Compartir
Publicidad
Publicidad
Si pensabas que las subidas de precio de internet en España habían acabado, 2017 viene pegando fuerte
Servicios

Si pensabas que las subidas de precio de internet en España habían acabado, 2017 viene pegando fuerte

Publicidad
Publicidad

Por mucho que las autoridades de competencia y los propios operadores nos prometiesen que la desaparición como competidores de Jazztel y ONO, integrados desde hace meses en Orange y Vodafone respectivamente, no iba a suponer una disminución de la presión competitiva, lo cierto es que hasta tal punto se ha relajado la pelea en tarifas que todos los operadores se han permitido subidas de precios, siempre con la excusa de ofrecer más servicios a los usuarios.

Podríamos pensar que los operadores estarían viendo las orejas al lobo, ya que tras las subidas de los pasados meses y la amenaza de la nueva competencia por parte de MásMóvil/Yoigo el escenario ya parecía bastante tenso como para atreverse con nuevos aumentos de precio en 2017, pero no será así. Movistar ya ha anunciado que en febrero subirá los precios de sus packs convergentes y nos tememos que ese será solo el inicio de un nuevo ciclo de subidas generalizadas.

Los servicios de telecomunicaciones tradicionalmente han sido uno de los pocos productos que han bajado de precio. A esa bajada constante de precios contribuyó el aumento de la competencia en el sector, por la parte móvil con Yoigo y los operadores virtuales, y por la parte fija gracias a Jazztel y ONO. Eran estos dos los que tiraban a la baja los precios, erosionando las cuentas de los tres grandes operadores.

Una pérdida limitada de clientes que compensa

Desaparecidos como competidores Jazztel y ONO y con los OMVs enormemente debilitados gracias a la apuesta por la convergencia y por las segundas marcas (Amena, Simyo, Lowi, Tuenti), llegó el momento de aprovechar la ocasión para recuperar parcialmente la salud de las cuentas de resultados. De esta manera Movistar dio el pistoletazo de salida en mayo de 2015, cuando, con la excusa de triplicar la velocidad de las conexiones de fibra, la cuota mensual de las tarifas Fusión subió cinco euros.

La primera subida de todas, luego hablaremos de las siguientes, ha sido sin ninguna duda la más criticada de todas. Movistar prometió al estrenar las tarifas Fusión que sus precios serían "para siempre", por lo que esa promesa se estaba incumpliendo. Desde el operador estaban cumpliendo con la legalidad (notificar con al menos un mes de antelación cualquier modificación unilateral del contrato y liberar de permanencias por tarifas a sus clientes) pero incumplía una promesa. Todo ello ha llegado juicios (con distintos finales) y sanciones, pero ello no ha significado que las subidas se hayan frenado.

Una subida de cinco euros podría parecer que supondría una importante fuga de clientes, pero no fue así:

Como veis en el gráfico la fuga se produjo, Movistar perdió entre abril y mayo de 2015 más de 75.000 líneas de Banda Ancha fija y más de 125.000 líneas móviles mediante portabilidad, fugas a otros operadores, pero tras esos dos malos meses los datos vuelven a números habituales en junio, por lo que el efecto es limitado. Igualmente esas cifras le compensan al operador teniendo en cuenta que los clientes que se quedaban pagarían cinco euros más al mes.

La pérdida de clientes queda de sobra cubierta por el aumento de los ingresos por las cuotas de los que se quedan

Movistar contaba con 3,9 millones de clientes de Fusión en marzo de 2015 que pagaban de media 69,6 euros al mes (dado los añadidos contratables) , si pierden 75.000 clientes dejan de ingresar 5,2 millones al mes o 62,64 al año, pero los 3,825 millones de clientes que se quedan reportarán 19 millones de euros al mes o 229 millones de euros al año gracias a la subida de los cinco euros mensuales que aceptan. Las cuentas son claras.

Si a Movistar le funciona...

Visto que a Movistar la jugada de subir sus precios, con mejoras para algunos usuarios a cambio, le funcionaba, sus rivales directos aprovecharon para imitar meses más tarde la estrategia. Las primeras subidas de Orange y Vodafone fueron tímidas, de entre uno y dos euros, pero viendo que en febrero de 2016 Movistar volvía a repetir jugada (tres euros de subida en esta ocasión) las subidas de sus rivales pasaron a tres y cinco euros.

Al menos la última subida de Movistar de agosto (de entre entre dos y cinco euros en la Fusión+) no ha sido replicada por sus rivales, de momento. Otra cosa será 2017, con una nueva subida de Movistar, de cinco euros, programada para febrero abre la puerta de par en par para que Orange y Vodafone suban también sus precios.

Si echamos cuentas, los clientes de la Fusión+ de Movistar son los que más subidas han sufrido. Antes de empezar éstas su cuota mensual era de 60 euros mensuales y para febrero ya serán 75 euros, 15 euros más tras las cuatro subidas de los últimos dos años. Los siguientes que más sufrido las subidas son los clientes de Vodafone One M que han pasado de 53 a 61 euros, mientras que Orange ha sido de los tres grandes operadores quien menos ha subido sus precios (cinco euros).

Este es el resumen de todas las subidas, y los servicios que se han mejorado a cambio, desde 2015:

¿Hay esperanzas de que se frene la tendencia?

Ante la nula respuesta de Orange y Vodafone a la subida de precios de Movistar de agosto (que en parte fue para incluir el fútbol en sus paquetes) y la ya anticipada para el próximo febrero, lo más probable es que sus rivales aprovechen la ocasión para anunciar aumentos de precio, respondiendo también a los 8 GB por línea móvil que incluirán ahora las opciones de Movistar.

Eso sí, Orange juega con que al mantener Jazztel como marca comercial independiente puede tener una oferta premium (y más cara) en su marca propia y para los que quieren productos más sencillos ofrece opciones económicas con Jazztel. Pero también está la amenaza de MásMóvil y Yoigo, la primera ya introducida en la convergencia desde mayo y haciéndose hueco a base de tarifas baratas y con la segunda cerca de lanzar nuevas tarifas (extraoficialmente ya existen) pronto.

MásMóvil recibió la red sobrante de la unión de Orange y Jazztel para ejercer presión competitiva

Del éxito de ese nuevo cuarto gran operador dependerá el reavivamiento de la competencia en España. Los inconvenientes para MásMóvil y Yoigo es que de momento no ofrecen servicio de televisión de pago, aunque el auge de los servicios de vídeo bajo demanda (Netflix o HBO por ejemplo) puede ser un alivio para ellos. Tendremos que esperar a los primeros meses de 2017 para ver cuáles son las tendencias, pero de momento mi apuesta es que las subidas seguirán.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos