Publicidad

¿Es Steve Jobs igual a Apple?

¿Es Steve Jobs igual a Apple?
89 comentarios

Pocas figuras crean tanta pasión como Steve Jobs en el mundo de la tecnología. En positivo o negativo, quien conoce el mundillo no queda indiferente, ya sea para criticarlo o alabarlo. Se lo ha ganado a pulso. Ambas apreciaciones, aunque las críticas no suelen venirle por los productos en sí, sino por la pasión que su figura supone para algunos.

Para aquellos que no saben – ni necesitan saber – quién es Steve Jobs, alguien debería decirles que su mundo ha cambiado bastante gracias a su empecinamiento y visión. A partes iguales, sin medias tintas, con lo bueno y lo malo.

Steve Jobs abandona ahora la dirección de la compañía para el día a día, y nos hemos preguntado cómo de importante es Steve Jobs en su papel de CEO en la Apple actual. ¿Cambiará algo?

Pensar diferente

Entender el mundo de la electrónica y los gadgets en la actualidad no sería posible, queramos o no, sin las ideas que Apple ha llevado sobre el tablero de juego. Él ha puesto las reglas y a nadie obligan a subirse al tren con ellos, a pesar de que si aceptas, tienes garantizada una experiencia de usuario que marca tendencias y no deja indiferente. De nuevo nada de medias tintas.

jobs1984.jpg

Diferentes desde su concepción, la historia de Apple ha estado y sigue estando marcada por productos que dejan huella en diferentes ámbitos. Y en la mayoría de ellos, la cabeza de Steve Jobs ha jugados el papel clave. Contra viento y marea en muchas ocasiones.

Remontándonos a la propia fundación de Apple Computer junto con Wozniak, allá por finales de los años 70, encontramos ya el Apple I, un ordenador al que sucederían equipos como el Apple II, primer equipo de consumo que llevó a la empresa y sus creadores al Olimpo de la informática.

Con equipos como el Macintosh en su trayectoria, a mediados de los 80 abandonó Apple por desavenencias con los nuevos dirigentes. Poco pudo hacer la compañía en esos años en que la empresa bajaba y bajaba sin remedio.

Unos diez años más tarde llegaba de nuevo a la dirección de la empresa y se lanzaba entonces uno de los primeros equipos que han revolucionado el mundo de los gadgets: el iMac. Su diseño, colorido, con todo integrado en la pantalla, fue un reclamo irresistible para muchos, y Apple decidió repetir experiencia en el mundo portátil con el iBook. La empresa comenzaba a reflotar de nuevo de la mano de Steve Jobs.

imac_yum_poster.jpg

Con el iPod comenzó todo

Pero el gran salto que dio Apple de la mano de Steve Jobs creo que llegó a partir del lanzamiento del iPod. Era el año 2001 y ese reproductor musical haría que la compañía se diera a conocer en otros ámbitos en los que hasta entonces no tenía peso alguno. Hoy en día son más de 200 millones los reproductores vendidos y no se sabe la infinidad de nuevos usuarios de Mac que atrae el reproductor musical más famoso después del Walkman.

Con el iPod se fraguó otra idea repetida ahora pero en la que Steve Jobs fue visionario, no por descubrir la pólvora sino por saber cómo implementarlo con buena experiencia de usuario y apostar decididamente con ello: la tienda íntimamente asociada a un producto físico, la clave del imperio que es Apple hoy en día. Hablamos de la tienda online iTunes.

ipod-classic.jpg

Varias generaciones de modelos después, la combinación de iPod y tienda de música sigue siendo el punto de inflexión de la industria de la electrónica a nivel de hardware y servicios. Muchos rivales, empeñados en tratar de hacer lo mismo que Apple, han quedado en el camino o en segundísimo plano.

La combinación de diseño y sistema cerrado que Steve Jobs tenía en la cabeza había proporcionado una poción mágica: experiencia de usuario. Que todo funcionara simplemente, sin dolores de cabeza para el usuario, a costa de dejar en manos de Apple el control de todo.

iPhone, iPad y el cambio de ciclo

Tras revolucionar la música, en 2007 Apple decidió que le tocaba el turno al teléfono móvil. La tendencia entonces era buscar la web y los servicios pero Apple apostó finalmente por las aplicaciones con una clara idea: su tienda. De nuevo jugaba con la combinación de producto más necesidad y sacó partido de la cultura que sus consumidores ya tenían en cuanto a compras.

Los desarroladores, otra pieza del puzzle, también cayeron a sus pies por las garantías de éxito que suponía apostar por el sistema operativo de Apple, muy limitado entonces, pese a que las condiciones no era precisamente flexibles. Luego vinieron mejores teléfonos hasta llegar al actual iPhone 4, que ha colocado a Apple como uno de los mejores vendedores de telefonía del mundo.

iphone-4.jpg

Otra vez la industria buscó imitar el modelo de Apple, y esta vez están más cerca, aunque con las fuerzas dispersas y lucha entre ellas para ser la alternativa. Solo Android por su fortaleza y Windows Phone 7 por su apuesta más diferente tienen opciones.

Y para rematar el cambio en la industria llegó el iPad, tablet que al igual que ocurriera con el iPod, se está convirtiendo en un estándar para el usuario común, hasta el extremo de que compañías líderes en ventas de ordenadores han admitido – tras negarlo hace menos de un año – que el iPad (no los tablets en general) les está causando mucho daño.

Todo este camino ha llevado a Apple a convertirse en la primer compañía tecnológica en valor de mercado y segunda (coqueteando con el primer puesto) global.

¿Hay un Apple post-Jobs?

steve-jobs-fortune.jpg

En las preguntas y respuestas sobre el futuro de Apple tras la renuncia de Steve Jobs a ser su CEO, Pedro Aznar desgrana muy bien lo que puede ser Apple a partir de ahora.

Con un perfil diferente al de Steve Jobs, Cook tiene por delante llevar el día a día de la compañía en decisiones clave, pero sobra decir que un hombre como Jobs, pese a dar un paso atrás, seguirá teniendo un peso vital en la estrategia y toda de decisiones en cuanto a nuevos productos y estrategias clave de la compañía. Habrá que ver si cuando se presenten decisiones complicadas, la imposición de Jobs sigue siendo la última decisión pese a no ser el CEO. La lógica y el sentido común nos hace pensar que la filosofía de trabajo de Jobs ha quedado ya marcada para bastantes años en el ADN de Apple.

La mayor parte de la situación de Apple en la actualidad es debida directamente a la forma de ver la electrónica de consumo de Jobs, con sus reinvenciones que calan, aunque las formas a veces no sean las más populares para los no usuarios convencidos de Apple.

Imagen de portada de Tsevis.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio