Publicidad

Fallece el visionario Syd Mead, el influyente diseñador conceptual de películas como 'Aliens' o 'Blade Runner'

Fallece el visionario Syd Mead, el influyente diseñador conceptual de películas como 'Aliens' o 'Blade Runner'
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

A causa de un linfoma y a los 86 años ha fallecido uno de los más grandes configuradores de la imaginería de la ciencia-ficción moderna. Sus diseños pudieron verse en películas esenciales como 'Blade Runner', 'Tron' o 'Aliens: el regreso', lo que lo convierte en uno de los nombres esenciales para entender la estética actual del género y cómo hemos imaginado objetos, vehículos y edificios del futuro.

Mead no siempre se dedicó al mundo del cine: se graduó en arte en Los Angeles y diseñó coches durante un par de años para Ford. Más tarde hizo diseño industrial para empresas como Atlas Cement, U.S. Steel, Phillips, Sony Minolta, Bandai y conceptos arquitectónicos para cadenas de hoteles como Intercontinental. Fue ya casi a finales de los setenta cuando empezó a trabajar para Hollywood, y gracias a su experiencia en otros ámbitos su trabajo despuntó desde sus primeras películas.

Bladerunner2

Su carrera no ha sido especialmente larga, porque a diferencia de otros diseñadores conceptuales, a menudo su trabajo se limitaba al de asesoría, lo que se refleja en la categoría con la que figuró en los créditos de películas como 'Blade Runner' o '2010: Odisea Dos': "visual futurist". Siempre fiel a su máxima (que a menudo aplicó a su trabajo como diseñador industrial) de "la idea sustituye a la técnica", sus visiones del futuro (lo que él llamaba, en referencia a la ciencia-ficción, "la realidad por delante de lo previsto") se caracterizaron por una imaginación desbordante pero, a la vez, una firme verosimilitud.

Una filmografía rebosante de clásicos

Su primer trabajo en el cine fue la creación del espectacular interior de la entidad V'Ger en 'Star Trek: La película', supliendo un diseño del primer equipo de efectos especiales que lo habían hecho demasiado similar a un submarino. Mead le dio un toque orgánico que le abrió las puertas a muchos otros diseños de naves, vehículos y escenarios. Por ejemplo, 'Blade Runner', donde fue contratado para diseñar coches y objetos. Pero sus bocetos incluyeron una serie de fondos y edificios a modo de contextualización que impresionaron de tal modo a Ridley Scott que éste le pidió que diseñara fondos y pintara algunos de los fondos matte. Fue una de las causas de que la película sobrepasara rápidamente el presupuesto previsto. Suyos, por supuesto, son los icónicos vehículos voladores de la película, los spinners.

Su carrera prosiguió encadenando clásicos mayores y menores. En '2010: Odisea dos' creó la nave Leonor, así como sus estancias interiores. En 'Tron' visualizó el mundo electrónico donde se ambienta la película, tan visionario y, a su modo, realista, que ni él mismo volvió a superarlo. En 1986 rubricó uno de sus diseños más reconocibles, el robot Johnny 5 de 'Cortocircuito', más pop que otros de su carrera pero muy fiel a su concepto de que hasta la idea futurista de una IA inteligente debe ser visualmente creíble. En 'Aliens: El regreso' diseñó escenarios y naves como la Sulaco que transporta a los marines, y que hizo inspirada en uno de sus rifles.

Hasta se dejó notar en una película de Van Damme, la fantástica 'Timecop', donde creó la base de la Policía Temporal y el coche del héroe. Recientemente se ha podido ver su trabajo en el diseñador de máscaras de 'Misión Imposible 3', en los diseños conceptuales de 'Elysium' -una película muy influida por la ciencia-ficción de los años ochenta a la que Mead ayudó a dar forma-, en 'Tomorrowland' y en 'Blade Runner 20149', donde sus diseños originales fueron reutilizados para recuperar la atmósfera de la película de Ridley Scott.

Tomorrowland Tomorrowland

La obra de Mead, con su conglomerado de influencias que van desde la arquitectura clásica a las últimas tendencias de diseño industrial que veía en su día a día -pero sin despreciar nunca el componente visionario, de imaginación pura y escapista de la ciencia-ficción-, permanece como gran delineadora de nuestras visiones del futuro. Un futuro desbordante y abigarrado, pero tremendamente creible.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios