Compartir
Publicidad

Televisores 3D, con o sin gafas, he ahí la cuestión

Televisores 3D, con o sin gafas, he ahí la cuestión
Guardar
53 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si en el recién acabado CES 2010, libre de anuncios interesantes, ha habido una reina indiscutible, esa ha sido la tercera dimensión.

No había espacio de una gran marca de televisores que no nos dejara una gran zona donde disfrutar de sus soluciones 3D para este año 2010. Sony, Samsung, Toshiba, Panasonic, Sharp … todas las grandes tenían muchas cosas que mostrar de este mundo.

Y la gente respondía con entusiasmo. Al menos hasta que tengan que esperar a que haya contenido disponible, a renovar toda su cadena de reproducción de vídeo o a que los productores y fabricantes se pongan de acuerdo sobre el sistema a utilizar. Todas nos decían que lo tenían claro pero ninguna de ellas se atrevía a decirnos cuál se acabará usando.

Televisores con gafas, la apuesta de los fabricantes

Nuestro primer día por el CES estuvimos probando todas las soluciones 3D que los grandes fabricantes pondrán a nuestra disposición. Van en serio, y la mayoría ofrecerán televisores de grandes diagonales y sus gafas, personalizadas con la marca. Lo vimos en las soluciones de Sony, Panasonic y Samsung. Han llegado a acuerdos con los grandes protagonistas como RealD para que les fabriquen gafas con su propia marca. Así, el consumidor tendrá una falsa sensación de seguridad sobre lo definitivo de la solución que ha comprado.

Hablaremos de cada solución por separado, pero en general, la experiencia de uso de los televisores 3D de marcas como Samsung, Panasonic, Sharp, Toshiba y Sony, que fueron las que más intensamente probamos en el CES 2010, ofrecen una sensación tridimensional similar. En documentales, animación y videojuegos nos parece muy lograda. En el caso de los deportes, solo en primeros planos se gana verdadera sensación de profundidad, siendo bastante plana la experiencia especialmente en el fútbol durante los planos generales, que suelen ser mayoría en las retransmisiones.

3d-panasonic-2.jpg

Más allá de que las gafas sean más cómodas o incómodas de usar (nos quedamos con las soluciones de Samsung y Panasonic, cuyas gafas son las más cómodas, similares a unas de sol deportivas y no tan rígidas y cerradas como las de Sony o Toshiba), nuestra experiencia (uso gafas para ver, no más de 2 dioptrías de miopía) ha resultado negativa. Nos cansábamos de usarlas y la vista acusaba fatiga al poco tiempo. Aunque esto es un aspecto personal. Otros compañeros no sentían tanto cansancio aunque advertían que no es lo mismo que ver la televisión de forma natural. El ojo sufre fatiga, no está acostumbrado a esa nueva forma de ver contenidos en una pantalla, a que jueguen con él tras toda una vida acostumbrado a lo mismo.

Televisores 3D sin gafas, lo más senato para el hogar digital

Para esos escépticos de las gafas o para los que gustan de llevar amigos a casa a ver el partido del siglo y no tendrán en casa 15 pares de gafas, varias marcas están trabajando también en televisores en los que las gafas no son necesarias para conseguir la sensación de profundidad.

Nos gustaron especialmente las propuestas de Samsung y Panasonic, cuyos equipos se veían muy bien, con prácticamente la misma sensación 3D que usando gafas en otros equipos.

sharp-aquos-3d-ces-2010.jpg

Este tipo de televisores parecen una solución adecuada para llevar las tres dimensiones al hogar de forma masiva, pero tiene todavía que mejorar básicamente en dos aspectos. Ambos están relacionados.

En primer lugar, no nos gusta que se pierda la sensación 3D si movemos la cabeza mucho. No es muy apreciable pero para obtener la misma sensación que con gafas, la visión que debemos hacer en los televisores 3D debe acercarse al modo estatua frente a la pantalla.

3d-sony-ces-2010-1.jpg

En segundo lugar, el efecto es realmente apreciable si nos encontramos frente al televisor. Uno de los modelos que mostraba Samsung apenas era capaz de mostrar imágenes en 3D si tratábamos de mirar un poco ladeados. Por lo tanto, el ángulo de visión ahora tiene otro obstáculo, la sensación tridimensional.

Así que aquí tenemos al consumidor, sin saber qué apuesta será finalmente la ganadora: televisor 3D con o sin gafas. Mi apuesta, sin gafas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos