Publicidad

Cuando buscas sobre una enfermedad, es muy probable que alguien esté recolectando esos datos

Cuando buscas sobre una enfermedad, es muy probable que alguien esté recolectando esos datos
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

Cuando estamos enfermos o nos ocurre algo, es muy posible que vayamos a nuestro buscador y tecleemos nuestros síntomas para recabar un poco de información y saber qué nos pasa. De hecho, Google anunció hace poco la introducción de datos en forma de tarjetas enriquecidas cuando hacemos búsquedas de este tipo. Ahora bien, ¿hay privacidad entre el servidor y nosotros? No siempre.

Tim Libert, un investigador en la universidad de Pennsylvania, ha creado un software para analizar páginas web y saber hacia dónde iban las búsquedas. Al aplicarlo en medicina descubrió que el 91% de las páginas hacían llamadas a terceros cuando se realizaba una búsqueda. Es decir, cuando buscamos información sobre una enfermedad y hacemos click sobre un enlace, es muy probable que esos datos se estén compartiendo con otras empresas.

Antes de buscar, consulte a un farmaceútico

De toda la información que se transmite, en el 70% de los casos es información sobre las condiciones que se buscan, los tratamientos y las enfermedades que se buscan. Como ya sabéis, la información de búsqueda que hacemos en muchas páginas se utiliza para mejorar “la experiencia del usuario” (la ley de cookies) y el caso de la medicina no es una excepción.

Según explica Libert en Motherboard, toda esta información que se genera a raíz de las búsquedas no solo se comparte con empresas que buscan hacer beneficio de ello sino también con organizaciones públicas, ONGs o instituciones académicas como universidades. Además, al incorporar botones de redes sociales para hacer “likes” o compartir compañías como Facebook o Twitter también pueden ver qué estamos buscando.

El caso más preocupante, sin embargo, es la presencia de compañías como Experian. Compañías de crédito que en alguna ocasión ya se han visto en problemas por vender datos. En este caso el proceso es completamente opaco. Según Libert Experian está en el 5% de las páginas relacionadas con medicina pero no se sabe qué datos se almacenan ni cómo lo hacen, lo cual también crea la duda de si esa información podría ser fácilmente accesible a personas que busquen robar bases de datos.

Aquí algunos se animan a ir más allá y hablan de cómo se podría utilizar esta información para gestionar créditos, saber cuánto pagas por tus gastos médicos (si tienes un seguro privado) o incluso utilizarlo en entrevistas de trabajo para saber si deben contratarte o no. Son solo un par de supuestos y no hay pruebas que demuestren que se llevan a cabo.

La salud es delicada y cuando hacemos búsquedas sobre ella es ina situación bastante sensible. No es la primera vez que este tema sale a la palestra, hace un año aproximadamente se publicó un informe en Canadá de cómo esta violación de la privacidad era una materia sensible y que preocupaba a los ciudadanos.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir