Algunos medios ya ofrecen pagar por quitar las cookies. Internet sería prohibitivo si los demás siguen su camino

Algunos medios ya ofrecen pagar por quitar las cookies. Internet sería prohibitivo si los demás siguen su camino
56 comentarios

Son un mal necesario. A todos nos fastidia el mensaje de las cookies, ¿pero cuántos estarían dispuestos a pagar para quitarlas? Aparentemente un número suficiente alto de usuarios como para que algunos grandes medios ofrezcan esta opción.

Es el caso de Der Spiegel, Bild o Die Welt. Los principales periódicos alemanes ofrecen lo que se conoce como "cookie paywall", un muro de pago que plantea una opción bastante directa: o pagas 4,99€ al mes o nos das tus datos a través de las cookies.

75€/año para evitar el rastreo. El muro de pago para las cookies es la solución que han ideado algunos medios para garantizar la privacidad de los usuarios y al mismo tiempo seguir obteniendo beneficios. No hay solución sencilla. Pero salvo navegadores como Brave, el resto trabaja con las cookies como una herramienta principal. Ni siquiera el modo incógnito las evita.

Cada vez son más webs (Xataka incluida) las que añaden un gran número de cookies. En ocasiones incluso es necesario aceptar un mínimo de cookies para poder ver un vídeo o leer una noticia. Como alternativa aparece este muro para las cookies que ya está popularizándose en medios alemanes.

Una opción que puede suponer unos 75 euros al año, según describe Cristiana Santos, profesora de privacidad y protección de datos en la Universidad de Utrecht y que ha publicado un estudio al respecto.

Para colmo, podrían ser ilegales. Pagar por quitar las cookies parecía una buena idea, pero en realidad es un método polémico, que incluso podría ser ilegal, según el European Data Protection Board (EDPB). Según explica el organismo regulador: "para que el consentimiento pueda darse libremente, el acceso no debe hacerse condicionado".

El problema es que algunos medios no dan opción a rechazar las cookies. La únicas opciones que ofrecen son "acepto las cookies", "pago por ellas" o "abandono el sitio". La ley europea establece que sí tiene que existir la opción de rechazar las cookies, aunque en ocasiones no esté lo suficiente visible.

Ya se ha denunciado a estos medios. Desde NOYB, especializados en privacidad y protección de datos, han denunciado a los distintos medios alemanes y austriacos que han implementado estos muros de pagos de cookies. Alan Dahi, uno de los abogados, resume bien el problema: "la mayoría de la gente visita muchos sitios web diferentes al mes. Si cada sitio cobrase 5 euros, deberíamos cobrar mucho para poder pagar por nuestra privacidad. Esto ya no tiene nada que ver con el consentimiento otorgado libremente".

Lo de las cookies todavía no tiene una solución clara. El debate con las cookies todavía durará unos años. Un ejemplo de su complejidad lo tenemos con Google, que lleva años intentando crear una alternativa y ha ido retrasándolo cada vez más. El equilibrio entre privacidad y la importancia para la industria publicitaria parecen incompatibles, pero están condenadas a entenderse.

Temas
Inicio