El rover Perserverance tiene una mascota en Marte: una pequeña roca lo acompaña desde hace meses

El rover Perserverance tiene una mascota en Marte: una pequeña roca lo acompaña desde hace meses
19 comentarios

En febrero el rover Perseverance recorría la superficie de Marte y algo pasó. En uno de sus desplazamientos una pequeña roca cayó a una de sus ruedas y se quedó allí atascada, como un singular polizón. Ya contamos cómo se descubrió a aquel pasajero inesperado: lo curioso es que es cabezota y sigue sin bajarse de su particular medio de transporte.

Eso había pasado en otras misiones y las rocas habían acompañado a otros rovers durante semanas, pero esta roca en particular lleva meses con el Perseverance, y en la NASA le han acabado cogiendo cariño. Tanto que ha alcanzado el status de "roca mascota".

Un simpático (e inocuo) polizón

El rover Perseverance aterrizó en el cráter Jezero en febrero de 2021, y desde entonces ha estado explorando la superficie marciana con la ayuda inestimable del helicóptero Ingenuity.

El objetivo era lograr encontrar señales de que hubo algún tipo de vida en el planeta rojo, y lo curioso es que desde febrero de 2022 el Perseverance no ha estado solo: una pequeña roca acabó en una de sus ruedas y desde entonces no se ha separado del vehículo.

Una de las colaboradoras de la misión explicaba en una actualización de la misión cómo "si esta roca pudiera hablar, podría decirnos los cambios que ha experimentado al viajar de vuelta hacia el norte a través de la zona del aterrizaje en la región Octavia E. Butler, y luego al oeste, pasando por los espectaculares restos del antiguo delta 'Kodiak'".

En la NASA aclaran que la roca no ha causado daño alguno a la rueda, y aparece con frecuencia en la Hazcam, la cámara que se usa para detectar obstáculos en el camino. "Hemos visto cómo este tipo de rocas acabaron 'atrapadas' por las ruedas del Curiosity de cuando en cuando", y lo mismo ocurrió hace 18 años con el Spirit, en cuya rueda trasera derecha también se quedó atrapada una roca del tamaño de una patata.

Como explicaba un portavoz de la NASA, esos eventos "se producen durante los desplazamientos a través de la ladera, y las rocas tienden a caerse por completo por sí solas después de un tiempo. No hay una forma particular de sacar esta roca de nuestro 'zapato'".

Temas
Inicio