Estos son los sistemas ADAS obligatorios en todos los coches homologados en 2022

Estos son los sistemas ADAS obligatorios en todos los coches homologados en 2022
29 comentarios

Ningún fallecido en carretera a partir del año 2050. Ese es el ambicioso objetivo que se ha puesto la Unión Europea y, para conseguirlo, la década de los años 2020 tiene un papel protagonista. De hecho, 2022 servirá para dar los primeros pasos, con la obligación de incorporar hasta ocho sistemas ADAS de seguridad en todos los vehículos nuevos que se homologuen este año.

Se denominan sistemas ADAS de seguridad (Sistemas Avanzados de Asistencia a la Conducción por sus siglas en inglés, Advanced Driver Assistance Systems) a aquellos asistentes que facilitan la tarea de conducir y reducen los riesgos de sufrir un accidente o, en el peor de los casos, mitigan sus efectos. Los planes de la Unión Europea pasan por lo que las instituciones han denominado Vision Cero, un proyecto que pretende salvar 25.000 vidas y a 140.000 heridos graves en los próximos 18 años. Poco después, en 2050, el proyecto habrá triunfado si se consigue que ninguna persona fallezca en la carretera.

Los sistemas ADAS que serán obligatorios en 2022

Hasta ahora, los sistemas ADAS de seguridad y ayuda al conductor se han utilizado por la mayor parte de las marcas como un reclamo en el que invertir a la hora de comprar un coche nuevo. Sin embargo, a partir del próximo mes de mayo tendrán que incluirlos en todos los vehículos nuevos que se homologuen. Además, a partir de mayo de 2024 todo coche nuevo vendido tendrá que contar con dichos sistemas, sea cual sea su fecha de homologación.

Pexels Taras Makarenko 593172

Esto supone un cambio radical a la hora de acceder a un vehículo nuevo, pues independientemente de su precio, en un máximo de dos años, todos los coches contarán con los siguientes sistemas de seguridad:

  • Asistente de velocidad inteligente (ISA): Limitador que evitará que superemos la máxima velocidad permitida. Puede ser desactivado con un botón o pisando el acelerador hasta el fondo.
  • Detector de fatiga y somnolencia: El vehículo monitoriza la actividad de nuestra mirada y el movimiento de nuestra cabeza para determinar si estamos demasiado cansados para seguir conduciendo.
  • Frenada de emergencia: Si el coche entiende que vamos a sufrir un accidente inminente, frena de emergencia para tratar de evitarlo o mitigar los daños en caso de impacto.
  • Cámara trasera con alerta de tráfico cruzado: De gran ayuda a la hora de salir de un estacionamiento. El sistema alerta en caso de que pase otro vehículo, una bicicleta o un peatón cuando damos marcha atrás y es capaz de frenar el coche.
  • Alerta de cambio involuntario de carril: Bien por despiste o por que el conductor se ha quedado dormido, el automóvil avisa con una alerta sonora siempre que se rebasen los límites laterales sin poner el intermitente.
  • Alerta de cinturón en las plazas traseras: En caso de que el pasajero no se ponga el cinturón de seguridad, el coche llamará la atención inmediatamente de ello.
  • Caja negra: Con el objetivo de analizar y mejorar la seguridad en el futuro, todos los coches contarán con una pequeña caja negra que registre los últimos segundos antes de un accidente.
  • Alcoholímetro integrado: La barrera para impedir que un conductor ebrio se ponga al volante y, así, reducir uno de los mayores peligros en la carretera.

Hay que tener en cuenta que estos sistemas ADAS tienen, además, otra vertiente, la de adelantar algunas funciones que deberán ser básicas si el coche autónomo quiere triunfar. Buena parte de estos avances de seguridad emplean cámaras, sensores y radares que son imprescindibles para reducir los riesgos adheridos al factor humano cada vez que nos ponemos al volante.

Y a partir de 2024 llegarán nuevos sistemas ADAS obligatorios

Esta fase entre mayo de 2022 y mayo de 2024 será el primer paso de un proyecto que contempla otras dos nuevas etapas a desarrollar a lo largo de esta misma década.

También en los meses de mayo, entre 2024 y 2026, los coches nuevos tendrán que incluir un sistema más avanzado de detección de peatones y ciclistas, los vehículos tendrán que adaptar sus carrocerías para proteger a estos dos colectivos vulnerables en caso de atropello y, además, se mejorarán los sistemas de reconocimiento de distracciones al volante.

En esta segunda fase, los pasos a dar serán los mismos. Es decir, en primer lugar tendrán que contar con estas novedades todos los coches nuevos homologados a partir de mayo de 2024 y serán obligatorios para todos los vehículos nuevos vendidos a partir de mayo de 2026. Superada esta última fecha, se estudiarán nuevas formas de reducir y eliminar los ángulos muertos mientras conducimos, otro gran avance para limitar al máximo los accidentes en carretera.

Temas
Inicio