarifas no valen solo para captar clientes ojo, que también son a las que recurren Vodafone, Movistar y Orange cuando un cliente busca abaratar su factura.

Convergencia simple vs convergencia premium

Por tanto, 2018 va a seguir por la senda de 2017, en el que hemos visto como hay dos tipos de tarifas convergentes: las simples, que incluso renuncian al fijo, y las premium, con más servicios, como la televisión. Y lo cierto es que la creación de esas dos categorías es beneficiosa para los usuarios, que podremos elegir entre la que más nos convenga.

Las subidas de precio de Movistar y Orange ya están anunciadas y podemos estar seguros de que la de Vodafone tampoco tardará mucho en llegar. Qué pasará después de esta nueva ronda de subidas es una incógnita, porque de telón de fondo está el fútbol.

¿Seguirán subiendo las tarifas? Dependerá en parte de qué ocurra con los derechos de la Champions

El deporte rey ha sido señalado en más de una ocasión como el tapado que ha hecho que los operadores suban sus tarifas (para cubrir un coste de derechos no cubierto por los suscriptores), pero los Movistar, Vodafone y Orange han dicho que no están dispuestos a volver a comprar los derechos a cualquier precio. Farol o no, si la Champions desaparece de la parrilla de los operadores la siguiente subida de precios estaría menos justificada.

En Xataka Móvil | Contratar solo la fibra de Movistar tiene poco sentido: así nos empujan a contratar una Fusión

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos