El Ever Given prolonga su fama tras bloquear el canal de Suez y se convierte en atracción turística por unos días

El Ever Given prolonga su fama tras bloquear el canal de Suez y se convierte en atracción turística por unos días
5 comentarios

En marzo de este año el mundo parecía paralizarse, o al menos un importante flujo de transporte entre países y continentes. El canal de Suez quedó bloqueado por un impresionante buque de carga, primero por razones físicas y luego por económicas, de manera que se convertía en un barco mundialmente famoso y objeto de memes. No en vano, al parecer el Ever Given es ahora toda una atracción turística, como si de la Torre Eiffel o las pirámides de Egipto se tratase.

No es algo que nos pille del todo por sorpresa teniendo en cuenta la espectacularidad del evento, seguido por mucha gente al tratarse de una maniobra enormemente complicada (nunca mejor dicho). El carguero paró el jueves pasado en Rotterdam y el personal de este mismo puerto no se lo pensó dos veces a la hora de aprovechar el filón.

Pasen y vean por el módico precio de 10,95 euros

Un buque de 400 metros y 200.000 toneladas es ya espectacular per se pero se convirtió en una sensación de internet por lo faraónico y costoso de su desencallamiento. Más allá de eso, los efectos de este incidente fueron también económicos, costando a Egipto entre 14 y 15 millones de dólares (según la BBC) y suponiendo un impacto económico global, con lo que el barco y su situación fueron el centro de la actualidad y de muchas miradas durante esos días.

Ever Given 03
La instantánea meme del evento. Imagen: Suez Canal Authority

El Ever Given volvía a navegar liberado tras algo menos de una semana, abriéndose de nuevo las comunicaciones entre el Mar Rojo y el Mediterráneo y diluyéndose de nuevo en un mar de noticias que poco a poco lo iba olvidando, pero sus fans no lo hicieron. La prueba: el puerto de Rotterdam ofreció visitas turísticas y se agotaron, según contaba el WSJ.

Lo que han ofrecido son paseos de 90 minutos en ferry mientras se descargaban algunos de los 18.000 contenedores antes de que partiese de nuevo hacia Reino Unido, algo así como quien va a Staten Island para ver la isla de la Estatua de la Libertad. Podemos ver alguno de estos paseos turísticos por las redes, como el del vlogger Celwin (en holandés).

Lo que no ha ocurrido de momento es que el barco se haya convertido directamente en el sitio a visitar, es decir, que pueda subirse y pasearse por él estando parado en algún puerto. Tampoco sería de extrañar que esta atracción turística tan particular e impensable (sin los acontecimientos del canal) tuviese éxito, viviendo en un tiempo en el que incluso una falsa ciudad creada para el "turismo de redes sociales" ha resultado funcionar.

Así, el popular carguero al parecer aún da que hablar, además de haber sido clave para que Egipto anticipar el proyecto de ampliación del canal. De momento, ha sido el personal del puerto de Rotterdam el que ha aprovechado para sacar algo más de beneficio a las faenas habituales del carguero, veremos qué ocurre en los próximos puertos y si al final han de acabar pensando algo para evitar la gran afluencia de instagrammers como en algunos puntos turísticos del planeta.

Temas
Inicio