Compartir
Publicidad

Esta es la realidad del coche conectado a día de hoy

Esta es la realidad del coche conectado a día de hoy
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A día de hoy se habla mucho del automóvil como la próxima industria tecnológica en dar el salto al mundo de los dispositivos conectados. Se menciona como un proyecto a corto y medio plazo porque la realidad es que el interés de los fabricantes va en aumento y las iniciativas por hacer que el automóvil sea un poco más inteligente no son pocas precisamente.

Hay muchas propuestas sobre la mesa, desde las más realistas y que podríamos ver en nuestro próximo coche a otras más orientadas al futuro. Detrás de esas propuestas también está el parecer y la opinión de los conductores, datos que nos ayudan a entender las reacciones del público y cómo se están percibiendo todas estas novedades que en un futuro podrían llegar, o no.

Coche conectado sí, pero más adelante

Llevamos un par de ediciones del CES viendo cómo el coche conectado se ha convertido en protagonista de la feria de Las Vegas. Hablamos de que pronto llegarán pero en España, según el informe sobre la industria del vehículo conectado de Telefónica , ya hay un 6% utilizando servicios de este tipo en su coche aunque solo el 14% señalan que en su próximo contarán con ellos y un 36% se lo planteará.

Cuando hablamos del coche conectado lo habitual es pensar en que esté enganchado a internet. Que podamos recibir y transferir datos además de contar con servicios de entretenimiento para el resto de pasajeros. Sin embargo, resulta curioso que lo que más se valora y más preocupa es todo lo relacionado con la seguridad al volante, al menos para el 77%.

Carplay Apple

Hace unos días veíamos un ejemplo de un proyecto en desarrollo muy interesante: una tela de asiento que permitía la transmisión de electricidad para que unos sensores cardíacos detectaran cuándo nos íbamos a quedar dormidos para evitar que esto sucediera. El acceso a las redes sociales en cambio es secundario y solo es relevante para el 15%.

¿Coche nuevo o renovar el que ya tenemos para tenerlo conectado? De momento en España parece que preferimos esperarlo a tenerlo preinstalado, al menos así han contestado el 72% de los encuestados. Esto lleva a plantear dos hipótesis: ¿tenemos la percepción de que es una tecnología difícil (y costosa) de instalar? o más bien es que su relevancia no es tal y preferimos esperar y tenerlo ya de serie cuando volvamos a renovar coche.

La seguridad es prioridad ante el entretenimiento en el coche

Llama la atención la importancia que le damos a la privacidad con la información de nuestro coche. De los países encuestados somos al que menos le preocupa compartir nuestros datos con otros vehículos (p.e Waze) o con los mecánicos de un taller, solo para un 26% supone un problema. En otros países como Alemania y Estados Unidos la tasa superar el 30%.

Android Auto

La sensación que queda con el estudio de Telefónica, hecho con una muestra de 1.000 conductores en España, es que de momento el coche conectado no es un tema que suscite especial entusiasmo. Se ve como una renovación de futuro y no tanto como algo que se quiera tener ahora mismo aunque sea sobre un coche antiguo.

Si comparamos con otros saltos tecnológicos recientes como el de los smartphones o los televisores hay que tener en cuenta que el ciclo de renovación de los automóviles es mucho más largo que el de un móvil o una tele. Es una inversión grande y a día de hoy las funciones que ofrecen los coches conectados van más orientados a la comodidad que a ser una necesidad.

Coche conectado, conducción automática, aplicaciones...

Aunque hemos empezado con los datos, toca repasar un poco qué es todo lo que está viniendo en el mundo del automovilismo. Hay muchos caminos y posibilidades diferentes, a veces se cruzan, otras no pero todas tienen como denominador común querer darle un empujón tecnológico al coche.

Lo que más conocemos, y ya se está haciendo varias pruebas, son los sistemas de navegación a bordo. Aquí el crisol de posibilidades es muy extenso y tenemos alianzas de todo tipo. La más mediática es la que protagoniza Apple con Car Play y Google con un Android Car que está dando sus primeros pasos pero ya cuenta con unos cuantos socios con mucho peso.

Google coche autónomo

También tenemos a las teleoperadoras que están viendo cómo introducir la tecnología móvil en los coches para que éstos tengan conexión a internet. En Estados Unidos ya hemos visto algunos casos y este verano se pondrán en marcha tarifas para que podamos contratar este servicio en nuestro coche.

Los coches eléctricos tienen mucho que decir y tenemos desde motores híbridos a aquellos que son completamente eléctricos. A día de hoy el Tesla Model S parece un sueño húmedo para muchos amantes de la tecnología pero la compañía de Elon Musk se está planteando lanzar un modelo más económico dentro de unos años. ¿Un coche eléctrico por unos 30.000 euros? Ya veremos.

El futuro del automóvil es prometedor pero de momento el presente es conservador

Por último, aunque no menos, tenemos los coches que se conducen solos. Google está apostando fuerte por esta categoría desde hace años y aunque la polémica está servida se postula como una opción más dentro de un sector del automóvil que parece va a vivir un gran cambio en los próximos años.

De manera tangente tenemos otros casos relacionados con el mundo del automóvil que demuestran que la conexión no va solo en el hardware. Waze lleva ya mucho tiempo funcionando y aunque fue adquirida por Google sigue siendo muy popular a la hora de reportar atascos e indicar al resto nuestra posición en la carretera.

Luego tenemos todo lo relacionado con lo que se ha acuñado como "economía Uber". A saber: BlaBlaCar, Cabify y la propia Uber que están dispuestos a desafiar al modelo actual de licencias de taxis para abrir el mercado. Hace tiempo tuvimos un debate muy intenso sobre este tema. Como veis, no solo la innovación en el mundo de la tecnología está en los smartphones. El automóvil tiene mucho que decir y aprender.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio