Compartir
Publicidad
¿Serán los eSports el nuevo fútbol? Así vivimos desde dentro el torneo de invierno de Hearthstone
Videojuegos

¿Serán los eSports el nuevo fútbol? Así vivimos desde dentro el torneo de invierno de Hearthstone

Publicidad
Publicidad

Nasáu, las Bahamas. Playas de aguas cristalinas, clima tropical, resorts de pulsera de todo incluido. El que seguramente es lugar ideal de vacaciones para muchos se convirtió durante un fin de semana en la sede del campeonato profesional de invierno de Hearhtstone, el popular juego de cartas de Blizzard.

Su nombre oficial es HCT Winter Championship 2017 y, en él, 16 de los mejores jugadores de Hearthstone del mundo compiten para llevarse 250.000 dólares en premios y asegurarse una plaza en los mundiales de dentro de unos meses.

Teniendo en cuenta la creciente popularidad de los eSports (la previsión es que se alcancen los 385 millones de espectadores de este tipo de deporte en 2017), nos preguntamos si en el futuro el League of Legends, Dota 2 o Counter Strike se convertirán en el nuevo fútbol. Para salir de dudas, nos pusimos las bermudas y vivimos en Bahamas este campeonato de Hearthstone. Y, sí, hay vídeo:

Jugando a las cartas entre palmeras y playa

Sí, es paradójico que un campeonato "de invierno" se celebre entre gente de vacaciones tomando daikiris, playas paradisíacas y palmeras como Bahamas. De hecho, el contraste era curioso. Pasar de una vista así:

Playa Nasau

... a otra en penumbra, llena de cámaras apuntando a dos chavales jugando uno frente al otro cada uno en su ordenador, tal que así:

Escenario Hct

Aquí sumamos el primer punto negativo: no apetece meterse en una sala así por mucho que te guste Hearthstone si tienes una playa con aguas cristalinas saliendo por la puerta.

Esto también afecta al público: mientras que en los mundiales que mencionábamos más arriba de Katowice se congregaron más de 170.000 personas en el recinto, aquí la sala en la que se jugaban las partidas tenía aforo para unas 100 o 150 personas. Y sí, estuvo llena en las semifinales y finales, pero antes de llegar a cuartos deslucía bastante ver tantas sillas vacías. Después de todo, ¿quién va a venir a las Bahamas a ver en directo partidas de Hearthstone?

Eso sí, la final del evento fue seguida en directo a través de Twitch por más de 200.000 personas y, en el fondo, fue un despliegue de Blizzard para demostrar su posicionamiento dentro de los esports y enviar un mensaje de "lo hacemos porque podemos", un signo de que las cosas van, desde luego, muy bien.

¿Y dices que es un torneo de cartas?

Frozen Shtanudachi Esto es lo que ven los espectadores: tablero de juego. En este caso, es una captura de la final disputada entre 'Fr0zen' y 'ShtanUdachi'

Sí. Por si alguien no lo conoce, Hearthstone es un juego online de cartas coleccionables en el que, por turnos, cada jugador tiene que derrotar a su rival con hechizos, criaturas y combos dignos del mejor estratega. Parte del éxito del juego, que fue lanzado hace solo tres años, es que está ambientado en el mundo de Warcraft, una de las franquicias de mayor éxito de Blizzard.

¿Cómo es la mecánica del torneo? Dieciséis de los mejores jugadores del mundo se enfrentan para repartirse los 250.000 dólares en premios (60.000 dólares son para el ganador) y asegurarse una plaza en los mundiales de Hearthstone, que se celebrarán en unos meses en un sitio todavía por determinar.

Se reparten 250.000 dólares en premios entre los 16 mejores jugadores del mundo de Hearthstone

El formato elegido para este HCT Winter Championship es el habitual para competiciones profesionales de Hearthstone. En Blizzard lo llaman "Conquista" y consiste en partidas al mejor de siete. Primero se forman cuatro grupos de cuatro jugadores y pasan a la siguiente ronda, cuartos de final, los dos mejores de cada grupo. Después llegan las semifinales y, por último, la final.

A nivel aficionado una partida puede durar entre 5 y 7 minutos, por lo que en una media hora y cuarenta minutos se podría resolver una clasificatoria. Sin embargo, a escala profesional, los jugadores apuran al máximo el tiempo de cada turno y es fácil que las rondas se alarguen hasta la hora y media. O como en esta partida entre "OmegaZero" y "SamuelTsao", las dos horas y casi cuarenta y cinco minutos.

Apoyando a nuestro campeón

Lo interesante para los espectadores, como en cualquier deporte, es elegir a quién apoyar. En nuestro caso decidimos apostar por "Pavel", actual campeón mundial de Hearthstone. Por ostentar ese título partía como favorito, así que decidimos ir a lo "fácil" para disfrutar al máximo del evento.

Pavel 2

Aquí Blizzard lo hizo muy bien porque varios días antes de que comenzara el torneo invitó a todos los jugadores de Hearthstone a que eligieran a un "campeón" para apoyarle durante la competición. Conforme tu elegido fuera pasando fases, se te recompensaría con sobres de cartas en el juego. Es una manera quizá poco ingeniosa pero muy efectiva para atraer atención a tu evento y, de paso, generar expectación y difusión boca a boca, como en cualquier otro deporte. Como uno puede "ser del Barça" o "del Madrid", aquí puedes ser de "Pavel", de "Tarei" o de cualquier otro jugador.

Seguí muy de cerca las partidas de "Pavel" con esa sensación parecida a cuando ves a tu equipo favorito jugando en la televisión. La decepción vino cuando perdió contra "DocPwn". Era su última oportunidad para pasar de ronda, pero una muy buena partida de su rival hizo que el actual campeón del mundo de Hearthstone ni llegara a cuartos de final en el torneo. Es algo que te molesta mucho, incluso le llegas a coger algo de manía al culpable del asunto (en este caso a "DocPwn"), como sucede en el fútbol o en el baloncesto.

Como uno elige "ser del Barça" o "del Madrid", aquí puedes ser de "Pavel", de "Tarei" o de cualquier otro jugador.

Aún quedaba lo más interesante de la competición, cuartos, semis y final, así que volvimos a elegir otro campeón para apoyar (esta vez ya no podíamos cambiar nuestra decisión dentro del juego, pero al menos tendríamos esa motivación para seguir viendo las partidas). Desde la organización nos chivaron que "Fr0zen" apuntaba a ganador porque es uno de los que más horas estaba empleando para practicar y más en forma venía, así que él fue nuestro elegido.

Lo hizo muy bien en cuartos y arrasó en semifinales (con la dulce venganza incluida: derrotó a "DocPwn"), así que se clasificó para la final. En estas fases el público estaba mucho más entregado, se escuchaban gritos de asombro, de admiración, aplausos... con la diferencia de que los jugadores no escuchan nada porque están concentrados enfrascados en sus auriculares (en los que, por cierto, escuchan ruido blanco; nada de música).

Llegó el gran momento: la final. "Fr0zen" contra "ShtanUdachi". A nivel de producción, cámaras, iluminación no cambió nada. Todo seguía igual de profesional. Tampoco las expresiones de los jugadores, que seguían igual de parcas que al principio. Si acaso, se les notaba algo tensos (normal, 60.000 dólares estaban en juego) y, en el caso de "ShtanUdachi", febril, y es que había pasado una mala noche y no se encontraba nada bien.

Los casters (comentaristas) sí subieron un poco más el nivel para darle emoción a cada jugada. Y en ese momento fue cuando hicimos la retransmisión en directo desde nuestro Facebook:

Hearthstone HCT Winter Bahamas 2017 - final

Desde las Bahamas en la final del torneo de invierno de Hearthstone ��

Publicado por Xataka en Domingo, 26 de marzo de 2017

Es complicado describir con palabras la emoción con la que vivimos esa final. Los símiles con una Champions, mundial de fútbol o anillo de la NBA son obvios, pero con el añadido de que empatizas mucho más, ves más factible protagonizar una final de Hearthstone que un partido de tenis profesional de más de tres horas.

Y creo que ése es parte del secreto del éxito de los esports: son mucho más accesibles. Casi cualquier persona puede tener un PC, un ratón, un juego e Internet y competir contra jugadores de todo el mundo. Para ser futbolista, tenista o ciclista necesitas unos requisitos físicos, años de preparación. Mucho de lo necesario en los deportes tradicionales es clave aquí también (práctica, visión de juego, estrategia, mente fría...), pero se siente más fácil de alcanzar que el deporte tradicional de élite.

No sé si los esports llegarán a convertirse en el nuevo fútbol, pero, sin duda, tienen todos los ingredientes como para ello, con ese añadido empático que comentamos. Perdió nuestro elegido, "Fr0zen", pero nos lo pasamos genial y lo vivimos con mucha intensidad. Además, en este caso, acabas con unas ganas locas de jugar a Hearthstone. Esto último, por cierto, es otra de las claves para que las empresas de videojuegos apuesten tanto por este sector: creas una comunidad enorme y entregada en torno a uno de tus productos. ¿Hay alguna forma mejor de marketing que el boca a boca?

Top 8 Hct Para los curiosos, así quedó el esquema clasificatorio del HCT Winter Championship

Los eSports en la actualidad

Casi quince millones de personas siguieron en directo la final de los mundiales de League of Legends de 2016. En el caso del International 2016, de Dota 2, fueron casi seis millones de espectadores concurrentes. Y hace unas semanas los mundiales de Katowice alcanzaron 46 millones de personas de audiencia, un 35% más que el año anterior. De hecho, lo interesante de todas estas cifras está en la evolución que experimentan año tras año. En la mayoría de ocasiones son crecimientos a doble dígito.

Según Nielsen, casi 31 millones de estadounidenses siguieron en vivo la investidura de Trump el pasado mes de enero. Y si nos centramos en deportes tradicionales, la final de la Champions League 2016 entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid tuvo una audiencia estimada de 350 millones de espectadores en todo el mundo. El Super Bowl 2017 fue seguido por algo más de 110 millones de personas.

Sin duda, los eSports van dejando cada vez más de ser un nicho y se acercan a las cifras de los deportes tradicionales. El tiempo dirá si una partida de Starcraft o CS:GO acabará sustituyendo a una final de Champions o, al menos, igual en popularidad.

En Xataka eSports | Luces, cámaras y... palmeras: lo que no se vio en el HCT Winter Championship en Bahamas

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos