Compartir
Publicidad
Publicidad
Ryzen 3 1300X, análisis: así rinde la competencia de los Core i3
Análisis

Ryzen 3 1300X, análisis: así rinde la competencia de los Core i3

Publicidad
Publicidad

En apenas un año, AMD se ha plantado en el mercado con una de sus familias de procesadores de consumo de más empaque y éxito de los últimos tiempos. Con el análisis de los nuevos Ryzen 3 completamos el repaso completo de las tres grandes familias Ryzen de 2017 para el mercado de consumo.

Así son los procesadores Ryzen 3

AMD anunció hace unos días la llegada al mercado del tercer pilar de su estrategia para ser alternativa real a Intel en todas las gamas del mercado de consumo. Los Ryzen 3 vienen para competir directamente con los Core i3 más completos aportando una vez más una relación calidad/precio que venza otras reticencias para pasarse a AMD.

Por ahora, los modelos de la familia Ryzen 3 que se ponen a la venta a partir de hoy serán el Ryzen 3 1200 y el Ryzen 3 1300X. Ambos procesadores son chips con cuatro núcleos y cuatro hilos a 3.1/3.4 Ghz el primero, y 3.5/3.7 GHz el más completo y veloz. Os recuerdo que en los dos casos, como pasa con todo los procesadores Ryzen, el multiplicador viene desbloqueado de serie para quienes quieran aventurarse en el overclocking.

Los Ryzen 3 1200 y 1300X se plantan en el mercado con 4 núcleos y 4 hilos, competencia directa de los Core i3 más completos

Ambos procesadores tienen un TDP de 65 W, caché L3 de 8 MB y se venden con la solución de disipador/ventilador Wraith Stealth HSF incluido en el paquete.

Los nuevos Ryzen 3 tendrán un precio oficial de 114 euros para modelo más elemental, y de 135 euros para el Ryzen 3 1300X. Para que tomes como referencia, el Intel Core i3-7100 a 3,9 Ghz está ahora mismo por 109 euros, aunque en este caso es un modelo con dos núcleos solamente.

Img 0177 El nuevo Ryzen 3 1300X recién sacado de la caja, con disipador incluido en el propio paquete

Socket AM4 y SenseMI

Los nuevos Ryzen 3 toman como base el nuevo socket AM4. De sus ventajas ya te hemos hablado anteriormente: es compatible con toda la nueva familia Ryzen, y está previsto que dure varias generaciones, por lo que nos aseguramos una configuración base de largo recorrido y actualiable en el futuro independientemente de que queramos cambiar de gama de procesadores o familia.

Img 0179

Como el resto de la familia Ryzen, los nuevos 1200 y 1300X se basan en la arquitectura ZEN, de 14 nm, con la eficiencia y multihilo como argumentos principales. Se apoyan en la tecnología SenseMI, con sensores que controlan temperatura y consumo para poder ofrecer un TDP bastante bajo y adaptar las tareas del procesador de manera más eficiente. También esta familia Ryzen 3 incluye el modo boost de serie.

Equipo y configuración de prueba

Para la prueba de los nuevos procesadores Ryzen 3 1300X hemos usando el mismo equipo base que con los modelos Ryzen de más nivel. En esta ocasión no contamos con datos de los procesadores Intel Core i3. El procesador cedido por parte de AMD, el Ryzen 3 1300X, lo momtamos en una placa base Gigabyte GA-AX370-Gaming 5. La memoria RAM es una Corsair 2x8 GB DDR4-3000 configurada para la prueba a 2400 MHz.

Todos los componentes han sido actualizados a los últimos drivers, incluida la placa base de prueba. Como sistema operativo hemos usado Windows 10 desde una instalación limpia con las últimas actualizaciones disponibles en el momento de la prueba.

Img 0176 El disipador viene listo para sacar el instalar gracias a la pasta térmica ya aplicada

En el apartado gráfico optamos por montar una solución acorde con la gama del procesador Ryzen 3. Y esa nos parece que sería una GTX 1050 de Nvidia, por ejemplo. En cuanto a la unidad de almacenamiento, contamos con un SSD M.2 de Samsung de 1 TB de capacidad.

Temperatura de funcionamiento y consumo

Los nuevos Ryzen 3 1300X, con cuatro núcleos y cuatro hilos, nos indican en su ficha técnica un TDP de 65 W. Había pues que poner a prueba la fama de eficiente de estos Ryzen.

Img 0182

La medición de consumo real la realizamos con la misma configuración que en los test anteriores en Xataka: mediciones medias en modo reposo (PC solo encendido y realizando las tareas en segundo plano de Windows 10), uso ofimático y de navegación con un 30-40% de carga de CPU, y por último, una intensiva donde realizamos una conversión de vídeo 4K con Handbrake poniendo la CPU cerca del 100% de carga de trabajo.

Si nos centramos ahora en la temperatura de funcionamiento, se mantienen las buenas sensaciones y base de toda la familia Ryzen, tanto en temperatura de reposo (alrededor de los 30 grados) como en funcionamiento, donde no supera en nuestras pruebas los 50 grados.

Pruebas de rendimiento del Ryzen 3 1300X

Nuestros primeros test de rendimiento con el Ryzen 3 1300X los realizamos con diferente software sintético y pruebas concretas como protagonistas. Los resultados los enfrentamos tanto a los que obtuvimos con la familia Ryzen 7 al completo como con los Intel que hemos podido probar en las mismas condiciones: i7-7700K y Core i7-6900K.

Pruebas sintéticas y con aplicaciones

La comparativa siempre la iniciamos con dos pruebas de Javascript para cuantificar el rendimiento del equipo en tareas de navegación web y HTML5, todas ellas poco exigentes.

A la vista de estos resultados, aquí ya apreciamos una diferencia más sustancial con los Ryzen de gama superiores, al menos más que la que encontramos entre los Ryzen 5 y los Ryzen 7.

Si pasamos al test con CineBench R15, los Ryzen 3 se mantienen firmes cuando lo que importa es la frecuencia de trabajo pero se alejan del resto de familia cuando son los núcleos e hilos lo que importa.

Otra de las suites para medir el rendimiento de forma sintética es PCMark8. Aquí volvemos a ver que cuando lo que importa es la frecuencia de los núcleos, en test como el Work, los Ryzen 3 cumplen con creces.

Otro test donde podemos valorar el nivel de competencia del Ryzen 1300X en el trabajo usando un solo núcleo o todos ellos, es el CPU-Z Benchmark. Aquí otra vez más la alta frecuencia del Ryzen 3 1300X queda reflejada en los resultados con un sólo núcleo.

¿Es Ryzen 3 1300X un procesador para jugar?

Una pregunta que nos hacíamos antes de la prueba de los Ryzen 3 1300X es si serían unos chips con potencial en el juego. Su precio de apenas 100 euros los hace interesantes si los combinamos con una gráfica. No podemos esperar juego más allá de 1080p a tasas comedidas, pero es factible si combinamos este chip con una solución gráfica de precio asequible pero capaz de ofrecer buenos resultados a 1080p. En nuestro caso, creemos que una buena acompañante sería la GTX 1050 que teníamos para probar junto con el procesador.

La prueba base que realizamos fue con el juego The Division, y en esta ocasión no podemos realizar enfrentamiento directo con otros procesadores, los cuales se analizaron con una GTX 1080. Sí que contamos con la referencia de la gráfica de Nvidia con un potente procesador como el Intel Core i7 6700 (Skylake) a 3.4 Ghz. En ese caso, en el mismo test conseguimos 34 fps a 1080p, menos de 3 fps más que con el Ryzen 3 1300X analizado en esta prueba.

Las cifras que arroja este Ryzen 3 1300X con otros juegos, según datos de AMD usando una gráfica GTX 1080, son:

Puestos ya en el mercado toda la familia Ryzen de consumo de este 2017, queda por conocer ahora el rendimiento y demás características de la familia Pro que debería llegar al mercado en la segunda mitad de este año.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos