Publicidad

Viviendo la vida (casi) sin interfaz gráfica: así trabajan los linuxeros que ven todo dentro de una consola en modo texto

Viviendo la vida (casi) sin interfaz gráfica: así trabajan los linuxeros que ven todo dentro de una consola en modo texto
110 comentarios

Publicidad

Publicidad

Estamos acostumbrados a hacerlo todo a golpe de ratón. El navegador, el procesador de textos, el cliente de correo o el reproductor multimedia están pensados para ser controlados fácilmente, pero hay quien prefiere hacerlo todo en modo texto.

Es desde luego lo que ocurre con algunos usuarios avanzados de Linux (y los hackers de las películas, claro) que usan desarrollos como los llamados 'tiling managers' para organizar su escritorio como una serie de ventanas de terminal. A veces usan programas con su interfaz gráfica, pero si hay algo que ofrece Linux es la posibilidad de no depender del ratón prácticamente para nada. Aunque eso, claro, tenga sus desventajas.

(Casi) todo se puede hacer desde la terminal

Si uno se pasea por r/unixporn verá entornos de escritorio en los que efectivamente se maximiza ese amor a la terminal y a ese espíritu original de los sistemas Unix en los que todo se hacía desde una terminal o consola de comandos.

Tmux1

Ese espíritu puede ir a más en casos un poco más extremos en los que las ventanas y los componentes gráficos casi desaparecen por completo para ofrecer un escritorio totalmente dedicado a la terminal y a aplicaciones que se ejecutan dentro de ella.

¿Se puede hacer todo en modo terminal? Lo cierto es que en Linux es difícil encontrar cosas que no se puedan hacer en modo texto. Los que no lo creáis pasaros por otro de las comunidades estrella en este ámbito, que por supuesto está en Reddit con el grupo r/commandline.

Es allí donde los usuarios hablan de desarrollos que sacan el máximo partido al terminal, pero hay todo tipo de aplicaciones que es posible utilizar desde la consola. En The Outer Linux tienen una completa lista clasificada por temáticas: accesorios, herramientas de desarrollo, juegos, navegadores de internet, reproductores de audio, programas ofimáticos y por supuesto todo un mundo de utilidades de sistema que permiten monitorizarlo todo en Linux.

Tiling

Esas herramientas permiten contar con una sesión de trabajo que no tiene mucho que envidiar a las que solemos utilizar los usuarios "normales". Reproducir música (mopidy, cmus), editar texto (vim, emacs), tener un explorador de archivos (el legendario midnight commander, nnn), contestar al correo (mutt, sup), navegar por internet (links, lynx) o seguir los feeds RSS (newsbeuter, newsboat) son algunas de las muchas posibilidades de estas aplicaciones.

Hay de todo y para todos, pero no solo podemos realizar todas estas tareas desde la terminal, sino gestionar todo un escritorio con sus aplicaciones a golpe de teclado y no de ratón.

Es aquí donde entran en acción gestores de ventanas llamados 'tiling managers' especialmente orientados a optimizar el uso del área disponible en el escritorio, redistribuyendo espacios para cada ventana según las necesidades. Hay también unos cuantos de estos -otra cosa no, pero si Linux destaca por algo es por su gran número de opciones- pero entre los destacados están i3, awesome, xmonad o dwm.

Todos ellos permiten gestionar todo tipo de aplicaciones y no solo la terminal, pero los usuarios avanzados suelen aprovechar estos 'tiling managers' para maximizar ese modo texto que utilizan en todas sus aplicaciones.

Así trabaja alguien que apenas usa el ratón

Tenemos un buen ejemplo en el ejemplo que ofrecía este usuario en su blog contando su experiencia con ese modo texto para todo su escritorio. Este desarrollador tenía como objetivo ejecutar todo lo que pudiese desde su terminal "para poder usarlo de forma consistente desde cualquier lugar, incluidos ordenadores modestos o un teléfono".

Xmonad2

Además, explicaba, este tipo de sistema permite controlarlo casi todo con el teclado: "prefiero usar el ratón solo cuando tiene sentido, y cogerlo mientras uno tiene que escribir me parece una pérdida de tiempo".

En la explicación de su forma de trabajo aclaraba cómo partiendo de xmonad podía gestionar todas las ventanas y terminales específicas como tmux que tiene características muy interesantes como "desacoplar" terminales para poder pausar una sesión de trabajo en una terminal para retomarla más tarde sin perder cambio alguno.

Calendar

Este usuario usaba todo tipo de herramientas de monitorización para su trabajo (nada del gestor de tareas de Windows: todo de nuevo en modo texto con maravillas como htop, ncdu, lm_sensors, o nmap. Gestiona el correo con fetchmail, procmail y el citado mutt, sigue la actualidad con el también mencionado newsboat y organiza su calendario con remind.

Moc

Si quiere escuchar música usa MOC, mientras que mpv es su alternativa para ver vídeos. Este último es un ejemplo de que trabajar en modo texto no significa renunciar a las imágenes o el vídeo. Gimp para editarlas, ese reproductor de vídeo o Firefox para navegar por internet son algunas de las soluciones que dan acceso a esas opciones cuando las necesita, pero es sorprendente lo mucho que este usuario se centra en aprovechar la potencia de la terminal.

Emacs como sistema operativo

La "locura" no acaba ahí. Hay usuarios que intentan ir incluso más allá y convierten algunas aplicaciones específicas en centro de su trabajo delante de una pantalla, y aquí emacs es uno de los más versátiles. Hasta hay propuestas para doblar su función y convertirlo en un sistema operativo completo.

Emacs

El famoso editor de texto, en batalla constante con vim, ha demostrado ser versátil hasta el absurdo. En artículos como este un usuario mostraba cómo emacs podía convertirse en un gestor de ventanas en el que ejecutar todo tipo de aplicaciones siempre en modo texto, por supuesto.

Es cierto que para algunos ámbitos el autor hacía uso de aplicaciones con su GUI como Chromium (en este caso), pero en muchos otros ese "amor" por la terminal es tan claro como sorprendente. Puede que las desventajas sean igualmente claras para muchos de nosotros, pero para estos usuarios ejecutarlo todo en modo terminal tiene sentido.

Como suele ocurrir, lo mejor de todo es que cada cual puede elegir cómo quiere trabajar cuando utiliza un ordenador. Con toda su crudeza, hay que reconocer que este tipo de planteamientos son perfectos para minimizar el consumo de recursos o para evitar distracciones. Quizás no sea mala idea darles una oportunidad, ¿no creéis?

Imagen | Michael Stapelberg

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir