Compartir
Publicidad

Google no quiere que sus coches autónomos sean vigilados tan de cerca pero sí probarlos en una California virtual

Google no quiere que sus coches autónomos sean vigilados tan de cerca pero sí probarlos en una California virtual
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una fase clave para el desarrollo del coche autónomo es su rodaje por entornos reales, incluso con tráfico "humano". Google lleva tiempo avanzando en ese campo y no está haciéndolo nada mal: solo un incidente, curiosamente con un humano al volante, en los más de 1.100 kilómetros que ya ha recorrido por las carreteras de California.

Ese estado, lógicamente, es uno de los que más ha favorecido que por sus calles puedan circular coches autónomos. Pero lógicamente quieren controles e información adicional a la que reciben de cualquier otro vehículo.

Pero el control que quieren ejercer sobre lo que pasa con esos coches no gusta a todos. Especialmente a Google, que además aspira a que sus pruebas en una California virtual sean consideradas con la misma validez que en el mundo real.

Mantengamos en secreto los pequeños incidentes de mi coche

La compañía del buscador, que tiene algunos puntos que mejorar todavía para que su coche autónomo se acerque a lo que entendemos por un coche de verdad, es la que se está mostrando más reticente al seguimiento exhaustivo de lo que pasa cuando su coche autónomo recorre las carreteras públicas. Pero no es la única. GM, Chrysler, Volkswagen o Mercedes Benz le acompañan en sus lamentaciones por la nueva normativa.

Desde la compañía del buscador se está presionando al legislador para que les permita mantener en secreto pequeños incidentes de sus coches autónomos.

coche autónomo por las calles de California
Coche autónomo de Google por las calles de California

En sus quejas, que recogen en Quartz, destaca también la relacionada con el registro detallado del momento en el que el sistema cambia del modo de conducción automática al manual. Y viceversa.

Dependiendo de las circunstancias, por ejemplo llegar a una zona desconocida por el ordenador, este hecho puede ocurrir muchas veces y Google lo considera algo rutinario. También representaría errores del sistema.

"Espiarme" ni afecta a la seguridad ni lo vais a entender

El caso es que el California Department of Motor Vehicles (DMV) quiere tener la mayor cantidad de información posible de todo lo que tenga que ver con la circulación del coche autónomo por sus carreteras de cara a un futuro donde ese tipo de vehículos formen parte activa de sus ciudades. Y se incluye desde la situación meteorológica en que ocurrió o el estado del tráfico.

Desde Google disienten completamente en este punto, y consideran que este punto ni debería estar reflejado en la legislación , pues esos cambios de manual a automático tienen múltiples motivos, especialmente en la fase de pruebas, y en la mayoría no afectan ni están relacionados con una mayor o menor seguridad del coche.

La puya final a la DMV es un poco sutil "esta información os generará dolores de cabeza porque no tenéis ingenieros ni gente preparada para interpretar adecuadamente los datos que recopiléis".

google_00.jpg

Por último, otro de los problemas que expone Google para que este sistema de control tan celoso cambie es lo que puede salir a la luz pública. El funcionamiento de su coche autónomo no es un secreto en el aspecto general y toda la información durante la fase previa que salga a la luz no les beneficia.

Mi coche lo estoy probando en un mundo virtual y eso debe valer

Las presiones de Google para ajustar la nueva legislación van más allá: quieren que los ensayos en carreteras de una California virtual sean una prueba válida para certificar aspectos de su coche autónomo.

Para Google, la condición de que el coche autónomo sea probado en un entorno donde se den circunstancias de conducción real la cumple su ambicioso mundo virtual que recrea más de 3.000 km reales del estado de California, con sus peatones, coches y condiciones que simulan lo que ocurre en la realidad.

captura_de_pantalla_2014-08-22_a_las_11.06.17.png

En ese mundo virtual, Google afirma poder simular y probar en condiciones cambiantes su coche autónomo en unos pocos minutos y que en el mundo real le supondrían años de circulación. Por eso, y por lo intensas y variadas que son las opciones de las pruebas simuladas, incluso más completas que las reales, pretende que éstas sean tenidas en cuenta a la hora de certificar aspectos de sus vehículos. Y que así lo recojan en la modificación de la futura normativa.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio