Publicidad

Las predicciones de la tecnología que nos espera para la próxima década 2020-2029, según los editores de Xataka
Xataka

Las predicciones de la tecnología que nos espera para la próxima década 2020-2029, según los editores de Xataka

Publicidad

Publicidad

Y allá se va. Sin comerlo ni beberlo, la década 2010-2019 ha terminado y entramos de lleno en la década de 2020-2029. Ha sido una década bastante movida en el mundo de la tecnología, un sector que ha explotado en todos sus ámbitos y que nos ha dejado con grandes inventos que han pasado a formar parte de nuestro día a día. Pero ya es cosa del pasado, así que toca mirar al futuro. Y eso es, precisamente, lo que hemos hecho en esta ocasión.

Hemos preguntado a todos los editores de Xataka por sus predicciones tecnológicas para la próxima década, ya sea en materia de dispositivos, tecnologías puntuales, redes, avances en plataformas, vehículos, etc. Por supuesto, es un artículo abierto a la comunidad, así que antes de nada os invitamos a que en los comentarios nos dejéis vuestras predicciones. Dicho esto, comenzamos.

Enrique Pérez: todo va a estar conectado

Enrique Perez

Todo va a estar conectado. Estos años hemos visto los primeros dispositivos "inteligentes", pero es solo el inicio de lo que creo que nos espera. Lavadora, nevera, horno, cepillo de dientes, microondas, cama, lámpara, coche, gafas... los grandes fabricantes han ido creando sus ecosistemas y la tecnología ya permite conectar todo tipo de productos sin un elevado coste. Creo que en los siguientes años esta tendencia va a continuar hasta tal punto que los objetos no inteligentes serán vistos como los teléfonos antiguos; una rareza. Una transición que al principio tendrá poca justificación, pues probablemente estos objetos únicamente nos permitan realizar un par de acciones útiles pero dará una vuelta de tuerca a cómo nos conectamos con nuestro entorno.

En lo referente a los estándares, los grandes fabricantes se darán cuenta que no pueden pelear entre ellos a todos los niveles. Los usuarios elegirán cada marca por sus servicios, precios, diseños y opciones, como hasta ahora, pero creo que en su núcleo estarán basados en soluciones abiertas, amplios estándares y tecnologías compatibles entre sí. Sea por ofrecer una mejor imagen de privacidad, por facilitar las cosas al usuario o por evitar injerencias, guerras y multas de los estados, creo que en el futuro la idea de ecosistema exclusivo estará únicamente en la superficie, pero en el fondo se apostará por unificar la tecnología de raíz. Al estilo de lo que hemos visto en proyectos como 'Data Transfer' para pasar imágenes o 'Project Connected Home over IP' para domótica.

- Enrique Pérez, Editor en Xataka.

Javier Pastor: streaming por defecto

Javier Pastor

Ya lo hemos vivido en buena parte de la década de 2010, pero diría que básicamente cualquier contenido y servicio susceptible de ser consumido y usado por streaming lo será. La música y las películas han planteado grandes revoluciones en este ámbito en los últimos años, y todo apunta a que los próximos en sufrir esa revolución serán los videojuegos.

Es algo que será aún más evidente si tenemos en cuenta que las redes móviles —con la conectividad 5G por bandera— ofrecerán más y mejores capacidades al respecto que nunca, y puede que para entonces las acompañen esas conexiones satelitales que ya proyecta SpaceX, por ejemplo. Sea como fuere, el hardware y el software estarán más que nunca preparados para que no tengamos que depender mucho (o casi nada) del aparatito de nuestro extremo, que de repente se convertirá en un "cliente tonto" que no hará mucho más que retransmitir lo que se nos envía desde una nube cada vez más poderosa.

Eso plantea muchos debates y reflexiones, pero uno de los más interesantes es el que surge al hablar del concepto de propiedad. Antes comprábamos CDs de música o DVDs de películas: éramos propietarios de lo que oíamos y veíamos. Ahora ya no: solo lo alquilamos para poder disfrutar de ese contenido mientras paguemos por el servicio. Me pregunto si el concepto de propiedad de esos contenidos quedará como algo residual o acabará rescatándose y -quizás- acabará siendo casi una opción de las élites, aquellas que puedan pagar por el derecho de poseer algo de forma permanente. Parece pronto para que eso suceda, desde luego.

- Javier Pastor, Editor en Xataka.

Eva Rodríguez de Luis: la democratización de los electrodomésticos inteligentes

Eva Rodriguez

El cambio de década es propicio para recapitular lo acaecido y vaticinar lo que vendrá. Tecnológicamente hablando creo que estamos ante diez años apasionantes y una revolución tecnológica, la de los vehículos eléctricos en formato de coche tradicional, pero también como el transporte urbano por excelencia.

Quizás no tenga tanto punch como el transporte, pero automatización del hogar es uno de esos frutos que está a punto de caer del árbol. Esta década ha sido la de los asistentes, que van a seguir aprendiendo y mejorando, pero también la de los altavoces, luces, enchufes y sensores. Esta opción seguirá llegando a los hogares de perfiles de lo más diverso – no solo techies – , pero lo mejor es que las neveras, hornos y lavadoras que hablan han llegado para quedarse. Y esa es mi predicción: pasar de que una nevera que hable sea una curiosidad del CES a que dentro de diez años, la encontremos en la mayoría de los hogares. Esta década es la de la democratización de los electrodomésticos smart.

- Eva Rodríguez de Luuis, Editora en Xataka.

Antonio Ortiz: un escenario de mucha menos privacidad

Antonio Ortiz

La eclosión del 5G con el todo conectado, la biometría, la capacidad de computación y técnicas de IA (reconocimiento de imágenes, procesamiento del lenguaje natural, predictibilidad) y la tendencia al pago digital frente al efectivo tenemos un escenario de mucha menos privacidad.

Es difícil de valorar si esto tiene más de potencia que acabaremos evitando por la vía de poner límites a las empresas y estados, de si tendremos una reacción más fuerte que la corriente de opinión actual que se preocupa de los efectos de las redes sociales y la publicidad en Internet y de si empresas que ahora se posicionan como pro privacidad seguirán así. Es más fácil asegurar de que el estado del arte tecnológico permitiría acabar con la privacidad tal y como la conocimos los nacidos en el siglo XX.

- Antonio Ortiz, Director Editorial en Webedia España.

Ivan Ramírez: pantallas plegables y el futuro de Android

Ivan Ramirez

En 2009 los móviles eran pequeños y hasta arriba de teclas y diez años más tarde son grandecitos y con cada vez menos botones. Es difícil predecir qué pasará con los móviles de aquí a 10 años, aunque en mi opinión la tendencia continuará apoyada por el perfeccionamiento de las pantallas plegables y la integración de todo bajo la pantalla. Tendremos móviles de entre 7 y 8 pulgadas que se doblan por la mitad para guardar en el bolsillo.

Siendo optimista, el móvil del futuro podría convertirse en simplemente una interfaz conectada por streaming a un procesamiento remoto, pudiendo así en parte solventar el problema de la miniaturización de los componentes y el sobrecalentamiento, al no necesitar una gran batería para un gran procesamiento. Al fin y al cabo, para 2030 deberíamos estar de lleno en el 6G o incluso 7G, y probablemente la latencia sea cosa del pasado.

En cuanto a Android, para 2030 y a una letra por año, a Google se le habrán acabado las letras para Android 21, si es que el sistema operativo de código abierto sobrevive diez años más. Es previsible que Google siga recolectando multas periódicas por Android durante la próxima década, y también que en algún momento decida empezar de cero en otro sistema operativo en lugar de seguir apuntalando el Android creado con corazón de Java.

Esto suena a Fuchsia OS, y probablemente vayan por ahí los tiros al menos durante la mitad de la década que entra. Para la segunda mitad veo más probable que Android sea Google y el móvil no sea mucho más listo que una TV: tu móvil no se conecta a la nube, vive en la nube y todas las aplicaciones se ejecutan remotamente.

- Iván Ramírez, Editor en Xataka Móvil y Xataka Android.

Antonio Sabán: la llegada de las gafas conectadas

Antonio Saban

De cara a la próxima década, pienso que seguro que habrá mucha innovación que aún no podemos imaginar. Sin embargo, creo que, como ha pasado en esta que despedimos con los smartphones o las tablets, que nacieron de forma temprana en la década anterior y han madurado más tarde, los "años 20" van a estar marcados por la madurez de tecnologías como las gafas inteligentes.

Solemos hablar de pantallas plegables, y estoy seguro de que van a jugar un gran papel en los próximos años, pero creo que el futuro va por no tener que mirar una pantalla, sino a un dispositivo que puede hacer que todo sea mucho más grande e integrado con nuestra visión como son las gafas. Creo que hasta que no veamos qué presenta Apple (u otra gran compañía de forma decidida) no podremos ver cómo ha evolucionado la tecnología que conocimos con las Google Glass, pero no tengo dudas de que el futuro pasa por decir adiós a tanto panel.

- Antonio Sabán, Director en Genbeta.

Anna Martí: convertibles, redes sociales más integradas y coches autónomos

Anna Marti

No creo que veamos a los trans de ‘Years and Years’, pero sí que seamos en esencia algo más trans. Que aún esté más integrado todo lo digital en nuestro día a día sobre todo por parte de los dispositivos con el asistente de voz integrado. No creo que la legislación se ponga tan firme con la privacidad como para que haya prohibiciones, sino todo lo contrario, creo que las redes sociales estarán mucho más integradas en nuestras jornadas (en todos sus ámbitos), y que recurriremos más a nuestro respectivo “Signor” para pedirle que comparta eso tan gracioso que ha hecho nuestro gato (con sus filtros y stickers, eso no cambiará) o incluso yendo más allá: que permitamos a los algoritmos que esto ocurra de manera automática al generar un contenido (y que los dispositivos hayan aprendido a generar “emociones” al postear).

Cambiarán las costumbres y cambiarán mucho los hardware. En la última década hemos visto la miniaturización de componentes y las placas base con integraciones que hace veinte años eran quizás impensables, y con smartphones con procesadores tan potentes como los que hay ahora creo que veremos dispositivos convertibles (tipo Surface) tan livianos como potentes. No hablo de era post-PC, sino de era slim-PC si queréis llamarlo de algún modo.

No puedo irme sin hablar de móviles y cámaras, mis bebés, mis pasiones. Creo que los sensores por fin crecerán en tamaño, que las mirrorless full-frame serán algo habitual y que los móviles van a seguir rondando los 8 milímetros de grosor en pro de baterías (de litio) y esquemas fotográficos decentes. A este respecto, no creo que el factor forma plegable vaya a imponerse (habrá más, pero dudo que sean algo mayoritario) ni que nos podamos olvidar del litio.

¿Y sobre los coches autónomos? Creo que al final de la próxima década empezarán a ser algo más habitual y sobre todo permitido, pero no lo veo a corto ni a medio plazo. Lo que sí creo es que los eléctricos se normalizarán, que a gobiernos e industrias al final les convendrá por algún lado y que con eso (porque la tecnología ya está madura, a falta de mejorar autonomía) harán que nos vaya compensando a más casos de uso.

- Anna Martí, Editora en Xataka.

Jose García: inteligencia artificial en el día a día y videojuegos en streaming

Jose Garcia

La próxima década estará marcada por dos cosas: inteligencia artificial y streaming de videojuegos. En lo referente a inteligencia artificial, no me cabe la menor duda de que cuando lleguemos a 2029 será costumbre hablar con un asistente de voz de forma fluida como han dejado ver en infinidad de ocasiones las películas de ciencia ficción. La domótica será uno de los principales sectores en los que la IA se hará fuerte, pero no me cabe duda de que acabará aplicada casi por defecto a infinidad de sectores.

Por otro lado, creo que Google Stadia ha marcado la senda de lo que nos espera en el sector de los videojuegos. Como sucede actualmente con la música y las películas, no creo que el formato físico desaparezca, aunque sí lo veo relegado a ediciones especiales o de coleccionistas para los más aficionados. El streaming se impondrá en los videojuegos, ergo las suscripciones, y eso democratizará el acceso, pero también opino que fragmentará todavía más un sector que, hasta el momento, ha sido relativamente compacto.

- Jose García, Editor en Xataka.

Ricardo Aguilar: mejores cámaras móviles y electrificación

Ricardo Aguilar

Es bastante difícil predecir lo que sucederá 10 años vista ya que, sinceramente, creo que ni siquiera somos capaces de imaginar lo que tendremos entre manos. Hablando de mi territorio, móvil, estoy convencido de que habrá un cambio completo de formato. No sé si el plegable es el futuro (tal y cómo están planteando conceptos ahora mismo, no), pero no creo que el "tochaco" de más de seis pulgadas que es ahora un nuevo estándar tenga muchos años de vida. Del mismo modo, los avances en cámara ni siquiera puedo imaginarlos, teniendo en cuenta la altísima calidad que hay a día de hoy, gracias sobre todo a Google y Apple. Quiero pensar también que las baterías durarán bastante más gracias a un cambio en materiales, y que las velocidades de conexión mejoren, con subidas y bajadas de infarto (hace 10 años apenas estábamos descargando a poquísimos megas por segundo).

Otro tema que me inquieta es la electrificación de los vehículos. En un salto inevitable, pero no tengo claro que el híbrido enchufable (propuesta que se está estandarizando tanto) sea la solución, máxime en tiempos en los que los jóvenes parecen huir de la propiedad privada, y no están en situación de hacer instalación eléctrica para enchufar en casa o andar buscando puntos de recarga. Quedará por ver qué sucede con la movilidad, si acabaremos con el diésel, si todas las flotas serán eléctricas, y un gran olvidado aquí: las motos. Lo que parece una tecnología madura en coches en motos aún está, como el que dice, en pañales. Aunque, por suerte para los moteros, la pistola de las emisiones aún no apunta sobre estos vehículos.

- Ricardo Aguilar, Editor en Xataka Móvil y Xataka Android.

Laura Sacristán: consolidación del 5G y vehículos autónomos

Laura Sacristan

Prefiero dividir mis prediciones para la próxima década entre las que creo que veremos a corto plazo y las que quizá tarden algo más de tiempo. En el primer grupo, englobaría la consolidación de tres cosas que hemos visto despegar en este 2019: las pantallas plegables, el 5G y los servicios de streaming de videojuegos como Stadia y Apple Arcade. Esto últimos, pienso, terminarán comiéndose a las consolas físicas. También abogo por la desaparición de la TDT tradicional en pro de servicios VoD.

En el segundo grupo, el de las tecnologías y avances que veremos avanzada la década, creo que estarán los vehículos autónomos y los taxis voladores. Es algo que parece muy futurista, pero que ya hemos comenzado a ver alguna que otra prueba. Además, pienso que a lo largo de los próximos diez años, todos terminaremos llevando chips escondidos bajo la piel que, por ejemplo, contengan nuestros datos médicos.

- Laura Sacristán, Editora en Xataka Móvil y Xataka Android.

Juan Carlos López: tecnología MicroLED y fusión nuclear

Juan Carlos Lopez

Estoy convencido de que la década que estamos a punto de comenzar nos deparará emociones fuertes. Sabemos que hay tecnologías muy prometedoras que llegarán con total seguridad durante los próximos años, aunque existe cierta incertidumbre acerca del momento en el que explotarán definitivamente. Dos de las que a mí más me ilusionan son HDMI 2.1 y MicroLED, ambas aplicadas al mundo de los televisores.

En lo que se refiere a la primera estoy convencido de que todas las marcas importantes apostarán por ella con rotundidad en los televisores que llegarán en 2020, por lo que está al caer. Sin embargo, aunque es probable que veamos alguna incursión antes, creo que los primeros televisores MicroLED con una vocación realmente popular no llegarán hasta 2022 o 2023.

Las dos tecnologías de las que acabo de hablar no dejan mucho margen a la elucubración porque son muy tangibles, especialmente HDMI 2.1, y no es en absoluto arriesgado asegurar que "explotarán" relativamente pronto. Sin embargo, también me ilusionan mucho dos innovaciones mucho más "etéreas", por definirlas de alguna forma. Y es que adentrarse en ellas, a diferencia de lo que sucede con las dos anteriores, deja un margen muy importante a la incertidumbre.´

Una de ellas, la más cercana al usuario de a pie, es la evolución que experimentarán durante la próxima década las inteligencias artificiales integradas en los dispositivos de consumo, como los smartphones o los altavoces inteligentes. Estoy convencido de que a finales de la próxima década podremos mantener con estas IA una conversación relativamente fluida, lo que nos permitirá interactuar con ellas con una flexibilidad muy superior a la que nos proponen actualmente. Se acabará eso de vernos obligados a memorizar unas pautas concretas si queremos que interpreten correctamente nuestras peticiones. Afortunadamente.

He dejado para el final la innovación que a mí más me ilusiona por el enorme impacto que tendrá en toda la humanidad. Y en todo el planeta. La fusión nuclear. Cuando concluya la década que estamos a punto de comenzar la aplicación comercial de esta tecnología aún estará lejos (probablemente tendremos que esperar hasta mediados de siglo para ser testigos de la construcción de los primeros reactores de fusión nuclear comerciales), pero antes de 2029 ITER, el reactor de fusión nuclear que está construyendo un consorcio internacional en Cadarache (Francia), debería ser capaz de confinar y estabilizar con éxito el plasma. Y este hito representará un salto monumental hacia esa fusión nuclear comercial que podría resolver nuestras necesidades energéticas de un plumazo y que nos ayudará a acabar definitivamente con la emisión de gases de efecto invernadero.

- Juan Carlos López, Editor en Xataka.

Samuel Fernández: asistentes virtuales que entenderán el lenguaje natural

Samuel Fernandez

Viendo la evolución de los mercados en los últimos años, no espero que tengamos a diez años vista la llegada de los coches voladores, de los monopatines voladores o de los hologramas en 3D que te arrancan la cabeza desde los carteles de los cines.

Sí creo que está mucho más próximo el que los asistentes virtuales comprendan a la perfección el lenguaje natural y tengan tantas herramientas instaladas que nos permitan hacer prácticamente de todo. Los de ahora son sólo una muestra, pero han de explotar en condiciones, y creo que es la próxima gran revolución que viviremos.

- Samuel Fernández, Editor en Xataka Móvil y Xataka Android.

Amparo Babiloni: lo que hay ahora, pero mejor y sin grandes cambios

Amparo Babiloni

Voy a ser un poco aguafiestas, pero yo no creo que vayamos a ver ninguna revolución tecnológica en esta década, al menos no al nivel de lo que supuso el primer iPhone. Lo que sí vamos a ver es como la tecnología que tenemos hoy crece y se perfecciona. Los asistentes de voz van a ser más útiles, las cámaras de los móviles harán mejores fotos, las conexiones serán más rápidas y los dispositivos inteligentes serán todavía más listos.

Sí creo que va a haber grandes avances, pero las bases de la tecnología ya están muy asentadas y dudo mucho que lleguen invenciones que cambien nuestra vida de forma radical, sino que los cambios van a ser más bien graduales. Por ejemplo, en la próxima década veremos más móviles plegables, pero la mayoría seguirán siendo rectangulares. La conducción autónoma mejorará, pero casi todos seguiremos teniendo coches que hay que conducir. Ah, y el grafeno va a seguir siendo carísimo y muy difícil de fabricar en masa.

- Amparo Babiloni, Directora en Xataka Móvil y Xataka Android.

John Tones: regreso a lo físico... y desintegración de lo físico

Tones

Veo dos tendencias en el mundo del entretenimiento y el consumo de cultura que podrían parecer opuestas, pero que me gustaría entender como complementarias. Por una parte, la desaparición total de los soportes físicos superfluos. Posiblemente veamos cómo en algunos sectores como la música y el cine, el uso cotidiano de soportes físicos va a desaparecer. La velocidad de las redes y la potencia de los aparatos domésticos de reproducción se va a multiplicar hasta que podamos usar televisores y equipos de música (entendámoslo también como, simplemente, altavoces sofisticados y venidos a más) prescindiendo por completo de todo tipo de soportes físicos. No es difícil predecir la desaparición de reproductores de Blu-Ray y CD, que en muchas casas ya son reliquias, y desde luego lo son para generaciones más jóvenes. En videojuegos puede que a medio plazo (está visto que a corto no), posiblemente el juego en streaming se lo coma todo, quizás con la propia televisión como centro y unificando sistemas a base de suscripciones diferenciadas.

Me gustaría pensar que eso no implica la desaparición de todo los formatos físicos de entretenimiento, y curiosamente el modelo creo que está en un soporte que se resiste a morir, los libros, y en otro que apunta en una posible dirección, los discos de vinilo. Creo que se va a valorar cada vez más el soporte físico como un testimonio de lo que nos gusta y disfrutamos, y quizás invirtamos más dinero en menos productos diferenciados. Es decir, dejaremos de tener cientos de libros y pasaremos a tener solo unas decenas, pero serán ediciones que atesoraremos devolviéndole el valor a lo físico, que ahora es una especie de negarse a desembarazarnos de formatos caducos por nostalgia. Con los discos se está viendo y también con el DVD, donde aún que da mucho para que los catálogos de streaming abarquen la inmensidad de lo editado en físico. Creo que la desaparición de estos irá de la mano de una revalorización de determinados usos imprescindibles de lo físico.

- John Tones, Editor en Xataka.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios