Publicidad

Ni mosquitos, ni accidentes, ni conflictos armados: la principal causa de muerte es cardiovascular y esta animación lo deja claro

Ni mosquitos, ni accidentes, ni  conflictos armados: la principal causa de muerte es cardiovascular y esta animación lo deja claro
7 comentarios

Publicidad

Publicidad

Solo cinco personas mueren de promedio cada año como resultado del ataque de un tiburón. Los accidentes de avión, en cambio, se llevan por delante a unas 860. Apenas unas 2000 mueren por el impacto de un rayo y unas 25.000 por causas directamente atribuibles a los perros. Un poquito más, 26.445, mueren por terrorismo; unas 100.000 por las serpientes y unas 725.000 a causa de los mosquitos.

Como podéis ver, el proceso por el que una causa de muerte se convierte en una alarma social es un completo misterio. Hace unos días, Datagnan, un usuario de Reddit, compartió esta comparativa entre diversas causas de muerte y la gran causa de muerte en el mundo actual: las enfermedades cardiovasculares. Y, visto en perspectiva, lo cierto es que si algo llama la atención es la asimetría que existe en la consideración social de cada una de ellas.

¿De qué nos morimos?

Conviene no hacerle mucho caso a las cifras concretas. Hay que tener en cuenta que las cantidades tienen mucho de estimación y, de hecho, mientras revisaba los números del gráfico para confirmarlos he comprobado que hay variaciones sustanciales depende del cómo contemos las muertes y de los años que tomemos como referencia. Sin embargo, el orden de las magnitudes sí parece bastante estable en los últimos años.

Y eso es lo fundamental. No hacen falta muchas palabras para darse cuenta de que la mayor parte de los enemigos nº1 de la humanidad son cosas como los accidentes de tráfico (1.200.000), el cáncer (casi 10 millones de personas) o las enfermedades cardiovasculares (unos 17 millones). Es más, resulta curioso comprobar que si sumamos todas las causas que hay en la gráfica no se llega a alcanzar esta última cifra.

Como decía un poco más arriba, una de las cosas que me parece más interesantes es la relativa desconexión entre estos datos y las percepciones sociales. Pocas personas dirían que las abejas son más peligrosas que los tiburones o que los escorpiones son peores que los tigres, pero los datos sobre mortalidad apuntan a que, al menos en términos agregados, es así.

La visualización también es interesante para reflexionar sobre los esfuerzos científicos para mejorar la prevención y los tratamientos de las enfermedades cardiovasculares y su visibilidad (en comparación con otras muchas enfermedades). Se como sea, de vez en cuando es positivo ver de qué nos morimos para seguir luchando por hacerlo lo menos posible.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios