Compartir
Publicidad

HTC One A9, primeras impresiones: un smartphone de gama media que apunta alto

HTC One A9, primeras impresiones: un smartphone de gama media que apunta alto
36 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer fue el día de la puesta de largo oficial del HTC One A9. Se ha escrito mucho sobre ello, y también se ha visto y escuchado mucho a través de las primeras tomas de contacto en fotos y vídeos. Lo único que queda es contar las sensaciones que se tienen al encontrarse por primera vez con un smartphone tan esperado como este.

HTC tiene que bordarlo con el HTC One A9. Más que eso: tiene que hacer olvidar los errores del pasado y redimir los excesos y las carencias de otras propuestas como el One, el One M8 o el One M9. Y ya no se trata de competir por las mejores especificaciones, que eso ya lo ha hecho HTC con otros terminales. Se trata de ofrecer un producto redondo. ¿Lo ha conseguido?

Primeras impresiones en vídeo

Regreso al pasado: el HTC One S

Mi referencia, en cuanto a smartphones Android bien hechos, es un terminal que en general pasó desapercibido de cara a los medios: el HTC One S. Era un terminal que quedaba ensombrecido por el HTC One X y otros de gama alta en cuanto a especificaciones. Pero como smartphone es uno de los más equilibrados de la historia de la telefonía Android. Bien hecho, con una tecnología óptima (que no la mejor) y con un precio en torno a los 400€ de 2012, era un terminal redondo.

Y precisamente, en la presentación del HTC One A9, lo que me esperaba encontrar era una especie de sucesor del HTC One S. Un terminal para una audiencia más amplia que la gama alta, menos ambicioso, capaz de recortar especificaciones para acomodar su precio al presupuesto de la gama media, pero de un modo inteligente, manteniendo elementos capaces de hacer quitarse el sombrero a los poseedores de terminales de 700€+.

comparacion de smartphones A la derecha, Apple iPhone 6 Plus. En el centro, HTC One A9. A la izquierda, HTC One S.

Un precio de partida

Antes de nada, decir que desafortunadamente, en la presentación del HTC One A9 anunciaron que el terminal estaría disponible el día 1 de diciembre, pero sin precio oficial para España. El único dato con el que se puede jugar es el de la pre-reserva que ya se puede hacer en Estados Unidos por 399,99 dólares (352,49€) a día de hoy. Lo más probable es que en España haya que sumar el IVA a este precio neto y hacer un redondeo hacia arriba. Así que el precio, jugando a los adivinos, puede que se quede en unos 450€.

Pre Reserva Htc One A9 El HTC One A9 se puede reservar ya en Estados Unidos por un más que interesante precio de 399,99 dólares.

Hay que tener en cuenta que a partir de las especificaciones compartidas con la prensa, el modelo que llegará a España es de 16 GB de almacenamiento interno y 2 GB de RAM, frente a los 32 GB y 3 GB de RAM del que está disponible para reserva en Estados Unidos, lo cual es otro argumento que da pie a pensar que el precio estará en unos margenes razonables.

Por supuesto, son hipótesis, pero en un terminal como este que no pelea por especificaciones con la gama alta, las sensaciones y primeras impresiones van ligadas al precio. Es decir, si este terminal costase 600€, la impresión sería (muy) poco favorable. Así que más que un punto de partida, estableceremos un precio de partida del terminal como hipótesis inicial, que será de 450€. En cualquier caso, si nos ceñimos al precio real de Estados Unidos, para ofrecer un producto con un precio de 399,99 dólares, HTC ha tenido que tomar importantes decisiones de diseño o tecnológicas en su fabricación, que se ven reflejadas en el producto final.

HTC One M9 trasera El acabado de la carcasa metálica es excelente, propio de terminales de gama alta.

HTC ha hecho un importante y acertado esfuerzo en el apartado del diseño industrial con el A9. En la línea de la familia One, el procesado de la carcasa metálica es excelente, con un acabado que, y a costa de ser pesado, recuerda al del HTC One S (salvando las distancias temporales). Además, las 5'' de pantalla del HTC One A9 llaman la atención por su manejabilidad en los tiempos de las pantallas extra grandes. El acabado 2.5D para el cristal Gorilla Glass 4 ayuda a dar una más que buena apariencia de gama alta. Estéticamente, todo hay que decirlo, tiene un evidente "aire iPhone", aunque es algo bastante habitual en estos tiempos.

Se sujeta bien, y con 7 mm de grosor y 143 gramos de peso, se lleva encima con comodidad. Eso sí, cuando se agarra solo con una mano, para llegar al sensor de huella dactilar con el dedo pulgar hay que entrenar un poco. Pero la sensación al tacto es muy buena, especialmente al comprobar que, aunque los dedos lleguen al sensor biométrico en una posición forzada, el reconocimiento sigue funcionando.

HTC One A9 El termninal se agarra bien con una mano, aunque llevar el pulgar hasta el sensor es un ejercicio de contorsionismo en toda regla.

El chip que mueve al HTC One A9 es el Qualcomm Snapdragon 617, una puesta al día de de SoCs anteriores con mejoras en gráficos y compatibilidad con tecnologías como Quickcharge 3.0. Teóricamente, con QuickCharge 3.0 podrá cargar el 80% de la batería en 35 minutos. Si en la práctica es así, será una noticia excelente. De momento, habrá que esperar a una actualización de software más adelante y a un cargador compatible, que parece que se tendrá que comprar como extra. Con todo, se trata de un SoC de tipo "little.LITTLE" con ocho núcleos Cortex A53. En la toma de contacto se nos pidió que no usáramos benchmarks de rendimiento, por lo que no podemos dar datos cuantitativos en Antutu o Geekbench, aunque la tecnología del procesador es la que es: gama media.

La pantalla es FullHD AMOLED con matriz Pentile. Una solución de compromiso entre calidad y espectacularidad. En las pantallas AMOLED sencillamente faltan subpíxeles, pero mediante algoritmos adecuados "dan el pego", y compensan esa carencia con unos negros perfectos, colores saturados y también con la ayuda del cerebro, que hace un balance de blancos "automático", aunque en la práctica el blanco-pentile tiende a "verdear". Para terminales de gama media es una decisión que entra dentro de lo razonable.

pentile La matriz pentile hace que en determinadas circunstancias las líneas negras se vean verdes, al no tener suficientes subpíxeles para renderizar tramas muy finas. Es la misma tecnología que la empleada por terminales como los Galaxy S6 de Samsung, por ejemplo.

El lector de huella dactilar sospecho que le ha salido caro a HTC. Empiezan a extenderse a gamas por debajo de las Ultra Premium, pero es un componente del que fácilmente se puede prescindir para ahorrar costes al no ser vital de cara a la funcionalidad. De todos modos, creo que muy acertadamente, HTC ha optado por incluirlo como parte de la experiencia de Android 6 Marshmallow. Si una de las novedades de Android 6 es la integración nativa de la gestión de la biometría dactilar, lo suyo es ofrecerla. Y además, hacerlo bien.

De hecho, el lector de huella dactilar fue lo primero que probamos, a costa de tener que invertir bastante tiempo configurando el sistema para ello. Pero es esencial para HTC no fallar en este aparentemente prescindible componente. Quien tenga un iPhone 6 o 6S seguramente usará la huella dactilar como sistema de desbloqueo del móvil, o para autenticarse en algunas apps. Y una vez probado todo lo demás parece de la edad de piedra. Si funciona bien, probablemente ni se hablará de ello. Tan solo se usa. Pero si no funciona bien, da falsas lecturas o es lento, sí que se hablará, y muy mal.Por fortuna, HTC parece que lo ha hecho muy bien.

huella dactilar El sensor de huella dactilar es rápido y permite que el dedo no esté totalmente alineado para detectar el patrón biométrico.

Una cámara sensata

Ni 20 Mpx, ni 4 Mpx. La cámara del HTC One A9 tiene 13 Mpx. Con apertura F2.0 y cristal de zafiro, tiene todos los argumentos para hacer un buen trabajo. La realidad es que la cámara se ha convertido en un ingrediente esencial para el éxito o fracaso de un terminal. Y HTC, insisto, no puede fallar con el HTC One A9.

Vale: no graba 4K, no graba FullHD a 60 fps (vaya) y no parece que el modo Cámara Lenta nos cambie la vida. En general, el HTC One A9 no hace lo que tecnológicamente no puede hacer porque la potencia de procesamiento de su SoC no se lo permite. Apple con su A9 es capaz de grabar cámara lenta FullHD a 120 fps. Y 720p a 240fps, por ejemplo. O capturar secuencias ilimitadas de fotos a 10 fps. Pero su procesador de imagen es el de un terminal de más de 1.000€, que es lo que cuestan los modelos más caros.

doble LED En la foto se aprecia el doble LED para conseguir una iluminación más natural en las tomas con flash.

HTC tiene que jugar con una tecnología más modesta y apostar por hacer buenas fotos, sin excesos multimedia como 4K y sacarse de su sombrero mágico HTC Sense algunos modos que tiren de software más que de hardware. Y parece que va por el buen camino. El procesamiento automático de las imágenes RAW ofrece algo que otros terminales con modos RAW no ofrecían: un modo amigable e intuitivo de sacar partido, sin salir del propio teléfono, de este tipo de imágenes "en bruto". Otro tanto de lo mismo sucede con el modo Hyperlapse: puede tanto grabar vídeo en ese modo, como convertir un vídeo convencional a un hyperlapse.

La cámara UltraPíxel está donde debería haber estado siempre: en la parte frontal al cargo de los selfies. Ahí sí que es una solución óptima y elegante. Pero no en la parte trasera como sucedía en los primeros HTC One (sin S y sin X).

Camara Pro La interfaz del modo Pro se pone a la altura de otros terminales como el LG G4 o los Galaxy S6.

El modo Pro de la cámara ha sido puesto al día, y permite hacer fotos en modo manual con un tiempo de exposición de hasta 2 segundos e ISO 1600. La apertura es fija F2.0 y la respuesta parece ser rápida, que es otro de los aspectos que definen la calidad fotográfica de un terminal. Si la cámara es buena pero lenta, acaba por no usarse de forma habitual. Hay que esperar a tener el terminal para evaluar este punto con precisión, pero en el primer contacto la cámara parecía rápida y ágil.

HTC One A9: muy buenas sensaciones

HTC parece que ha conseguido retomar el buen camino con el One A9. Es necesario que el análisis en profundidad confirme las buenas sensaciones que nos ha dejado en la toma de contacto preliminar. Por ejemplo, que la cámara es rápida y con los píxeles bien puestos, que la batería de 2.150 mAh no se agota con demasiada rapidez, o que el sonido está a la altura de las especificaciones. Y sobre todo, que el precio está en la línea de los 450€ que teníamos como precio de partida. Un precio más alto sería un jarro de agua fría para el One A9.

Si todas las piezas del HTC One A9 encajan, el resultado puede ser tan redondo como el HTC One S de hace unos años. Eso sí, hay detalles que no nos han gustado. Especialmente que el modelo que parece que llegará a España tenga solo 16 GB de espacio de almacenamiento. Salvo que se sea muy cuidadoso con la gestión de las fotos, las apps y la música, prácticamente se obliga a comprar una tarjeta microSD para aumentar la capacidad. Además, elementos como el cargador rápido o los auriculares compatibles con la especificación Hi-Res de sonido parece que serán opcionales, lo cual supone un gasto adicional si queremos sacarle todo el partido al terminal.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio