Qué fue de Songdo: la ciudad de Corea del Sur que prometió ser el futuro aún no lo es dos décadas después

Qué fue de Songdo: la ciudad de Corea del Sur que prometió ser el futuro aún no lo es dos décadas después
14 comentarios

El gobierno de Corea del Sur y el International Business District se plantearon a principios de los 2000 crear una alternativa a la sobresaturación de Seúl, la capital del país. Es así como surgió la Songdo, una ciudad diseñada desde cero con el propósito de ser inteligente, ecológica, tecnológica y en general un ejemplo a seguir para el resto de Corea del Sur y del mundo entero. Dos décadas después, la promesa sigue sin cumplirse. En Songdo siguen habiendo más promesas que proyectos tangibles.

Tres años atrás, en 2017, vimos cómo Songdo se posicionaba como una de las ciudades del futuro. Corea del Sur y empresas privadas habían invertido más de 35.000 millones de dólares en ella y destacaba especialmente por la idea de no tener que usar coches, además de ser hasta un 40% de su superficie verde. Sin embargo, aún era pronto para afirmar que fuese el futuro de las ciudades.

La ciudad tecno-eco-utópica

Vivir en Songdo, a unos 40 km de la superpoblada y caótica Seúl, debería ser el paraíso. No hay coches, es una ciudad "inteligente" donde hasta la basura se recicla sola sin necesidad de camiones basura y es tremendamente espaciosa. Por tener, la ciudad tiene hasta la mayoría de hogares conectados para controlarlos de forma remota, o un control absoluto del consumo eléctrico y comparativa con el resto de hogares del edificio.

Songdo International Business District

Alrededor de 2018 había unos 70.000 residentes según recogió SCMP. También hay coches aunque se promocionó como una ciudad sin coches. La gran diferencia con el resto de ciudades es cómo se organiza el tráfico aquí. Con una ciudad completamente monitorizada y llena de sensores, el sistema es capaz de avisar a cada habitante cuándo debería salir para que no se provoquen atascos o si hay inconvenientes que hagan la ruta más larga. De hecho, hasta deja el ascensor preparado cuando detecta que el coche de un residente llega a su edificio.

La ciudad tecno-eco-utópica sin embargo no se ha poblado como se esperaba. De unos 300.000 residentes que se esperaban, apenas están estos 70.000 habitantes. Las cosas no están saliendo exactamente como esperaban las organizaciones. Con gran parte de la ciudad ya construida y miles de millones de dólares invertidos, Songdo tiene un problema mayor: la gente no vive ahí.

Songdo

Es un sistema que se retroalimenta: la falta de habitantes provoca la ausencia de empresas, servicios e industrias; a ausencia de empresas, servicios e industrias provoca la falta de habitantes. Y sin embargo, era la ciudad perfecta sobre el papel.

Un (futuro) clúster de investigación biotecnológica

El empeño de Corea del Sur en convertirla en la ciudad del futuro, a pesar de todo, no cesa. Precisamente este noviembre de 2020 el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, expresó cuál es la idea que tienen para la ciudad inteligente. Indican en The Korea Herald que el plan es convertir a Corea del Sur en líder en la industria biológica. Para ello Songdon va a jugar un papel importante, será un clúster biotecnológico. En otras palabras, quieren que las grandes empresas de investigación y desarrollo biotecnológico se ubiquen en la ciudad.

El plan no es sólo un plan sino que ha comenzado a ponerse en marcha. Samsung Biologics y Celltrion han anunciado la inversión de más de 1.500 millones de dólares en sus nuevas oficinas y laboratorios en Songdo. Cifra que también espera invertir el propio gobierno en la industria de la biosalud durante 2021.

Songdo International Business District

Según explican, actualmente hay más de 60 empresas relacionadas con la biotecnología en Songdo. Estas organizaciones ofrecen alrededor de 7.000 empleos en la ciudad, una décima parte de su población. Con los impulsos económicos y sociales del gobierno, proyectan poder tener alrededor de 47.000 trabajadores en esta industria para dentro de cinco años.

Un enfoque claro para la ciudad quizás ayude a que finalmente deje de ser una ciudad fantasma y cobre vida como se propuso desde un principio. De todos modos habrá que esperar unos años más para ver si efectivamente las inversiones se hacen realidad y si sobre todo se llena la ciudad de habitantes como estaba previsto hace más de una década cuando aún se estaba construyendo toda la (inteligente, tecnológica y ecológica) infraestructura.

Songdo, por ahora, sigue siendo más promesa que realidad.

Temas
Inicio