Ya hay coches incorporando tecnología de absorción de CO2 mientras circulan. Y tiene todo el sentido

Ya hay coches incorporando tecnología de absorción de CO2 mientras circulan. Y tiene todo el sentido
23 Comentarios

Aunque la categoría que aplica la DGT para un coche eléctrico es de Cero emisiones (incluso para los tan dudosos PHEV), lo cierto es que este tipo de automóviles, hasta este momento, siguen generando emisiones de carbono. Un problema que en la Universidad Tecnológica de Eindhoven se han propuesto solucionar.

En estos momentos, existe un fuerte debate sobre hasta qué punto los vehículos eléctricos son menos contaminantes que los de combustión. Algunos fabricantes, como BMW con sus BMW iX y BMW i4 o Volkswagen con su Volkswagen ID3, aseguran que sus automóviles son neutros en carbono. Otros como Volvo sí establecen diferencias en función del origen de las electricidad que los impulsa, aunque aseguran que su C40 Recharge es más sostenible que un modelo de combustión a partir de los 110.000 kilómetros (en el peor de los casos.

Los defensores de los automóviles de combustión, por su parte, aseguran que la extracción y uso de tierras raras para sus baterías genera importantes problemas medioambientales. Para salir al paso de estas acusaciones, un consorcio de once empresas, entre las que están BMW o Audi, están desarrollando un Battery Passport (Pasaporte de Batería) para dejar constancia del impacto medioambiental de sus baterías.

Como solución aún más ambiciosa, la Universidad Tecnológica de Eindhoven ha desarrollado el ZEM, un prototipo de coche eléctrico que atrapa CO2 del aire conforme avanza por la carretera. Es decir, este prototipo no sólo es neutro en emisiones de carbono, incluso puede reducir mejorar la calidad del aire durante su funcionamiento.

Csm Bvof 2022 0720 Atd Co2 Capturing Concept Car Zem By Student Team Tuecomotive C07a3a1759

ZEM, el coche al que el CO2 le sale a devolver

Si los fabricantes hicieran una declaración del CO2 generado como los ciudadanos hacemos la declaración de la renta, al ZEM le saldrían emisiones a devolver. El secreto está en una rejilla en el frontal que permite ir capturando CO2 al paso del aire.

De momento, sus capacidades recuperadoras son limitadas, pero hay que tener en cuenta que no es más que un primer paso en una tecnología que está por desarrollar. Un filtro permite capturar hasta 2 kg de CO2 por cada 20.600 kilómetros que se han recorrido a 60 km/h. La idea es que estos filtros se puedan limpiar por completo cada 320 kilómetros utilizando las paradas a recargar. En la estación de recarga diseñada, el CO2 pasa a estar almacenado para darle un segundo uso.

No es la primera vez que oímos hablar de un vehículo que limpia el aire de CO2. Hace poco más de una semana, mi compañero Carlos Prego nos contaba la historia de un proyecto que tiene como objetivo incorporar vagones en los trenes para la captura de CO2 en la atmósfera, aprovechando las líneas ferroviarias ya existentes.

Aunque, evidentemente, la capacidad actual de absorción de CO2 es mucho más pequeña que en un tren, los estudiantes desarrolladores de este proyecto aseguran que la ventaja de este sistema es su implementación a gran escala y que muchos granitos de aire hacen una montaña.

Además, este pequeño coche eléctrico, su motor es de 22 kW (29,5 CV) y cuenta con nueve paquetes de baterías modulares de 2,3 kWh, también ha sido pensado con el objetivo de reducir al máximo las emisiones de CO2 durante su fabricación. Por tanto, la carrocería está construida sobre plásticos reciclados. Por ejemplo, el vidrio se ha sustituido por policarbonato, pues se considera menos contaminante en su fabricación.

Temas
Inicio