Compartir
Publicidad

Moleskine con livescribe y otros intentos de modernizar las libretas

Moleskine con livescribe y otros intentos de modernizar las libretas
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace casi un año os hablábamos en Xataka de Livescribe 3. La tercera generación de un lápiz que nos prometía convertir cualquier trazado, dibujo o nota a mano en un archivo digital que se almacenaba en nuestro ordenador o dispositivo móvil. Desde entonces no hemos vuelto a saber mucho de él pero ahora ha conseguido un socio con el que espera darse a conocer y convertirse en una referencia.

La marca Moleskine ha anunciado el lanzamiento de unas libretas diseñadas para que funcionen con el sistema de reconocimiento de Livescribe. Como ya vimos en su día se trata de un papel especial para que se pueda realizar el reconocimiento de los dibujos para su posterior exportación a digital. Una buena idea, pero no muy esperanzadora ya que llevamos años viendo productos de este tipo que no termina de cuajar.

Muchas opciones, ningún triunfador

La primera vez que vi un IRISNote me pareció una idea bastante buena: un sistema que con un papel especial convertía las notas en digital. “Qué práctico para la universidad.” pensé. Tuve la suerte de probarlo unos días más tarde y el resultado fue desastroso. Problemas con el reconocimiento de la letra, lento y además había que tener encima del papel un dispositivo de apoyo a modo de pisapapeles.

De hecho, la tecnología de estos lápices ha girado alrededor de estos dispositivos de seguimiento y aquellos que incorporan pequeñas cámaras cerca de la punta. Los primeros son un poco más aparatosos pero permitían escribir en cualquier superficie sin necesidad de utilizar un papel especial. Los segundos son más precisos pero tenemos que usar hojas propias del fabricante y, todo sea dicho, son precisamente económicas.

moleskine-1.jpg

Con el tiempo aparecieron otras opciones como el DigiMemo o el Mobile Notes Pro. Dos lapiceros que abogaban también por ofrecer esta digitalización además de otras funciones como grabar notas de audio al mismo tiempo. Según iba leyendo uno se daba cuenta de que todavía esta tecnología andaba un poco lejos.

Wacom también lo intentó con su Inkling y Staedler se intentó modernizar con el Pen 990 pero se volvían a repetir los mismos errores: lento, obligándote a tener una letra demasiado correcta cuando tomabas apuntes… Quizá la compañía alemana tenía que haber seguir el itinerario de Bic y haber apostado por un stylus de punta de goma.

A día de hoy el mercado de los lápices digitales es un pulso entre Sky WiFi y Livescribe. La tecnología ha evolucionado con el paso de los años pero de momento ninguna de ellas ha logrado dar con una solución práctica, fácil de usar y asequible: estos accesorios tienen un precio que en muchos casos oscilan los 100 euros y a veces (como el Capturix de OneNote) se supera con creces dicha cantidad.

No cabe duda de que el acuerdo con Moleskine le va a ayudar a crecer. Sus libretas son mediáticas y además ya tienen experiencia colaborando con empresas tecnológicas. ¿Alguien se acuerda por ejemplo de aquella edición que hicieron con Evernote y que venía con marcadores inteligentes para archivar notas directamente a la nube?

Vía | DesignBoom

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio