Publicidad

Qué es el 5G y qué diferencias tiene con el 4G

Qué es el 5G y qué diferencias tiene con el 4G
5 comentarios

Publicidad

Publicidad

Llevamos años oyendo hablar de él, tanto por la revolución tecnológica que supone como por los típicos miedos que despierta entre quienes no lo entienden. Pero después de varios años en los que parecía que no iba a llegar parece que definitivamente el 5G empezará a dar sus primeros pasos en 2019, y tanto las operadoras como los fabricantes de móviles (Samsung, Huawei, Xiaomi o LG entre otros) están haciendo sus primeros anuncios relacionados con su implantación.

Pero todavía hay quien no termina de entender qué es todo esto del 5G, ni siquiera algunos presidentes de grandes potencias, por lo que vamos a explicarte qué es exactamente el 5G, qué promesas trae la industria con este nuevo estándar, y qué diferencias tiene con la actual red 4G LTE.

Qué es el 5G

El 5G es la quinta generación de las tecnologías y estándares de comunicación inalámbrica, el Internet que utilizan dispositivos como tu teléfono móvil para permitirte conectarte a la red en cualquier sitio. Por lo tanto, no tienes que pensar en este término como algo nuevo, ya que no deja de ser un desarrollo o evolución del actual 4G/LTE.

La idea detrás de este desarrollo es la de permitirte llamar por teléfono, escribir como hasta ahora, y sobre todo, navegar por Internet a una velocidad muchísimo más alta que la actual, todo ello mientras se permite que más dispositivos se estén conectando al mismo tiempo. ¿Te acuerdas de cómo la velocidad que tenías hace unos años en el WiFi de tu casa era muchísimo más lenta que la de ahora? Pues esto es algo parecido, pero con las conexiones móviles.

De hecho, ya que estás haciendo uso de tu memoria, quizá todavía te des cuenta de lo mucho que mejoró tu conexión cuando empezaste a cambiar la conectividad 3G del móvil para aprovechar el 4G, pasaste a poder navegar a velocidades mucho más potentes que te permiten ver sin problemas las webs actuales, pues este es un nuevo salto evolutivo.

Esta quinta generación de comunicaciones inalámbricas es la que va a intentar que ver una web en el móvil sea como abrir cualquier otro archivo, con una velocidad tan rápida que deberíamos poder cargar vídeos en Ultra HD o modelos en 3D casi sin pestañear. El estándar oficial ya ha sido aprobado, y promete ser entre 10 y 20 veces más rápido que las actuales conexiones móviles.

Verás que en esta explicación te estoy hablando siempre de promesas, y eso es porque se trata de una red que todavía no ha sido desplegada. El estándar existe, los primeros móviles en soportarlo ya han sido presentado, y operadoras como Vodafone ya han anunciado que empezarán a desplegarlo. Pero actualmente todavía no lo puedes utilizar, por lo que queda por ver si realmente se cumplen esas predicciones de velocidades desde el principio o si tardan todavía un poco en llegar.

De lo que estamos seguros es de que sobre el papel, el 5G es una tecnología casi imprescindible para sobrevivir al cuello de botella electromagnético que existe en las grandes aglomeraciones urbanas hoy en día. Con cada vez más dispositivos conectados, hace falta una mayor capacidad y permitir que todavía más se puedan conectar para, por ejemplo, soportar un ecosistema de coches inteligentes siempre conectados o el cada vez más desarrollado Internet de las Cosas.

Qué diferencias tiene con el 4G

Velocidad Y Latencia

En esta tabla vas a ver las principales diferencias que hay entre el 4G, el 4G+ o LTE, y el 5G. La velocidad del nuevo estándar será muchísimo más rápido, por lo que podrás descargarte contenidos casi sin darte cuenta. Estos son datos teóricos, por lo que dependiendo de la operadora podrías ver velocidades más bajas o más altas.

Si estuviste atento a nuestro seguimiento de la presentación de Xiaomi en el MWC 2019, verás que en un momento prometieron que su primer móvil 5G podría alcanzar picos de velocidad de más de 2 gigas por segundo, lo que supondría poder cargar o descargarte un vídeo de 15 segundos en Full HD en sólo 1 segundo. Pero es que también se habla de que los picos finales de la tecnología podrían ser de hasta 20 Gbps (gigas por segundo).

Pero más importante todavía es la disminución de la latencia. La latencia es el tiempo que tarda en transferirse un paquete de datos dentro de la red, el tiempo que dura en llegar una acción desde que la realizas hasta que se consuma. Actualmente existen latencias ya de por sí reducidísimas, pero el 5G promete bajarlas a entre 1 y 2 milisegundos.

Esto quiere decir que las interacciones con Internet o la nube serán casi instantáneas. Sumado a las velocidades de descarga, esto hará que si pulsas en una foto que tienes en la nube tardaría lo mismo en abrirse en el móvil que si la tuvieras ya dentro de su memoria. Una experiencia instantánea de interacción que podría revolucionar también las aplicaciones móviles.

En cualquier caso, y como hemos dicho antes, el 5G todavía no ha sido implementado. Esto quiere decir que podemos teorizar u opinar sobre qué beneficios puede traer, pero que no lo sabremos definitivamente hasta que no se implemente definitivamente y empiece a explotarse. De momento ya hemos visto demostraciones como cirugías teleasistidas en tiempo real, en la que el cirujano realiza las intervenciones a kilómetros de distancia.

Un buen resumen de lo que supone el salto del 4G al 5G nos lo dió hace unos meses el fabricante de chips Qualcomm. Para ellos, el 4G sirvió para conectar personas entre ellas, y el 5G es un nuevo salto que permitirá "conectar personas con todo lo que nos rodea", impulsando ya no sólo las comunicaciones, sino otros sectores como la automoción, la medicina, la salud o los hogares.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir