Nuevo Polestar 3: primeras sensaciones con un SUV al que no le queda grande la etiqueta de "coche eléctrico de lujo"

Nuevo Polestar 3: primeras sensaciones con un SUV al que no le queda grande la etiqueta de "coche eléctrico de lujo"
18 comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail

El pasado mes de mayo de 2022, el Polestar 2 llegaba a España. Después de dos años vendiéndose en Europa, la firma de altas prestaciones que Geely ha convertido en exclusivamente eléctrica y ha situado a la par (cuando no por encima) de Volvo, el Polestar 2 confirmaba su aterrizaje en nuestro país.

Ahora es su hermano mayor el que también se comercializará en España. Llega en formato SUV y presume de un amplio equipamiento para justificar su precio de salida: desde 92.900 euros. A continuación, desgranamos todo lo que ofrece uno de los vehículos eléctricos que más expectación ha levantado en el segmento de los vehículos de lujo.

Ficha técnica del Polestar 3

Polestar 3

Tipo de carrocería.

SUV de cinco plazas.

Medidas y peso.

4.900 mm de largo, 2.120 mm de ancho (con los espejos) y 1.614 mm de alto. Distancia entre ejes de 2.985 mm.

Maletero.

484 litros.

Potencia máxima.

380 kW (510 CV) y 910 Nm de par motor.

Consumo WLTP.

Por confirmar. Se esperan 610 km de autonomía.

Distintivo medioambiental DGT.

Cero emisiones.

Ayudas a la conducción (ADAS).

Ayudas ADAS obligatorias con monitorización del conductor y de las plazas traseras.

Otros.

Pantalla de 14,5 pulgadas con Android Automative. CPU NVIDIA DRIVE y sistema de infoentretenimiento sobre Snapdragon Cockpit de Qualcomm. Sensor LiDAR de opción a partir de la segunda mitad de 2023. Sistema de sonido 3D con Dolby Atmos

Híbrido eléctrico.

No.

Híbrido enchufable.

No.

Eléctrico.

Sí. Versiones de 360 kW (489 CV) y 380 kW (517 CV) con 840 Nm y 910 Nm de par, respectivamente. Autonomía de más de 600 kilómetros, según ciclo WLTP con la versión de 489 CV.

Precio y disponibilidad.

Ya disponible desde 92.900 euros. Paquete Performances paquete Performance desde 99.500 euros. Entregas en el segundo trimestre de 2024.

Jugando en la liga de los mejores

De partida, estamos hablando de una de las autonomías más amplias del mercado. Aunque está por confirmar con las pruebas WLTP, Polestar asegura que su nuevo SUV eléctrico alcanzará los 610 kilómetros de autonomía. Esto será posible gracias a una enorme batería de 111 kWh. Para hacernos una mejor idea, será superior a la del Mercedes-AMG EQS 53 4MATIC+ e igual que las versiones más potentes del BMW iX.

Le acompaña un motor de 360 kW (483 CV) que alcanza un par motor de 840 Nm. Esta será la oferta mecánica de inicio, pues a partir del segundo trimestre de 2023 se podrá encargar el paquete opcional Performance, que aumenta al potencia hasta los 380 kW (510 CV) y el par motor hasta los 910 Nm.

Las ruedas pasan de montar llantas de 21 pulgadas a 22 pulgadas, con este paquete, y la aceleración de 0 a 100 km/h se rebaja en tres décimas. El Polestar 3 alcanzará los 100 km/h desde parado en cinco segundos y en 4,7 segundos con el paquete Performance. Queda por ver cómo afecta este aumento de potencia a su autonomía. En ambos casos, la velocidad punta es de 210 km/h.

Si lo comparamos con otros vehículos de su clase, un BMW iX xDrive50, de 523 CV, acelera de 0 a 100 km/h en 4,6 segundos y su velocidad punta es de 200 km/h, mientras que un Mercedes EQS SUV de 544 CV acelera de 0 a 100 km/h en 4,6 segundos y cuenta con una velocidad punta de 210 km/h. Pese a ello, son modelos de mayor tamaño, por lo que tendremos que esperar al Mercedes EQE SUV para compararlo con un rival más directo.

Polestar 3 B 4 Snow Performance Pack

Equipamiento para convencer

Sí, es cierto que suena contundente: el Polestar 3 tendrá un precio de salida de 92.900 euros. ¿A cambio? Una de las opciones de serie más equipadas que nos podemos llevar si estamos buscando en el mercado de los coches eléctricos más avanzados del mercado. Porque el listado de herramientas y ayudas a la conducción es tan contundente como su precio.

En este equipamiento, la apuesta por los elementos tecnológicos más avanzados es total. Polestar presume de que su SUV eléctrico será el primero en contar con la CPU NVIDIA DRIVE, software de Volvo y una plataforma Snapdragon Cockpit de Qualcomm para gestionar el sistema de infoentretenimiento y todos los datos recibidos por la apabullante lista de sensores, radares y cámaras que se reparten por dentro y por fuera.

Polestar 3 C 2 Charcoal Microtech Repurposed Aluminium Performance Pack

En un momento en el que Tesla está desechando el uso de radares y sensores de ultrasonidos, Polestar toma el camino contrario. De serie incluye cinco módulos de radar, cinco cámaras externas y doce sensores externos de ultrasonidos. A esto hay que sumar dos cámaras en el interior de circuito cerrado, que vigilarán el comportamiento del conductor y permitirán lanzar avisos y hasta detener el coche si éste se encuentra distraído, dormido o presenta algún tipo de anomalía física.

Además, un conjunto de radares interiores permitirán detectar "movimientos submilimétricos", en palabras de la compañía, para detectar si hemos olvidado un niño o una mascota en las plazas traseras y alertar al conductor en caso de que esto suceda. El sistema también está conectado con el climatizador, lo que permite evitar que se produzcan golpes de calor o hipotermias.

Ya en la segunda mitad de 2023 estarán disponibles los radares LiDAR bajo un paquete opcional, que llega acompañado de una nueva unidad de control de NVIDIA, tres cámaras y cuatro sensores de ultrasonidos, así como un sistema de limpieza de las cámaras de visión delantera y trasera. Con ellos esperan mejorar los datos recogidos por el vehículo, contar con datos en 3D del entorno en tiempo real y afinar más los sistemas de conducción autónoma. Las posibles actualizaciones en este sentido estarán disponibles vía OTA, un sistema con el que el vehículo también cuenta de serie.

En cuanto a los sistemas de ayudas a la conducción, Polestar adelanta que estará disponible "con la avanzada tecnología ADAS", por lo que cabe esperar que cuente con el obligatorio asistente inteligente de velocidad, la frenada de emergencia, la alerta de cambio involuntario de carril o la caja negra obligatoria. De serie también contará con control de crucero adaptativo y completamente autónomo hasta 130 km/h.

Polestar 3 B 1 Snow Performance Pack

El cuadro de instrumentos constará de una pantalla de nueve pulgadas y, para el sistema de infoentretenimeinto, contará con una pantalla central de 14,5 pulgadas que se moverá sobre Android Automotive, el sistema operativo de Google para coches. Se incluyen también cuatro tomas USB C (dos delante y dos detrás) y aplicación propia Polestar Connect. Eso sí, no se especifica la compatibilidad con Apple CarPlay.

Le acompañarán de serie durante el primer año elementos como un sistema de sonido Bowers & Wilkins de 25 altavoces y sonido envolvente 3D con tecnología Dolby Atmos, Head-Up Display y otra serie de detalles estéticos y funcionales, como el techo panorámico, las manillas retráctiles con sensores de proximidad o suspensión neumática.

Su precio, como decíamos, 92.900 euros, que aumentará hasta los 99.950 euros para quienes opten por el paquete Performance, su opción más deportiva. En cuanto a su disponibilidad, ya se puede reservar online pero las primeras entregas no llegarán hasta el segundo trimestre de 2024.

Img 3649

Las primeras sensaciones

Cuando el coche fue presentado en julio de 2022 y, ya en octubre del año pasado, se terminaron por dar todos los detalles del vehículo, se apuntó a que los primeros pedidos llegarían a finales de 2023. Sin embargo, la producción del Polestar 3 se ha retrasado ligeramente y en la marca ya hablan de que las primeras entregas no llegarán hasta el segundo trimestre de 2024.

Para abrir boca, Polestar ha querido inaugurar su segunda tienda en Madrid (es más una boutique como ha puesto de moda Tesla más que un concesionario al uso) con el nuevo Polestar 3. Una unidad preserie que hay que coger con pinzas, pues alguno detalles todavía no estaban rematados y no será así como lleguen al público final.

Img 3646

Pese a ello, sí hemos comprobado que la primera sensación que deja el Polestar 3 es la de que estamos ante un vehículo llamativo. Aunque el carácter SUV es evidente, éste se apoya en una carrocería muy musculada, con enormes pasos de rueda y en levantar mucho la "cintura" del vehículo. Porque lo cierto es que su altura queda en unos sorprendentes 1,61 metros. Por eso, el nuevo coche eléctrico de Polestar sorprende más por lo ancho que por lo largo.

Por dentro, el espacio es enorme. Se disfruta especialmente en las plazas traseras, donde la ausencia del túnel de transmisión y el suelo completamente plano ayudan a crear una enorme sensación de amplitud. Las butacas delanteras y traseras son cómoda y de gran tamaño. Pese a ello, quien viaje en la plaza central trasera tendrá que conformarse con un asiento mucho más duro. Queda por comprobar si esto mejora en la unidad final.

En las plazas delanteras, todo lo domina la enorme pantalla central en posición vertical que utiliza Android Automotive como sistema operativo. Con los fabricantes peleando por una personalización extrema, en Polestar prefieren ceder terreno en Google y apostar por la fiabilidad, la facilidad de uso y un Google Maps que, de momento, es la mejor herramienta para calcular la autonomía restante del vehículo. En mi opinión, un acierto.

La pantalla del cuadro de instrumentos se queda algo pequeña. Tenemos que comprobar qué opciones de visualización ofrece pero, en un mercado donde las pantallas lo están inundando todo, uno se queda un poco frío cuando observa la del Polestar 3. Pese a ello, habrá que comprobar cómo se comporta en marcha porque es posible que la suma de esta pantalla con el Head-Up Display sea más que suficiente para tener a golpe de ojo toda la información que necesitamos.

Img 3637

Habrá que ver también cuál es el tacto de los botones hápticos del volante. En este primer contacto, no estaban activados y no hemos podido tener feeling con el mismo pero, de nuevo, una marca vuelve a apostar por la ausencia casi total de botones y mandos físicos. De hecho, la consola central apenas recogía una rueda circular para manejar el audio. El mando de la transmisión ha desaparecido en favor de una palanca tras el volante. Una pena, pues me gustaba el tacto y las formas en el Polestar 2, le daba una personalidad que se pierde en el SUV. Y, efectivamente, tampoco hay mandos para la climatización o el resto de funciones del sistema de infoentretenimiento.

En resumen, en esta primera y breve toma de contacto, el Polestar 3 deja la impresión de que, sobre el papel, tiene todo para jugar en la liga de los mejores. En estos momentos, el Polestar 2 ya es una de las mejores berlinas eléctricas que se pueden comprar, por equipamiento y desempeño sobre la carretera. Si el Polestar 3 está a la altura, puede ser una opción realmente interesante para quienes busquen un coche eléctrico repleto de tecnología, sistemas de seguridad, valoren la sencillez de Android Automotive y, sobre todo, dispongan de casi 100.000 euros para gastarse en un coche.

En Xataka | Polestar 4: el coche eléctrico más rápido de su historia es un SUV coupé atiborrado de tecnología

Fotos | Polestar y Xataka

Inicio