Vuelve 'Humor Amarillo': Prime Video quiere convertirse en la gran plataforma de los concursos

Vuelve 'Humor Amarillo': Prime Video quiere convertirse en la gran plataforma de los concursos
27 comentarios

Prime Video quiere dejar huella en Japón. Buena parte de sus producciones para los próximos meses estarán completamente orientadas a ese mercado, y aunque se puedan disfrutar con alcance internacional gracias a la ausencia de barreras en las plataformas de streaming, Amazon ha revelado en un evento en Tokyo varias de sus últimas propuestas enfocadas a ese mercado.

Dentro de ellas, hay programas tan variados como la retransmisión del título mundial del peso gallo de boxeo el próximo 7 de junio. O una historia de terror y romance orientada al público juvenil y con espectros del folclore nipón a bordo, 'My Undead Yokai Girlfriend'. O adaptaciones del best-seller de Ryota Kosawa 'Angel Flight' y de la serie antológica 'Modern Love', con directores japoneses de primera fila. Y concursos, muchos concursos: las versiones japonesas de 'The Masked Singer' o 'The Bachelorette' (en sus segundas temporadas), el estreno de 'Bake Off Japan'... y como guinda, el regreso de un clásico: 'Humor amarillo'.

O 'Takeshi's Castle', como se conoce en Japón y países anglosajones, debido a que su presentador era Takeshi Kitano antes de convertirse en un cineasta de renombre internacional. El propio Kitano ha aparecido en la presentación para anunciar que vuelve a comandar el peculiar concurso de trampas y trompazos.

El programa original se emitió en Japón entre 1986 y 1989 y contó con 133 episodios. En España caló hondo gracias a la emisión en los primeros tiempos de las privadas por Tele 5, entre 1990 y 1995. En esta versión españolizada los locurtores Juan Herrera Salazar y Miguel Ángel Coll inventaron un lore castizo para el programa que caló hondo entre los espectadores: personajes inventados (El chino Cudeiro, Pinky-Winky), nombres delirantes ("Las zamburguesas", "Los cañones de Nakasone", "El laberinto del chinotauro") y sobre todo, una relocalización de las pruebas, que perdían su condición de concurso y se convertían en epopeyas en busca de piso o de camino a una boda.

Ahora la única cuestión que queda por solventar es si Prime Video optará por un replanteamiento de aquel doblaje creativo u optarán por una adaptación más fiel del ya de por sí delirante original. Solo Dolores Conichigua sabe la respuesta.

Temas
Inicio